domingo, 24 enero 2021 04:59

Cantabria: Rescatados los cuatro espeleólogos portugueses atrapados en la cueva Cueto-Coventosa

Este domingo, el servicio de emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha activado el operativo de rescate de cuatro espeleólogos de nacionalidad portuguesa que estaban realizando la travesía de la cueva Cueto-Coventosa, situada en el municipio de Arredondo. En la tarde de este lunes han sido rescatados.

El equipo de rescate de estos miembros de un club de montañismo luso vio como este lunes se complicaba su trabajo a causa de las persistentes lluvias de este domingo, las cuales inundaron las galerías.

Cuatro expertos del equipo de rescate accedieron este domingo por la noche por la boca de Coventosa, pero solo pudieron avanzar cincuenta metros debido al elevado nivel de agua que se registra en la zona.

Los cálculos de los especialistas indicaban que los espeleólogos atrapados se encontraban atrapados a unas doce horas de distancia. Las previsiones meteorológicas para el martes eran malas y por ello se confiaba en lograr su rescate este lunes.

Con un descenso en el nivel de agua de 10 centímetros por hora en el interior de la cueva, finalmente el equipo de rescate ha podido llegar hasta ellos. Los espeleólogos pudieron salir por su propio pie una vez pasadas las 18:00 horas de la tarde del lunes, algo fatigados pero en un buen estado de salud.

A la entrada de la zona de los tres lagos se había instalado un punto vivac (campamento improvisado) mientras se esperaba a que se recudiese el nivel de agua.

ATASCADOS POR EL AUMENTO DEL NIVEL DE AGUA

El equipo de rescate creyó desde el primer momento que los cuatro espeleólogos están atrapados por el aumento del nivel de agua en la cueva, entre el agujero soplador, la tirolina y los tres lagos. Precisamente ha sido el lugar en el que se les ha hallado en torno a las 14:00 horas, cuando el agua ha permitido avanzar a los restacatadores.

Este lunes, los rescatadores procedieron a instalar unas cuerdas y pasamanos por si no se reduce el nivel de agua. De esta forma, podrían atravesar con instalaciones fijas las zonas inundadas.

Los cuatro espeleólogos, pertenecientes a un club de montañismo portugués, entraron el sábado por la boca de Cueto a las 11 de la mañana. Tras varias horas sin noticias del grupo, otros tres de sus compañeros accedieron en el mediodía del domingo por Coventosa para tratar de encontrarlos. Sin embargo, no pudieron progresar en su camino tras toparse con una gran cantidad de agua. Esto hizo que en torno a las 16:30 horas diesen aviso al centro de coordinación del 112, desde donde se movilizó el operativo de rescate.

El operativo ha estado integrado por el equipo de espeleosocorro de Cantabria (Esocan), técnicos de la Dirección General de Interior del Gobierno de Cantabria, agentes de la Guardia Civil y voluntarios de la Agrupación de Protección de Civil de Arredondo, donde se encuentra instalado el Puesto de Mando Avanzado (PMA).

DOS DÍAS ENTEROS EN EL INTERIOR DE LA CUEVA

Los espeleólogos atrapados estuvieron dos días completos en el interior de la cueva. Un grupo de espeleólogos cántabros entró en la misma cueva cuatro horas antes que los lusos y estos pudieron salir en torno a las 21:00 horas de la noche, cuando el interior aún se encontraba seco. Todo cambió en cuestión de horas y las elevadas precipitaciones han anegado las galerías. Esto provocó que los portugueses no hayan podido salir.

A pesar del tiempo que transcurrido desde el momento en el que quedaron atrapados, sus amigos siempre mantuvieron el optimismo. Tal y como ellos mismos han informado, sus compañeros estában perfectamente equipados y eran expertos.

Cuatro espeleólogos portugueses han quedado atrapados en la cueva Cueto-Coventosa (Cantabria)
Cuatro espeleólogos portugueses han quedado atrapados en la cueva Cueto-Coventosa (Cantabria), la misma cueva en la que en verano tuvieron que ser rescatadas tres espeleólogas españolas.

TRES ESPELEÓLOGAS ESPAÑOLAS YA FUERON RESCATADAS EN ESA CAVIDAD

En el pasado mes de julio, tres espeleólogas españolas residentes en Cataluña tuvieron que ser rescatadas en esa misma cavidad. Estas se habían desorientado y llegaron a permanecer en el interior de la misma durante casi un día a la espera de la llegada de los efectivos de rescate.

Estas tres aventureras estuvieron atrapadas en la cueva durante un total de 65 horas. Fueron rescatadas tras 50 horas perdidas en el pozo más profundo de Europa. De hecho, es el laberinto bajo tierra con un mayor índice de siniestralidad en el viejo continente desde 1975.

Estas espeleólogas pudieron ser rescatadas tras haber logrado pintar en la pared el nombre de una de ellas y su ubicación. Las mujeres de 39, 50 y 51 años, se encontraban sentadas en la cueva cuando el equipo de rescate logró llegar a ellas. No tenían claro que pudieran encontrarse en un lugar muy accesible. Por ello, el haber pintado su nombre y una flecha con su localización facilitó el rescate.

Esta señal la realizó una de las integrantes cuando ya apenas tenían fuerzas mientras vagaban por el interior de la cueva. Tras el rescate, aseguraron que estaban seguras de que se les iba a acabar la energía eléctrica con la que iluminaban su camino. Además, fueron conscientes de que tomaron malas decisiones.

6,7 KILÓMETROS DE RECORRIDO Y 850 METROS DE DESNIVEL

Las mujeres, una residente en Vinaroz (Castellón) y dos en Barcelona, midieron mal sus fuerzas de cara a recorrer la cueva en menos de 24 horas. La cueva tiene una longitud de 6,7 kilómetros y 850 metros de desnivel. Sus galerías internas suman más de 35 kilómetros, llenas de desplazamientos horizontales y verticales.

El terreno a recorrer en la cueva Cueto-Coventosa (Cantabria) incluye dos desniveles verticales de 300 metros por la entrada de Cueto. Además, cuenta con tres lagos interiores a superar. Cuando el agua se acumula en alguno de ellos y está demasiado alto no es posible proseguir con el camino. Esto es lo que les ocurrió a las espeleólogas españolas y, en esta ocasión, a sus homólogos portugueses.

Un problema con respecto a la cueva es su escasa humedad, lo que favorece la deshidratación. Es una ruta difícil solo recomendada por los expertos para espeleólogos experimentados. Es necesario emplear entre 20 y 24 horas para completarla.

Esta es la cavidad con un mayor registro de accidentes en Cantabria y Europa. En la gran mayoría de ocasiones, las intervenciones de rescate se producen por el aumento del nivel de agua y el agotamiento de los espeleólogos.