sábado, 23 octubre 2021 07:33

Dolores Delgado volará en el helicóptero junto a los restos de Franco

  • La única duda que tiene el Gobierno es si se podrá realizar el traslado en helicóptero debido a la niebla y el viento.
  • Una vez aterricen los restos de Franco en el cementerio de El Pardo, el hijo del golpista Antonio Tejero oficiará una misa por el dictador.
  • El Gobierno enviará dos helicópteros Cougar Super Puma para asegurarse de que el traslado tenga lugar mañana. 
  • Francisco Franco tendrá compañía durante su último vuelo. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha sido la elegida para acompañar el féretro del dictador durante el traslado de los restos de Franco al cementerio de El Pardo. Tras una reunión celebrada durante la mañana de este miércoles, a pocas horas de que tenga lugar la exhumación, el Gobierno ha decidido que sea Delgado, la titular de Justicia, la que vuele en el helicóptero de rescate desde el Valle de los Caídos a Mingurrubio. La única duda que aún sobrevuela lo despachos de La Moncloa es si el helicóptero podrá emprender el vuelo debido al mal tiempo.

    Todo está listo. La maquinaria necesaria para levantar la losa de más de 1.500 kilográmos que cubre el féretro del dictador está aparcada frente a la basílica del Valle de los Caídos. El plan de vuelo está trazado. El helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) pilotado por el escuadrón Ala 48 lleva días sobrevolando el cementerio de El Pardo para asegurarse de que todo salga bien. Y sea en el complejo de la Zarzuela o en los cuarteles de la Guardia Real el lugar de aterrizaje, la única duda real que le queda al Gobierno es saber si la niebla, el viento y la lluvia permitirán a la aeronave realizar el trayecto de unos 40 kilómetros.

    La exhumación se hará este jueves a las 10.30 horas. Los operarios y trabajadores que la realizarán no podrán llevar ni teléfonos móviles ni nada que lleve a filtraciones. Lo único que le quedaba al Gobierno por determinar era quiénes viajarían en el helicóptero junto a los restos del dictador. Y tras una reunión celebrada la mañana del miércoles, el Ejecutivo de Sánchez ha decidido que la autoridad representante del Gobierno que debe acompañar el féretro del dictador en la aeronave Cougar Super Puma es Dolores Delgado, la ministra de Justicia.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»52864″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Además de Delgado, a la exhumación también acudirán 22 familiares de Francisco Franco (los nietos y los bisnietos del dictador, además de sus parejas). El féretro del dictador será bendecido nada más ser extraído de la basílica del Valle de los Caídos por el prior, Santiago Cantera. Después, a la que los restos del dictador aterricen en el cementerio de El Pardo, Cantera realizará una misa junto al sacerdote Ramón Tejero, hijo del guardia civil golpista Antonio Tejero, quien protagonizó el intento de golpe de Estado el 23 de febrero de 1981.

    La exhumación no será gratis. Costará a las arcas del Estado 63.061 euros. El Gobierno también ha invertido 39.800 euros en acondicionar la nueva tumba donde se dejarán los restos del dictador. Esta tumba es propiedad del Estado. Y a pesar de que el Gobierno de Sánchez se la ha ofrecido a los familiares de Franco por el precio tasado de metro cuadrado, estos la han rechazado.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»1362″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    El Valle de los Caídos lleva días clausurado. Nadie puede entrar. A pesar de ello ya se han producido incidentes protagonizados por los simpatizantes de la dictadura. Además, algunos de los trabajadores de la funeraria ya han recibido amenazas de grupos de ultraderecha.

    El Gobierno no quiere fallos de ningún tipo. Por esta razón, serán dos los Cougar Super Puma que aterrizarán en el Valle de los Caídos, por si uno de los dos falla. Al mismo tiempo, la funeraria llevará otro ataúd por si el féretro donde se encuentran los restos del dictador sufriera algún daño mientras se retira la losa de más de una tonelada que cubre la tumba de Franco en la basílica. Algo que, según los expertos, es muy probable que ocurra.

    Otra de las obsesiones del Gobierno es la intimidad. El Ejecutivo ha puesto todas las medidas posibles para que el proceso de la exhumación no se filtre a los medios. Algún periodista ya ha intentado colocar una cámara oculta en el interior de la basílica del Valle de los Caídos para grabar un proceso que el Gobierno quiere que sea lo más discreto posible. Los trabajadores tendrán que entregar sus móviles y cualquier aparato electrónico que sea susceptible de filtrar información.

    Ya está todo planificado. El proceso durará aproximadamente entre una y tres horas, según han asegurado desde el Ejecutivo. Si el viento y la niebla lo permiten y los helicópteros pueden volar sin problemas, como tarde, a las 13.30 horas los restos de Franco ya estarán en el cementerio de El Pardo. La familia asistirá a una misa en la que colocarán sobre el ataúd una bandera de España. Probablemente la preconstitucional.

    En el cementerio de El Pardo-Mingorrubio  se encuentran también enterradas otras personalidades como el exministro franquista Luis Carrero Blanco (asesinado con un coche bomba por ETA), el expresidente del Gobierno Carlos Arias Navarro o el exministro de Interior Juan José Rosón Pérez. Al mismo tiempo, los restos de Franco compartirán cementerio con el historiador y expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente.