domingo, 18 abril 2021 02:16

Carmen Calvo, la más perjudicada por el fracaso de la investidura

  • La vicepresidenta ha sido criticada por pedir que haya una segunda vuelta en las elecciones.
  • Las filtraciones y tiranteces con Echenique, los protagonistas de las negociaciones.
  • La imagen de Calvo ha quedado dañada tras el fracaso de la investidura.
  • Carmen Calvo se ha convertido en la absoluta protagonista de las negociaciones para formar Gobierno. Sus comentarios, declaraciones mediáticas, incluso, algunas supuestas injerencias la han convertido en el centro de la crítica, dañando por completo su imagen como mediadora. Son muchos los que la responsabilizan directamente, a la par que a Sánchez, Iglesias o Rivera de la posible repetición electoral. 

    La vicepresidenta en funciones ha sido una de las dirigentes socialistas que han participado en la mesa de negociación junto a Unidas Podemos. De hecho, la andaluza ha sido una de las responsables de que parte de las conversaciones con la formación morada salieran a través de los medios de comunicación, antes incluso que plantearse formalmente. Algo muy criticado por la oposición en la primera votación fallida en el Congreso. 

    Unos comportamientos que no han pasado desapercibidos en las redes sociales. Muchos han sido los usuarios, incluso dirigentes políticos, que han cuestionado y criticado su actitud al frente de la negociación, clave para sacar adelante la investidura de Sánchez. Calvo, además, ha sido recientemente cuestionada por las declaraciones que ha dado al programa Hora25, en Cadena Ser, la misma noche que el Rey había comunicado la incapacidad para formar gobierno.

    CALVO Y SU “INTENCIÓN” DE VOLVER AL BIPARTIDISMO

    La socialista contempla la posibilidad de que el 10-N vuelta a arrojar unos resultados análogos a los actuales. Ante esta situación, Carmen Calvo asegura que el país “se está preparando para un bipartidismo imperfecto” e insiste en que unos datos así “en cualquier país más fragmentado tendría una segunda vuelta”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”52109″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Una salida que sería posible cambiando un artículo de la Constitución. La vicepresidenta detalló que para hacerlo hay que efectuar “una modificación del artículo 99”, como ya planteó el PP antaño. El citado punto es el que establece que el candidato a la presidencia debe conseguir “la confianza de la Cámara” y en caso de que dos meses después no se hubiera logrado el respaldo necesario “el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso”.

    Este artículo es el que Carmen Calvo pretende modificar con el fin de evitar “que se produzcan bloqueos sin alternativa”. Según afirma, “los ciudadanos votan gobiernos, no coaliciones”. Sin embargo, las estadísticas publicadas por el CIS en mayo revelaban que el 45 % de los españoles preferían un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

    La propuesta de cambio de la norma no ha gustado a los usuarios de Twitter. Muchos han criticado a la vicepresidenta por provocar “elecciones hasta que les guste el resultado”, “para volver al bipartidismo” o “para aferrarse al sillón”. Los ciudadanos también han cuestionado la incapacidad, no de la ley, sino de los políticos para conseguir cerrar acuerdos buenos para los españoles. Otros también han arremetido con Calvo por proponer modificar el artículo 99 en lugar de la ley electoral para que cuente “voto por persona”

    Miembros de Unidas Podemos tampoco han pasado por alto esta petición. El portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Jaume Asens, ha advertido de que “la gente ya no vota bipartidismo” y acusa al PSOE de querer reformar “la Constitución para corregir un mandato plural  y volver al bipartidismo”. Un mensaje que el propio Pablo Echenique ha compartido en su página de Twitter.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”52041″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    POLÉMICAS DURANTE LA NEGOCIACIÓN

    Las tensiones y desencuentros entre PSOE y Unidas Podemos han sido constantes desde que comenzaran las negociaciones tras las elecciones del 28 de abril. Y los medios de comunicación fueron los testigos y difusores de esta guerra mediática entre fuerzas políticas. Filtraciones, respuestas encontradas y desmentidos acaparan las principales cadenas de radio, televisión y prensa del país.

    Precisamente fue una de esas filtraciones la que salpicó de lleno a Carmen Calvo. Unidas Podemos denunció que habían modificado un documento que ellos mandaron al PSOE donde en lugar de poner “propuestas” (como aseguran ponía el texto original), aparecía la palabra “exigencias”. La vicepresidenta negó haber hecho dicha filtración y modificación, pero según publicó el portal de verificación Maldita.es los metadatos del texto demostraban que salieron del Área de Vicepresidencia del Gobierno.

    Además de este episodio, la socialista también ha tenido tiranteces con el principal mediador de Unidas Podemos, con Pablo Echenique. A la vicepresidenta no le gustaron algunos tuits del diputado, a los cuales calificó como “exabruptos al PSOE” y “no constructivos”. Unos comentarios que no agradaron a Echenique, quien respondió a la critica pidiendo “una negociación seria”.