jueves, 21 enero 2021 13:51

Franco y otras exhumaciones famosas que le precedieron

El dictador Francisco Franco no es el primero ni el último de los personajes históricos famosos cuyos restos han sido exhumados por una u otra razón. No todos los famosos han podido descansar en paz. Algunos de ellos han sido exhumados y trasladados de su tumba original para terminar en otro lugar. Algunos de los cuerpos de esas exhumaciones famosas incluso han estado desaparecidos durante años.

Pero, ¿Cuáles son esas exhumaciones famosas? ¿Qué personajes históricos y famosos han sido interrumpidos en su descanso eterno? Vamos a conocer algunas de esas historias para no olvidar.

GALILEO Y EL TRASLADO A PADUA

Exhumaciones.

El célebre astrónomo, Galileo, fue acusado de herejía y fue condenado, en los últimos años de su vida, a un arresto domiciliario de por vida. Y así fue hasta su muerte, que ocurrió el 8 de enero de 1642.

Casi un siglo después de su muerte, se le quiso dar un homenaje a Galileo y su cuerpo fue exhumado para ser trasladado a Padua para que sus restos puede descansar en una excelente tumba. Pero el traslado no fue del todo tranquilo.

Un fanático aprovechó la ocasión para extirparle el dedo corazón a Galileo. Ahora, el dedo del astrónomo se encuentra expuesta en el Museo de Historia de la Ciencia de Florencia. Seguramente no era el homenaje que él esperaba pero, aún así, es una reliquia que se puede visitar en cualquier momento.

CRISTÓBAL COLÓN Y SUS EXHUMACIONES FAMOSAS

exhumación

Durante sus 55 años de vida, el almirante Cristóbal Colón nunca se imaginó que continuaría viajando incluso después de muerto. De hecho, sus restos volverían a cruzar el Atlántico unas cuantas veces. Falleció en Valladolid y fue enterrado en una iglesia de la localidad en 1506.

Solo tres años después, sus restos serían exhumados para trasladarlos a un monasterio de Sevilla, donde serían sepultados en una cripta. Además, 17 años más tarde, su hijo Diego sería llevado allí con los restos de su progenitor.

Pero ahí no quedaría la cosa. En el año 1544, los cuerpos de ambos se enviaron a Santo Domingo, al parecer, siguiendo los últimos deseos de Colón. Y allí permanecieron durante más de dos siglos. Pero ese no sería el último destino del almirante, que pronto volvería a ser exhumado.

En 1795, cuando España estaba a punto de perder La Española a manos de Francia, los colonos se llevaron los restos a la Habana. Más tarde, en 1898, momento en el que el poder español en Cuba perdía fuerza, se desenterraron de nuevo los huesos para llevarlos, de nuevo, a Sevilla.

Estos traslados de los restos del célebre descubridor ha suscitado un gran debate sobre si los que reposan ahora en Sevilla son en realidad los suyos. Especialmente, después de que en 1877 apareciera una caja con fragmentos de hueso y la inscripción “ilustre Don Cristóbal Colón”.

SIMÓN BOLÍVAR, EL LIBERTADOR EXHUMADO

Simón Bolivar

A Simón Bolívar, la muerte le acechó relativamente temprano, a los 47 años, a raíz de una tuberculosis y fiebre tifoidea. Murió en Santa Marta (Colombia) el 17 de diciembre de 1830. Poco después, en 1842, fue trasladado a la Catedral de Caracas.

No parecería lo suficientemente apropiado este lugar para el descanso del libertador, dado que en el 1876 fue trasladado de nuevo, aunque esta vez al Panteón Nacional.

Ya en el siglo XX, los restos de este símbolo de Latinoamérica fueron nuevamente exhumados para un análisis sobre la causa de su muerte en el año 1942. Después, en 1972 serían nuevamente movilizados para ser preservados en un sarcófago.

Por último, el presidente Hugo Chávez volvió a ordenar la exhumación de los restos de Simón Bolívar en 2010.

EVA PERÓN, UNA MUERTE CON UN SIGNIFICADO POLÍTICO

exhumaciones

Eva Perón solo tenía 33 años cuando falleció en el año 1952. Durante su breve pero intensa carrera política, la primera dama de Argentina emprendió una lucha por la igualdad y la justicia social. Sus discursos calaron en la población y la convirtieron en una personalidad muy querida. De hecho, puede que fuera su prematura muerte a causa de un cáncer de útero lo que la hizo ser tan venerada, tanto es así que casi se le otorgó la categoría de Santa.

Pero Eva Perón no descansó en paz durante mucho tiempo. Su cuerpo estuvo desaparecido nada menos que 16 años. Además, pasó por Milán, y también por Madrid. En la obra de Tomás Eloy Martínez, ‘Santa Evita’, se describe incluso como el cadáver fue exhumado varias veces e incluso golpeado y abusado sexualmente.

LA EXHUMACIÓN DE DALÍ PARA UNA PRUEBA DE PATERNIDAD

Exhumaciones

Parece que el pintor Salvador Dalí tampoco podrá pasar a la historia sin ser exhumado. Hace relativamente poco se ordenó la exhumación de su cadáver para realizar una prueba de paternidad ya que una mujer afirmó ser su hija.

A finales de junio del 2017, un juez ordenó que el cadáver del pintor fuera exhumado para una comparación de ADN. Finalmente, tras la exhumación, se comprobó que esa mujer no era la hija de Salvador Dalí. Eso sí, la Fundación Dalí, que se oponía radicalmente a la exhumación del artista surrealista, calificó esta acción como un acto de violencia. Las exhumaciones no eran una opción para la fundación.

LA PÉRDIDA DE COPÉRNICO Y UNA DE LAS EXHUMACIONES MÁS FAMOSAS

exhumaciones

El astrónomo Nicolás Copérnico murió en 1542 poco después de completar su libro en el que colocaba al Sol en el centro del universo. Fue enterrado en la catedral de Frombork en Polonia, pero su tumba no fue señalada de forma clara.

Los arqueólogos buscaron sin éxito a Copérnico durante dos siglos. Finalmente, la exploración bajo una catedral en 2005 reveló restos humanos que se parecían a los de Copérnico. El laboratorio forense central de la policía polaca usó el cráneo para reconstruir el rostro. Además, los científicos también recuperaron ADN de los restos. Pero no tenían nada con lo que compararlo.

Pero los investigadores no se rindieron. Finalmente, un bibliotecario encontró varios pelos dentro de un libro de calendarios que tenía el astrónomo. Las pruebas genéticas confirmaron la coincidencia del ADN con el de los restos y Copérnico fue enterrado de nuevo en una nueva tumba con una lápida que la señala, esta vez sí, con claridad.