martes, 26 enero 2021 06:14

Ábalos no desmiente a quienes auguran que será vicepresidente

  • Varios rumores apuntan a que Ábalos sustituirá a Carmen Calvo si Sánchez consigue gobernar tras el 10-N.
  • Ábalos se ha convertido en una figura importante dentro del partido y ha dado la cara en cada reto que ha afrontado el PSOE.
  • Según los rumores, Ábalos sustituiría a Carmen Calvo al frente de la vicepresidencia si Pedro Sánchez es investido presidente.
  • El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, está convencido de que el PSOE gobernará tras el 10-N, a pesar de que, según sus palabras, los otros partidos políticos hayan llevado al país a unos nuevos comicios generales. Los socialistas ya hacen cábalas para averiguar cuál será la composición de ese nuevo Gobierno que dan por hecho. Y dentro de esas suposiciones, ha tomado fuerza el rumor que sitúa a Ábalos como vicepresidente del Ejecutivo. Una afirmación que el ministro no ha negado. Incluso tras ser presentado como el futuro vicepresidente de España hasta en dos ocasiones en un acto público.

    El ministro socialista es una de las caras más visibles del Gobierno de Pedro Sánchez. Ábalos se ha dejado ver ante las cámaras como representante del Ejecutivo en cada uno de los problemas que ha afrontado su partido. Desde las fracasadas negociaciones que han enviado a los españoles a celebrar, de nuevo, unas elecciones generales, hasta los disturbios que se han apoderado de ciudades catalanas como Barcelona después de hacerse pública la sentencia que condena a los líderes del procés.

    Su valor y peso dentro del partido no son un secreto. Ni tampoco el rumor que se ha apoderado de la sede de los socialistas en la calle Ferraz, que apunta a que Sánchez ha decidido ya que, si gobierna tras el 10-N, nombrará a Ábalos vicepresidente del Gobierno, como sustituto de Carmen Calvo.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”56106″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Sobre el atril de uno de los salones del hotel The Westin Palace de Madrid, Ábalos volvió a escuchar ese murmullo que le sitúa como mano derecha de Sánchez para una nueva legislatura. Solo que esta vez no quiso desmentirlo. Mientras los organizadores daban la bienvenida al ministro a un desayuno informativo, el presentador le dio entrada como “el futuro vicepresidente de España”. Algo que Ábalos no negó.

    Tras un largo discurso, el presentador, inconforme con la reacción del ministro, decidió volver a soltar el rumor que persigue a Ábalos sobre el ambiente del salón de Palace. Pero esta vez cara a cara. A tan solo unos pocos centímetros del dirigente socialista. Y el ministro tampoco lo desmintió. Aunque se tratara de una pregunta directa.

    EL HOMBRE FUERTE DEL PSOE

    Ábalos afrontó, junto al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, el papel de portavoz del Gobierno durante la crisis catalana. “Los Mossos están funcionando y por eso no se puede aplicar la Ley de Seguridad”, aseguró el ministro mientras los disturbios devoraban ciudades como Barcelona. “Es difícil de comprender que alguien que representa a la Generalitat pueda perturbar tanto a los catalanes”, concluyó en una entrevista en Onda Cero. Unas palabras que ha ratificado este miércoles tras llamar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, “iluminado”.

    Y al igual que la crisis catalana, también obtuvo un papel relevante durante las negociaciones entre Unidas Podemos y el PSOE para formar un Gobierno de coalición. “No queremos elecciones pero no podemos asumir cualquier presión. Estamos centrados en la estabilidad y la gobernabilidad del país. Gobierno significa estabilidad, certidumbre, capacidad para afrontar los desafíos”, aseguró al poco de que se rompieran definitivamente las negociaciones entre la formación morada y los socialistas.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”55981″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El ministro de Fomento también dio la cara para valorar qué le parecía la formación que amenazaba con hundir al bloque de la izquierda. “Más País es una escisión de Podemos, no sé lo que va durar”, comentó el ministro en una entrevista en La Sexta. No sin antes comparar al flamante partido con Ciudadanos: “Con Cs pasa lo mismo”. Es esta omnipresencia mediática de Ábalos la que ha acompañado al hecho de que su nombre aparezca en la quiniela que apunta a que será la mano derecha del presidente del Gobierno.

    LAS VICEPRESIDENCIAS DE SÁNCHEZ

    Para Sánchez, la figura de la vicepresidencia es polivalente. Durante las negociaciones con Unidas Podemos para formar un Gobierno de coalición, el presidente llegó a ofrecer a la portavoz de Unidas Podemos Irene Montero una vicepresidencia de igualdad. Una más que se sumaría a la que ostenta Carmen Calvo. En septiembre, a pocas semanas de que se convocaran nuevas elecciones generales para el 10 de noviembre, Sánchez estudió crear otra vicepresidencia para el desarrollo tecnológico. Y los últimos rumores apuntan a que el nuevo Ejecutivo podría llegar a contar con hasta tres vicepresidencias (actualmente solo hay una, y su titular es Calvo).

    Otro de los nombres que suenan para ocupar un asiento a la vera del presidente es el de la ministra de Economía, Nadia Calviño. La socialista es uno de los activos más valiosos de Sánchez. Y de ser así, Calviño ocuparía una vicepresidencia económica para afrontar la desaceleración económica que está afectando a toda Europa.

    Todo ello conllevaría una salida importante del Ejecutivo del presidente: la de Calvo. Fuentes del PSOE desmienten que la actual vicepresidenta vaya a abandonar el cargo. Y de ser así, Calvo ocuparía alguna cartera relevante en el Gobierno, ya que muchas quedarían huérfanas. Solo el tiempo y los pactos dirán cómo será el próximo Ejecutivo. Pero el socio preferente de los socialistas no contempla renunciar al Gobierno de coalición. Algo que, sumado a las últimas encuestas, alejan el sueño de Sánchez de permanecer en La Moncloa por cuatro años más.