miércoles, 29 mayo 2024

Aparece muerto en su celda el preso más peligroso de España

Fabrizio Joao Silva Ribeiro, alias «Hannibal Lecter», considerado el preso más peligroso de las cárceles españolas, ha sido hallado muerto en la celda en la que estaba en aislamiento en la prisión de A Lama, en Pontevedra.

El reo llevaba varios días en huelga de hambre, lo que le llevó a ser sometido el martes a un control médico. En él se puedo constatar su pérdida de peso, pero su situación no parecía alarmante.

Este preso, natural de Guinea Bissau, se encontraba solo en una galería dada su elevada peligrosidad, ocupando tan solo una de las celdas y en aislamiento. No tenía contacto directo ni con otros reos ni con los funcionarios.

Había sido condenado por asesinar a su pareja en 2004 y por hacer lo propio con otro preso al acabar con su vida a patadas, una vez que ya se encontraba en prisión. Además, el preso de 36 años y 1,80 metros de altura, tenía pendiente una causa por ser el responsable de agredir a varios funcionarios en la prisión Puerto 3, en El Puerto de Santa María (Cádiz). Allí hirió de gravedad a uno de ellos tras alcanzarlo con un pincho artesanal en la yugular.

El «Hannibal Lecter» español, como se le conocía, pasó por varias prisiones, algo habitual en este tipo de presos peligrosos, por los incidentes que acostumbran a cometer. Desde el pasado mes de enero se encontraba en la prisión de A Lama (Pontevedra).

Se trataba de un preso muy peligroso, un interno de primer grado, que, apenas dos meses después de haber llegado a la cárcel pontevedresa, remitió una instancia a la dirección para comunicar que no reconocía la autoridad de los funcionarios, por lo que no iba a obedecer sus órdenes.

HUELGA DE HAMBRE

Hace ocho días, Fabrizio Joao Silva inició una huelga de hambre en forma de protesta, lo que hizo que los servicios médicos de la prisión lo mantuviesen vigilado. No obstante, ya la había abandonado. La razón de la misma era que aseguraba que no quería estar solo.

A pesar de su pérdida de peso, mantenía un peso de 107 kg y los especialistas no detectaron ningún problema en su salud. A falta de conocer los resultados de la autopsia, no se observan indicios que apunten a un posible suicidio.

El preso, que no hubiera salido de la cárcel hasta 2047, ha aparecido muerto en el suelo del baño de la celda, con una herida en la cara que se habría hecho al caer.

Hallado muerto en su celda el preso más peligroso de España
El preso llevaba varios días en huelga de hambre y el martes había sido sometido a un control médico por su pérdida de peso. Sin embargo, su situación no parecía alarmante.

GRAVES INCIDENTES EN TODAS LAS CÁRCELES POR LAS QUE HA PASADO

Fabrizio Silva ha protagonizado graves incidentes por todas las cárceles por las que ha pasado. Esto provocó que llegase a principios de año a A Lama, entre medidas de seguridad poco habituales. Además, por ello tenía un contacto limitado incluso con los propios funcionarios de la prisión.

En las condenas del reo guineano figuraban varios asesinatos. La primera de sus condenas graves (de 22 años) le fue impuesta tras acabar con la vida de su novia en Bilbao, en el año 2004. Diez años más tarde, en 2014, fue condenado a otros 17 años por asesinar a patadas y golpes a otro preso en la cárcel de Córdoba.

OCHO FUNCIONARIOS HOSPITALIZADOS EN CÁDIZ

Uno de sus episodios más salvajes ocurrió hace tres años en la prisión de Cádiz. En esa ocasión, ocultó un pincho casero en uno de sus zapatos y, durante un cacheo rutinario, aprovechó la ocasión para agredir a ocho funcionarios. Los ocho tuvieron que ser hospitalizados y dos de ellos en estado muy grave.

Posteriormente, fue trasladado a la cárcel de Morón, donde volvió a protagonizar un incidente con un arma blanca de por medio. Esto provocó que volviese a ser trasladado para llegar a Teixeiro (A Coruña), donde se mantuvo totalmente aislado hasta enero de este año, cuando fue trasladado a A Lama en idéntico régimen.

Desde su llegada a A Coruña, el centro diseñó un plan específico para evitar su contacto con otras personas. Por este motivo, el alimento se le suministraba a través de una puerta metálica y se adoptaban otras medidas de alta seguridad. Entre ellas las de que saliese al patio en solitario, que se duchase en su celda y era vigilado a través de una pantalla. Estas elevadas medidas de seguridad eran acordes a la peligrosidad del hombre guineano, el preso más peligroso de las cárceles españolas.

En el pasado mes de marzo, apenas dos meses después de que el preso llegase a A Lama, emitió una instancia a la dirección del centro. En la misma indicaba que dejaba de obedecer las órdenes de los funcionarios y, al mismo tiempo, también dejaba de reconocer autoridad alguna dentro de la prisión.

Este jueves ha fallecido a la edad de 36 años, con 107 kg de peso y con 26 condenas pendientes.

A LAMA, UNA PRISIÓN CON EXPERIENCIA EN PRESOS PELIGROSOS

La prisión de A Lama ha acogido en sus veinte años de existencia a una gran cantidad de delincuentes peligrosos. Por sus instalaciones han pasado todo tipo de convictos, desde terroristas condenados por el 11M, hasta banqueros reconocidos, pasando por los delincuentes y asesinos más sanguinarios.

En la actualidad, la población de reclusos supera los 1.100 internos. En su interior se encuentran condenados que tuvieron un gran impacto mediático, como Rosario Porto. Esta cumple una condena de 18 años de prisión por el asesinato de su hija, Asunta, en septiembre de 2013.

En la actualidad se encuentra en el módulo de enfermería tras protagonizar un incidente. Por ello, se ha reforzado la vigilancia para evitar que pueda autolesionarse. Por este mismo módulo han pasado otros presos famosos como David Oubel Renedo, el primer reo condenado a prisión permanente revisable en España por el asesinato de sus hijas, Amaia y Candela, en julio de 2015. También lo ha visitado Enrique Abuín, «El Chicle», pendiente de ser juzgado por la muerte de Diana Quer en agosto de 2016.

Estos son solo algunos de los reos que han pasado por una prisión que ha albergado en su interior a numerosos asesinos. Entre ellos, miembros de organizaciones terroristas como el Grapo o ETA, y también integrantes de grupos yihadistas.

CENTRO PENITENCIARIO DE ALTA SEGURIDAD

Por sus características, A Lama (Pontevedra), es considerado un centro penitenciario de alta seguridad. Esto es lo que hace que, de forma periódica, ingresen personas vinculadas con los crímenes más violentos.

Entre ellos, se encuentran aquellos que han formado parte de organizaciones terroristas. También los depredadores sexuales, autores de feminicidios y miembros del crimen organizado. Una de las principales lacras delictivas que tiene lugar en Galicia es el tráfico de drogas. Por ello, muchos de los reclusos que se encuentran internos en A Lama lo hacen por causas judiciales relacionadas con el narcotráfico.