jueves, 21 enero 2021 19:11

El amigo de Victoria Federica, Gonzalo Caballero, sigue luchando tras su cogida

el corte ingles

El torero Gonzalo Caballero, amigo de Victoria Federica, hija de Jaime de Marichalar y la Infanta Elena, sufrió el pasado 12 de octubre en la plaza de Las Ventas de Madrid una grave cogida de la que se recupera muy poco a poco. El torero fue trasladado al Hospital de San Francisco de Asís en donde se encuentra todavía en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Los compañeros del diestro se lanzaron a la arena a socorrer a Gonzalo Caballero en el instante en el que lo vieron en el suelo. En un principio, se veía al chico en el suelo dolorido con el muslo izquierdo atravesado por la asta del toro y lo trasladaron en volandas a la enfermería.

Tras una intervención de más de tres horas, y dos días después, se le ha podido retirar la sedación y la respiración artificial a Gonzalo Caballero, joven de 27 años, que se especula tiene una relación sentimental con la nieta del Rey Emérito, Victoria Federica.

La chica, como en otras ocasiones en las que su amigo ha toreado, se encontraba en la plaza, en la andanada 9, viendo la corrida, y en cuanto sucedió el accidente fue corriendo a la zona médica de la plaza donde estaba el muchacho a espera que la ambulancia viniese a buscarlo.

SUCESOS

Con motivo del Día de la Hispanidad, en Las Ventas, se han celebrado diversas corridas de toros pertenecientes a la ganadería Valdefresno. En concreto, el segundo le tocó a Gonzalo Caballero quien, cuando fue a matar, se quedó colgado por el pitón del toro después de meterle el acero en lo alto al animal.

Esos segundos de angustia en los que se veía al torero en el aire siendo atravesado por una de las astas fueron presenciados en primera línea por su amiga, Victoria Federica. Cuando el torero aterrizó en el suelo, la sangre comenzó a salir a borbotones de su pierna y prosiguió saliendo de la herida hasta que lo llevaron a la enfermería de la plaza donde fue intervenido de urgencia por primera vez.

En la sala médica de la plaza, Gonzalo Caballero, fue atendido de una cornada en tercio proximal, que abarcaba la cara interna del muslo izquierdo. A la vez, la herida transcurría hacia arriba 30 centímetros que han dañado y destrozado los cuádriceps, los músculos de sartorios y la pala ilíaca. Además de esta, el torero también tiene otra herida hacia abajo de 25 centímetros que le seccionó la femoral y las ramas colaterales.

PRONÓSTICO MÉDICO

Gonzalo Caballero Victoria Federica

El parte médico de Gonzalo Caballero indica que fue intervenido en dos ocasiones de urgencias. La primera intervención duró más de dos horas en la plaza. Se le trasladó al Hospital San Francisco de Asís de Madrid. Allí volvió a ser operado de nuevo a su llegada siendo la duración de esta más de tres horas.

El torero ha estado estos dos días en estado bastante grave, pero los médicos han afirmado que su recuperación, pese a ser lenta, está siendo positiva. Tanto la familia del diestro como Victoria Federica están bastante preocupados por la salud del joven, aunque tras el informe médico del mediodía del 14 de octubre facilitado por la dirección del mismo Hospital San Francisco de Asís, están algo más tranquilos:

“El paciente, D. Gonzalo Caballero, ha experimentado una ligera mejoría que ha permitido retirar sedación y ventilación mecánica. No tiene fiebre y la evolución de las lesiones vasculares es lentamente favorable. Permanecerá en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Francisco de Asís hasta mejoría”.

El equipo médico del Hospital ha tenido que lidiar con una femoral totalmente seccionada por la cornada recibida. Además, también le han tenido que reconstruir las capas de otros vasos colindantes que también estaban perjudicados.  

Los médicos estaban preocupados por si en esta segunda cogida que sufre el torero su nervio ciático pudiese verse afectado también al igual que han estado examinando el resto de los órganos del torero como los riñones o el hígado, ya que la cogida le ha recorrido la pierna de un lado a otro.

Por el momento no se especula sobre otra tercera operación. Las cogidas de toro tan graves como esta necesitan esperar hasta 48 horas para ver cómo va evolucionando. Pero la retirada de la sedación es un punto positivo para el torero. Aún quedan por ver las consecuencias cardiovasculares de haber tenido sin riego sanguíneo la pierna durante más de cinco horas. Se espera que esto no le suponga los daños renales y hepáticos que temen los médicos.

Una vez finalizada la complicada intervención, Gonzalo Caballero descansa y se recupera en los Cuidados Intensivos del Hospital a espera que vaya evolucionando y curándose.

MENSAJES DE ÁNIMO

Los familiares y amigos más cercanos de Gonzalo Caballero han podido verlo, no sabemos si Victoria Federica ha estado entre ellos. Lo que sí se sabe es que su madre continúa a los pies de la cama del torero.

Desde que sucedió la cogida, el diestro no ha dejado de recibir mensajes de apoyo, tanto para él como para su familia. Chiqui del Hoyo, su madre, le ha escrito: “Amor verdadero, mi vida. Un corazón en dos cuerpos”.

Los seguidores del torero han mandado numerosos mensajes como, por ejemplo, Virginia Caballero, la hermana pequeña de Gonzalo: “Los amores de mi vida. Dicen que la fuerza de los valientes depende del tamaño de su corazón, y vosotros lo tenéis enorme”, escribía debajo del comentario de su madre en cuatro fotos que ha subido de ambos a su perfil.

Marta González también daba ánimos a la familia: “Mucho ánimo, todo va a salir bien” o “Mucha fuerza”. Carlos Ochoa, amigo de la familia, le dejó unas emotivas palabras: “ORGULLO. Tantas veces te he visto caer, y siempre te he visto levantarte más fuerte todavía. Tanta sangre ya derramada… Pero lo de ayer sin duda va a marcar un antes y un después en nuestras vidas, y en tu carrera. Diría tantas y tantas cosas… que no me sale ninguna. SIEMPRE JUNTOS, SIEMPRE A TU LADO. Eres magia, hermano, eres fuerza, eres VIDA”.

Gonzalo Caballero está muy unido a su madre desde que en abril de 2017 muriese el padre de este, Ricardo Caballero, con tan solo 52 años, de una enfermedad que sufría desde hacía tiempo.

Gonzalo le brindó el toro a Máximo García Padrós como agradecimiento por salvarle la vida en su anterior cogida en este mismo ruedo, hace tan solo unos meses. Concretamente el pasado 23 de mayo. La respuesta del médico del torero, en esa ocasión emotiva, fue sin saber que en pocos minutos tendría que realizar él la faena de nuevo. “Gonzalo, no quiero verte por esta puerta, la de la enfermería, sino por la de enfrente, la Puerta Grande”. En esta ocasión la cogida le afectó al nervio ciático.