miércoles, 7 diciembre 2022 21:49

30 detenidos en una macrooperación contra los ‘taxis de la droga’ en Madrid

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 30 personas y retirado 70 vehículos en una operación contra las «cundas», los conocidos «taxis de la droga». Esta operación se inició a comienzos del verano y se ha desarrollado en diferentes zonas de los barrios de Villa de Vallecas y Puente de Vallecas, en Madrid.

Estos distritos eran el origen para que diferentes personas, en sus coches particulares, se dedicasen a transportar a los consumidores hasta los puntos de venta de estupefacientes. A cambio, recibían el pago de una cuota, ya fuese económica o de una dosis de droga. En algunas ocasiones, estos «taxis de la droga» regresaban al mismo punto una vez realizado un viaje anterior para recoger a más toxicómanos que quisieran realizar el trayecto.

La investigación ha sido llevada a cabo por parte del Grupo Operativo de Investigación Zonal. Esta se dedicó a llevar a cabo diferentes labores de vigilancia con las que pudieron detectar a un gran número de consumidores de droga deambulando por determinados puntos de dichos barrios.

Estas personas llamaban la atención de los conductores para subirse a sus vehículos, lo que hacía que fuese habitual que perturbasen e interfiriesen en la circulación. Además, provocaban altercados con otros conductores y viandantes.

Junto al mencionado grupo policial, han colaborado unidades de seguridad ciudadana para controlar los accesos de la Cañada Real Galiana, donde se interceptaban los vehículos que acababan de recoger a los toxicómanos.

MÁS DE 30 PROPUESTAS PARA SANCIÓN ADMINISTRATIVA

La operación se inició una vez que los agentes pudieron constatar la actividad ilegal de los «taxistas de la droga», quienes carecen de licencia para el transporte de pasajeros a cambio de una cuota económica.

Cuando los agentes se aseguraban de la actividad ilegal de estos vehículos, se procedía a su retirada, además de proponer sanción al responsable del transporte.

Además de las 30 detenciones practicadas, se han levantado otras tantas propuestas para sanción administrativa por tenencia de sustancias estupefacientes o por tenencia de armas blancas en vía pública. También se ha propuesto multa para todos los conductores que llevaban a cabo esta actividad ilícita en Madrid.

30 personas detenidas en una macrooperación contra los taxis de la droga en Madrid
Golpe a los ‘taxis de la droga’, vehículos particulares que, a cambio de dinero o una dosis de droga, transportan a los consumidores hasta los puntos de venta de estupefacientes.

LAS «CUNDAS», UN PROBLEMA CONSTANTE EN LA CAPITAL

Desde hace años, las «cundas» o «taxis de la droga», son un problema en Madrid. Estas personas que se dedican a ejercer como taxistas de la droga se encargan de comunicar diferentes puntos de la capital con el poblado de Cañada Real. Allí los toxicómanos acuden en busca de una papelina.

Más allá del problema que supone para esas propias personas, esta práctica lleva asociados otros inconvenientes. Uno de ellos es que las calles cercanas a los puntos de recogida se llenan de toxicómanos. Y, por tanto, también de jeringuillas tiradas junto a los árboles o las puertas de los comercios.

Estos, en muchas ocasiones, tratan de llamar la atención de los conductores, lo que da origen a numerosos conflictos tanto con vehículos como con otros viandantes. Además, acostumbran a administrarse sus dosis de droga en plena calle, a la vista de los niños y el resto de transeúntes que circulan por estas zonas. Tampoco están ausentes las peleas, los robos y la suciedad, algo con lo que los vecinos deben lidiar. Es por ello por lo que los vecinos de determinados barrios de la capital insisten en la necesidad de encontrar una solución.

LUCHA CONSTANTE POR PARTE DE LA POLICÍA

La Policía es consciente de la situación y desde hace años trata de combatirlo. Las luchas con los «taxis de la droga» son permanentes, pero esto no acaba de disuadir a los responsables de los transporte. Tampoco lo hace con los toxicómanos, que siguen demandado vehículos que les trasladen a los puntos de venta de droga a cambio de dinero o una dosis de una sustancia estupefaciente.

En algunos barrios, el número de vehículos dedicados a este fin supera el centenar. La Policía Nacional continúa llevando a cabo actuaciones como la desarrollada en los barrios de Vallecas. El objetivo es lograr erradicar la presencia de las «cundas» en Madrid.

EL NEGOCIO OCULTO DE LAS CUNDAS

El desarrollo de las operaciones contra las «cundas» o «taxis de la droga» desvelan un negocio oculto, el de blanqueo de capitales que hay detrás de esta práctica. Las mafias alquilan vehículos a toxicómanos para su traslado a puntos de venta al mismo tiempo que logran blanquear millones de euros.

Es frecuente que los clanes de narcotraficantes españoles utilicen a «machacas». Estos, a cambio de una pequeña cantidad de droga, se encargan de trasladar a cuatro toxicómanos hasta el punto de venta. A estos les cobran entre 5 y 6 euros por cabeza y viaje. De esta manera, las mafias obtienen beneficios desde el escalafón más bajo de todo el entramado, es decir, desde el traslado. Este es un modus operandi habitual por parte las mafias en Madrid.

LA EVOLUCIÓN DE LOS «TAXIS DE LA DROGA»

Mientras que en el pasado los vehículos utilizados para el transporte de toxicómanos eran coches con muchos años de antigüedad, hoy en día han evolucionado de forma notable. Actualmente, la flota de vehículos ha cambiado por completo. Se utilizan vehículos nuevos, con matrículas recientes.

Además, más allá del propio vehículo, ha habido cambios en la manera de actuar de los cunderos. Ahora tratan de evitar grupos numerosos para no levantar tantas sospechas frente a los agentes. Por ello, aparcan habitualmente lejos del lugar en el que han quedado. Una vez aparcado, va a por los clientes de uno en uno para llevarlos a la calle en la que está estacionado el vehículo.

Esto ha supuesto, por lo tanto, una gran evolución en su manera de proceder. En gran parte se debe a los controles diarios de la Policía Municipal en determinadas zonas de la capital. Cuando se detecta alguna actividad ilegal, los Cuerpos de Seguridad solicitan la documentación al conductor del vehículo. Además, realizan un «narcotest» y, si este es positivo, se inmoviliza el vehículo.

Las «cundas» son la manera en la que los toxicómanos pueden llegar a los asentamientos de venta de droga. Esto se debe a que los taxistas se niegan a llevar a los toxicómanos a estos lugares. Para ello, se acogen a la normativa vigente. Esta les permite no prestar el servicio en aquellos casos en los que el trayecto transcurra por carreteras sin asfaltar.

Esta macrooperación contra los «taxis de la droga» desarrollada en Madrid y con un resultado de 30 personas detenidas continúa abierta. Por ello, no se descartan nuevas detenciones y retiradas de vehículos en los próximos días.