miércoles, 3 marzo 2021 18:51

El Gobierno juzga positivamente el nuevo acuerdo del Brexit

El Gobierno contempla de forma positiva el nuevo acuerdo para el Brexit que han elaborado Bruselas y Londres para modificar la salvaguarda irlandesa elaborada en el pacto inicial del Brexit. Estas modificaciones facilitarían la salida ordenada de Reino Unido de la Unión Europea, y han sido ya avaladas por los líderes de la UE, aunque los Parlamentos británico y europeo aún deben ratificar el acuerdo.

El texto legal que han redactado los negociadores europeos y británicos deja resueltos con suficientes garantías los asuntos que más preocupaban a España, según han indicado fuentes del Ejecutivo, como que se mantendrá el IVA europeo para los productos de Irlanda del Norte y “reduce al máximo” el riesgo de que se creen “agujeros” de entrada al Mercado Único.

Londres rechazaba de plano la salvaguarda irlandesa para proteger la integridad del Mercado Único y evitar la vuelta a una frontera dura en el Úlster, por lo que el bloque ha tenido que negociar con el Gobierno de Boris Johnson un sistema alternativo, pero con las mismas garantías legales y operativas.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”56678″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

En este sentido, y tras un análisis preliminar del texto que se ha presentado a las capitales este mismo jueves, España observa su contenido “muy satisfecha” porque haya un acuerdo llamado a evitar un Brexit duro el próximo 31 de octubre, siempre que logre la aprobación del Parlamento británico y del europeo.

“REINO UNIDO HA QUERIDO ABRIR UN PUNTO DEL ACUERDO DE RETIRADA: LA CUESTIÓN DEL PROTOCOLO SOBRE IRLANDA E IRLANDA DEL NORTE”

Michel Barnier, negociador de la UE.

La Cámara de los Comunes ya ha votado hasta en tres ocasiones en contra del acuerdo negociado por el anterior Gobierno británico, por lo que la responsabilidad de que este acuerdo salga adelante se traslada a Londres, en donde Westminster se reunirá este mismo sábado.

“Si los problemas están en Londres, las soluciones no pueden estar en Bruselas”, apuntan las fuentes, sobre cómo evitar una ruptura traumática a finales de mes si se frustra este último acuerdo.

Por razones de agenda, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha podido acudir a la reunión de líderes del Partido Socialista Europeo en donde hubiera coincidido con el líder de los Laboristas, Jeremy Corbyn, quien ya ha anunciado que no apoya el pacto.

Aunque Sánchez y Corbyn no han hablado recientemente, fuentes del Ejecutivo español conceden que “podría haber una llamada” entre ambos antes de que el Parlamento británico someta a votación el acuerdo, aunque asumen que la posición de rechazo del líder laborista “está muy consolidada”.

NO ALTERA LO RELATIVO A GIBRALTAR

La Comisión Europea ha explicado este jueves, al anunciar el nuevo acuerdo con Londres que incluye novedades sobre la isla de Irlanda, que el resto de los asuntos previamente negociados no cambian, lo que incluye lo relativo a Gibraltar.

“Todos los elementos del Acuerdo de Retirada permanecen sin cambios, conforme al acuerdo alcanzado el 14 de noviembre de 2018”, dice el comunicado difundido por la Comisión Europea, que precisa que ese acuerdo de retirada aporta certidumbre legal allí donde el Brexit creaba incertidumbre: los derechos de los ciudadanos, el acuerdo económico, un periodo de transición hasta el final de 2020, gobernanza, protocolos sobre Gibraltar y Chipre y otra serie de asuntos de la separación.

El negociador de la UE Michel Barnier ha resumido: “Reino Unido ha querido abrir un punto del acuerdo de retirada: la cuestión del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte”.