domingo, 18 abril 2021 10:34

Alberto Rodríguez intentará encauzar Podemos La Rioja para el 10-N

  • Unidas Podemos pretende recuperar el escaño que perdió en La Rioja el pasado 28-A.
  • El exsecretario general autonómico Kiko Garrido aspira a liderar a los morados.
  • Pero Alberto Rodríguez conoce sus escándalos y quiere evitar más problemas.
  • Podemos en La Rioja no gana para sustos. Sus militantes de base han asistido durante cinco años a un continuo frenesí de polémicas y escándalos internos: la impugnación de las primarias en 2015 por pucherazo, la guerra del nuevo líder Germán Cantabrana contra la dirección estatal o la caída de este con varios juicios contra el partido de por medio.

    Por no hablar de unas esperpénticas negociaciones para entrar en el Gobierno autonómico que conllevaron la caída de la controvertida dirección federal, liderada por el polémico Kiko Garrido, y la entrada en el Gabinete de su única diputada, Raquel Romero.

    La diputada y consejera, duplicidad de cargos incompatible en la formación morada, está respaldada por dos miembros de Podemos Castilla-La Mancha afamados por su capacidad negociadora que se han quedado a vivir en Logroño…

    KIKO GARRIDO PODRÍA ASPIRAR A LIDERAR PODEMOS EN LA RIOJA EL 10-N

    El 28-A Unidas Podemos perdió uno de los cuatro escaños que reparte La Rioja: el PSOE logró su segundo escaño por más de 7.000 votos de diferencia sobre la plancha liderada por Edith Pérez, que podría repetir como candidata.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”52300″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    También aparece como aspirante al puesto Kiko Garrido, pero el exsecretario general ha perdido crédito a nivel interno en los últimos tiempos ante los ojos de Alberto Rodríguez, que tal y como señalan desde fuentes moradas a MONCLOA.com “ejerce de secretario de Organización con más atención que su antecesor, Pablo Echenique“.

    Kiko Garrido dimitió en septiembre al frente de la gestora que lleva los designios de Podemos La Rioja tras ver como su pareja renunciaba a ser consejera al salir a la luz sus problemas pretéritos con la justicia y tras observar que Raquel Romero le dejaba fuera de juego en las negociaciones.

    LA GUERRA DE GARRIDO CONTRA LOS MANCHEGOS

    Garrido señaló que a propuesta de Romero decidieron contar para negociar con el PSOE a nivel autonómico “con la colaboración de un grupo de compañeras y compañeros de Podemos Castilla-La Mancha: Francis Gil como ideológico destacado, Mario Herrera como brazo ejecutor y Axier Amo como periodista encargado de las relaciones con los medios. Compañeros de partido que accedieron a colaborar”.

    Podemos
    Raquel Romero, nueva consejera de La Rioja. Foto: Mundiario.

    Y denunció que “en el transcurso de la negociación parlamentaria fuimos descubriendo las verdaderas intenciones del equipo negociador: llegar a las instituciones de La Rioja para obtener una posición de poder con la que enfrentar a nuestra estructura autonómica con Podemos estatal; y con el objetivo de conseguir remuneraciones económicas, porque Podemos Castilla-La Mancha había perdido tras su salida del Ejecutivo de García-Page”.

    Y lamentó que solo tienen “una diputada autonómica, también consejera, que deja huérfana la acción política de Podemos. Gestionamos la cooperación, sí. Pero necesitamos seguir defendiendo el resto de políticas públicas que defiende Podemos, el resto de derechos de las personas que no están integrados en las competencias que recibimos. Nuestro asiento en el Parlamento hoy se queda vacío, dejando sin voz parlamentaria a nuestros inscritos, a nuestros movimientos sociales y a la necesaria labor de control y seguimiento del acuerdo político suscrito”.

    Garrido se desentendió de la situación tras dar las gracias a la dirección estatal de Podemos: “Hemos recibido el aliento, el respaldo y apoyo de Podemos estatal. Y le agradecemos de forma sincera su confianza. Pero ahora lo dejamos todo en manos del Consejo de Coordinación Estatal. Hacemos responsables de cuanto suceda al Consejo de Gobierno y al PSOE. No nos gusta esta forma de hacer política y esta política no es sana, ni honesta, ni ejemplar para La Rioja. No nos hicimos partido para convivir con todo esto”.

    DON QUIJOTES Y DON QUICOTES

    Raquel Romero ha integrado a los negociadores castellano-manchegos en su equipo técnico. Estos ‘don quijotes’ dejaron fuera a Kiko Garrido, que en 2009 se vio obligado a devolver una subvención de 36.000 euros que logró su empresa, Don Quicote SL.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”49744″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Más templadas que en Podemos bajan las aguas en Izquierda Unida, donde su diputada Henar Moreno facilitó desde el minuto uno y sin contrapartidas el Gobierno de la socialista Concha Andreu. Aun así Moreno se ha mostrado muy crítica porque los consejeros de Educación y Salud, los socialistas Luis Cacho y Sara Alba, proceden del sector privado y parecen poco proclives a reforzar el Estado del Bienestar.