domingo, 24 enero 2021 08:30

Rivera, dispuesto a ceder si Sánchez acepta reformas

El líder de Ciudadanos ha indicado en una entrevista en Onda Cero que Sánchez no puede seguir en la Moncloa a cambio de nada. Esta declaración surge a raíz de que el socialista pidiese a los partidos de la oposición que facilitasen una nueva posible investidura. Si bien se da el caso y el PSOE resulta ser el partido más votado el próximo 10-N, Rivera asegura que tendrían que negociar reformas para desbloquear la situación.

Tras los mensajes cruzados entre candidatos a la presidencia en plena pre campaña, el último en responder al Presidente en funciones ha sido Albert Rivera. Este lunes fue el turno de Inés Arrimadas, quien respondía a Sánchez asegurando que ellos seguían tendiéndole la mano, y hoy el líder de la formación naranja ha insistido en que el PSOE no puede seguir exigiendo sin ofrecer nada a cambio.

“O gobierno yo o aquí no gobierna nadie”

Lo que el candidato “naranja” critica es que Pedro Sánchez no haya cambiado de parecer en ningún momento, haciéndole responsable de la situación en la que se encuentra el país. Según declara, el líder socialista no puede insistir en que “la oposición se tiene que entregar y que sus socios no pueden negociar con él”, o seguir pensando que “o gobierno yo o aquí no gobierna nadie”. Lo que Rivera tiene claro es que hay que volver al tiempo de los pactos, acordando “contenidos y reformas” con otras formaciones.

“EN LA OPOSICIÓN TAMBIÉN SERÉ ÚTIL A ESPAÑA”

Rivera anunció una serie de grandes reformas que habría que aplicar en cuanto se pudiese, relativas a la educación, sanidad, despoblación, o natalidad. Todas estas medidas requerirían pactos de Estado entre el Gobierno y la oposición para alcanzar las mayorías parlamentarias pertinentes. Refiriéndose a la promesa electoral de Sánchez de aumentar las pensiones, el líder de Ciudadanos ha apuntado que “sin Presupuestos no hay pensiones, no hay políticas de natalidad“, dejando en claro que “tendremos que negociar los Presupuestos”.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”54459″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

En la oposición también seré útil a España“, ha recalcado el presidente del partido naranja, que ha afirmado que no busca ministerios ni cargos en un ejecutivo encabezado por el candidato socialista. Ha añadido que solo contempla entrar en un gobierno de coalición si es con el PP, ya que ya gobiernan en cuatro comunidades autónomas con ellos, además de que hay coincidencias “en materia económica y constitucionalista” y tienen “un programa consolidado de trabajo”.

ATRAER AL PSOE “AL LADO DE LOS CONSTITUCIONALISTAS”

El líder de la formación naranja ha reclamado al PSOE que esté “al lado del PP y de Cs en los temas de Estado” y, sobre todo, que no pierda “más oportunidades” de “rectificar y volver al lado de los constitucionalistas” para así “quitar la batuta a los nacionalistas“. “Muchos socialistas y votantes del PSOE que estarían más cómodos en un gran acuerdo nacional con Ciudadanos y el PP“, ha asegurado.

Desde su punto de vista, el PSOE se equivocó al no participar en la manifestación contra el proceso independentista del 8 de octubre de 2017, al “negociar” con EH Bildu para poder presidir el Gobierno de Navarra y, este mismo lunes, al no apoyar la moción de censura que Cs presentó en Cataluña contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

LA ABSTENCIÓN, UN PROBLEMA PARA CIUDADANOS

Lo que ha admitido es que la abstención puede ser un problema para Ciudadanos, y por eso ha animado al electorado de centro a ir a votar el 10-N, para que no ganen “los que bloquean, los que quieren separar a los españoles” y “los extremistas“.

Por último, a Rivera le han preguntado si le incomodaría tener que contar con los votos de Vox para formar un hipotético gobierno de coalición con el PP. Tras destacar que en los ejecutivos que comparten con el PP en comunidades y ayuntamientos no hay “ningún consejero o concejal de Vox”, ha dicho que esta formación apoyó las investiduras porque tuvo que escoger entre esa opción y que gobernaran el PSOE y Podemos.

Rivera ha insistido en que el “gran acuerdo nacional” que plantea sería entre el PSOE, el PP y Ciudadanos, y sobre Vox ha dicho que son conocidas las diferencias que tiene Ciudadanos con este “partido ultraconservador”. Eso sí, ha evitado compararlo con EH Bildu: “Puedo discrepar de las políticas con Vox, pero no voy a hacer equidistancias entre Vox y Batasuna“, que “todavía no ha condenado la violencia” de ETA.