lunes, 19 abril 2021 23:38

La Policía detiene en Barcelona a un fugitivo argelino reclamado por dos delitos de homicidio

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Guardia Urbana de Barcelona-Ciutat Vella, han detenido en Barcelona a un fugitivo reclamado por dos delitos de homicidio en grado de tentativa. Este hombre era acusado por dos intentos de homicidio cometidos en el pasado mes de abril en París.

El detenido por los cuerpos de seguridad españoles tenía en vigor una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) interpuesta por las autoridades de Francia. Estaba siendo buscado por ser el autor de un tiroteo en la capital francesa, donde, tras disparar a una persona con arma de fuego y errar, se dio a la fuga realizando múltiples disparos en los que resultó herido de gravedad un menor de 15 años.

Los agentes de la Policía Nacional pudieron localizar al fugitivo, de nacionalidad argelina, en el distrito barcelonés de Ciutat Vella. En este, presuntamente, se estaría dedicando a la sustracción de teléfonos móviles para su posterior venta. Vivía bajo una identidad falsa en el territorio catalán.

LOCALIZADO BAJO UNA IDENTIDAD FALSA

Los hechos por los que las autoridades francesas reclamaban al fugitivo tuvieron lugar en el pasado mes de abril. El detenido disparó con un arma de fuego a una persona que no ha podido ser identificada, a la que no llegó a alcanzar.

Después de errar en el disparo, y con el fin de garantizarse la huida y evitar ser interceptado por las autoridades galas que acudieron en su persecución, volvió a disparar en repetidas ocasiones. En uno de estos disparos, la bala impactó sobre un menor de 15 años, al que hirió de gravedad. No obstante, el joven pudo salvar su vida tras ser trasladado con urgencia al hospital.

La Policía Nacional recibió una comunicación por la cual se le solicitaba la localización y detención del fugitivo argelino. Sobre este recaía una OEDE emitida por las autoridades de Francia.

Tras haber llevado a cabo varias gestiones de investigación, los agentes pudieron averiguar que el acusado por dos delitos de homicidio en grado de tentativa se encontraba residiendo en Barcelona. Se pudo comprobar que residía bajo una identidad falsa y que se encargaba de sustraer y vender dispositivos móviles en el distrito de Ciutat-Vella, en Barcelona.

Finalmente, y en colaboración con la Guardia Urbana de Barcelona-Ciutat Vella, los investigadores pudieron establecer un dispositivo que permitió su localización, así como su posterior detención. En el momento de proceder al arresto, el reclamado se identificó como un ciudadano belga y un nombre y fecha de nacimiento falsos.

Un fugitivo argelino es detenido en Barcelona por dos delitos de homicidio
El detenido en Barcelona tenía en vigor una OEDE interpuesta por las autoridades francesas.

DETENIDO UN HOMBRE EN TENERIFE POR UNA OEDE POR DELITOS SEXUALES CONTRA MENORES

La operación de detención del fugitivo acusado de un doble delito de homicidio en Barcelona no ha sido la única llevada a cabo por los agentes de la Policía Nacional en las últimas horas.

Los agentes de los cuerpos de seguridad han detenido en Los Cristianos (Tenerife) a un hombre de 53 años. Sobre el hombre de nacionalidad inglesa recaía una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por la autoridad judicial de su país. Esta persona era buscada por diferentes asuntos delictivos, en particular por la comisión de cuatro delitos sexuales contra menores de edad.

La investigación desarrollada por los agentes de la Policía Nacional española logró situar al hombre en la zona sur de la isla de Tenerife. El detenido adoptaba diferentes medidas de seguridad para evitar que pudieran localizarlo y así lograr no ser detenido. Entre ellas, no tenía un domicilio conocido y variaba continuamente sus rutinas. Alternaba su alojamiento en cuevas, casas abandonadas y playas de diferentes localidades de Tenerife.

Sin embargo, tras las diligencias realizadas por los agentes, se le pudo localizar en la zona de Los Cristianos. Después de una breve persecución, se interceptó en las inmediaciones de la Plaza del Pescador, en la misma localidad.

Una vez identificado por parte de la policía se pudo comprobar que su identidad se correspondía con la del requerido. Esto hizo que se procediese a su detención y traslado a las dependencias policiales. Tras ser puesto a disposición judicial, se determinó su ingreso en prisión hasta la resolución del proceso de extradición.

La operación se llevó a cabo por agentes nacionales de la UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Santa Cruz de Tenerife.

CÓMO FUNCIONA LA ORDEN DE DETENCIÓN EUROPEA

La orden de detención europea es un procedimiento judicial de entrega a efectos de enjuiciamiento o de ejecución de una pena, o bien una medida de seguridad privativa de libertad. Este tipo de órdenes se emiten por las autoridades judiciales de cualquier país de la Unión Europea. Son válidas en todo el territorio de la UE.

Esta orden de detención comenzó a funcionar en el año 2004 y sustituyó a los dilatados procedimientos de extradición que había hasta entonces entre países de la UE.

Esta solicitud debe realizarla una autoridad judicial de un país de la Unión Europea para que se detenga a una persona en otro país y se la entregue para su procesamiento. O bien para la ejecución de una pena u otra medida de seguridad dictadas en el primer país. Este mecanismo está basado en un principio de reconocimiento mutuo de resoluciones judiciales.

En este sentido, hay que tener en cuenta que la OEDE se puede pronunciar en aquellos casos en los que la persona buscada es acusada de un delito para el cual se prevé al menos un año de prisión. En caso de condena, debe haber una pena mínima de cuatro años de prisión. Los delitos por los cuales se pueden reclamar por la OEDE son numerosos, tales como un homicidio, un delito sexual, tráfico de drogas, etcétera.

NO SE APLICA A DELITOS MENORES

De esta manera, la OEDE no se aplica a delitos menores como es el robo de una bicicleta o similares, y debe ser empleada de acuerdo al principio de proporcionalidad. Esto implica que las autoridades nacionales deban evaluar la gravedad del delito, la duración de la pena y su coste/beneficio antes de dictarla.

Actualmente, la autoridad judicial del país que ejecuta la orden de detención europea debe adoptar una decisión en un plazo de 60 días desde la detención. Esto no ocurría antes de 2004. Por aquel entonces, el enjuiciamiento podría ser una operación que rondaba el año de duración. De esta manera, se han acortado notablemente los plazos.

Si el sospechoso es autor de un homicidio u otro delito y se entrega voluntariamente, debe ser repatriado en un plazo de 10 días.

No obstante, antes de emitir una orden de detención europea, la autoridad judicial debe determinar si el delito forma parte de una de las 32 categorías de delitos graves que no se encuentran sujetos a una evaluación de doble incriminación. Entre ellos se encuentran: terrorismo, homicidio, extorsión, fraude, blanqueo de capitales…

En el caso de que un delito no esté incluido en esas categorías, el país de ejecución puede negarse a la extradición del delincuente. Siempre y cuando no se reconozca la punibilidad del delito por el que se le imputa de acuerdo a su legislación.

CADA VEZ MÁS UTILIZADA

Con el paso de los años, se puede determinar que la Orden Europea de Detención y Entrega es cada vez más utilizada. De hecho, se ha sextuplicado con respecto a su primer año de aplicación.

Año tras año, desde su adopción, se ha ido incrementando de forma notable el número de órdenes de arresto emitidas y también ejecutadas.