domingo, 25 septiembre 2022 03:54

Nuevo robo de endoscopios en el Hospital de Albacete

La Policía Nacional está investigando el robo de viente endoscopios y un procesador en el Hospital General Universitario de Albacete, un material médico que esta valorado en cerca de 500.000 euros.

El robo ocurrió en torno a las 8 de la mañana del pasado miércoles, en el momento en el que se se produjo el cambio de turno del personal. El Servicio de Digestivo se dio cuenta en ese momento de que se habían forzado las puertas y se habían sustraído 20 endoscopios y un procesador.

Según fuentes de la investigación, todo hace indicar que tras el robo se encuentra una organización criminal especializada en la sustracción de equipos sanitarios en diferentes hospitales españoles. De hecho, en los últimos meses ha habido numerosos robos similares en hospitales de Salamanca, Valencia, Cataluña o Valladolid, donde hace apenas unas semanas se robaron doce endoscopios.

Este tipo de aparatos, que se utilizan para explorar visualmente cavidades y conductos internos del cuerpo humano, son sustraídos para posteriormente ser vendidos a otros países de África y América.

Los delincuentes habrían accedido al Servicio de Aparato Digestivo del Hospital General Universitario de Albacete ataviados con mochilas y pasamontañas, con el objetivo de evitar su identificación por las cámaras de seguridad. Una vez en la tercera planta del centro hospitalario, forzaron la puerta para acceder al interior de este servicio. En este habrían permanecido durante dos horas antes de irse con todo el material.

Este robo ha ocasionado molestias en los pacientes de este servicio, ya que han tenido que suspenderse numerosas citas y exploraciones que estaban previstas.

ROBOS EN DIFERENTES HOSPITALES ESPAÑOLES

La situación vivida en el Hospital General Universitario de Albacete no es nueva. A lo largo del último año y medio son cada vez más habituales los robos de este tipo de equipos médicos. Centros de toda España han sido víctimas de esta banda organizada, que continúa actuando a pesar de las detenciones que ya ha realizado la Policía Nacional en diferentes opciones.

La sustracción más reciente tuvo lugar a comienzos del presente mes de octubre, cuando tres personas robaron doce endoscopios en el Hospital Río Hortega de Valladolid. El valor del material sustraído es de 200.000 euros.

En este caso, los ladrones actuaron al mediodía, aprovechando la gran circulación de pacientes, acompañantes y profesionales para acceder al Servicio de Digestivo. Las cámaras de seguridad del centro hospitalario pudieron recoger la actuación de los ladrones.

En las grabaciones se pudo ver cómo mientras que uno de ellos vigilaba el pasillo y otro la sala, un tercero se encargó de sustraer los endoscopios. Para su transporte sin levantar sospechas, los introdujeron en mochilas.

En función de su categoría, estos aparatos pueden tener un coste de entre 20.000 y 70.000 euros. Este tipo de bandas los venden por al menos la mitad de ese precio. De esta forma, logran obtener suculentos beneficios económicos.

Veinte endoscopios robados Hospital de Albacete
Una banda organizada se encontraría detrás del robo de los veinte endoscopios. Los hospitales españoles son víctimas desde hace años de robos de este tipo de material.

DESARTICULADA UNA BANDA QUE ROBABA EN CENTROS MÉDICOS EUROPEOS

En el pasado mes de septiembre, una operación desarrollada de forma conjunta por la Policía Nacional, EUROPOL y el FBI, así como cuerpos policiales de Dinamarca, Colombia, Portugal e Italia, se saldó con la desarticulación de una organización criminal dedicada al robo de material médico en hospitales de toda Europa.

Dicha banda se encargaba de operar en diferentes países del viejo continente. Sus miembros sustraían los equipos médicos, principalmente endoscopios, para luego reintroducirlos en el mercado. El valor total de sus robos fue cifrado en más de 60 millones de euros.

En este caso, la banda criminal sustraía los equipos médicos para posteriormente enviarlos a países de Sudamérica, principalmente a Colombia. Una vez allí, diferentes empresas les daban cobertura legal para volver a introducirlos en el mercado. Sus mercados de destino eran principalmente Estados Unidos y Europa.

Con motivo de esta operación se detuvo a un total de siete personas, quienes formaban células itinerantes para el robo de endoscopios. Además, se pudieron detectar actividades relacionadas con el blanqueo de capitales a favor de sociedades radicadas en Panamá.

A esta banda se le atribuyeron gran parte de los actos ilícitos similares cometidos en diferentes hospitales españoles y europeos. Para cometer los mismos, formaban células de entre tres y seis miembros que se desplazaban por todo el continente. Estos se hospedaban en alojamientos de alquiler durante varios meses y realizaban viajes de miles de kilómetros para la comisión de los robos.

TRES DETENIDOS EN MADRID

Este mismo mes tuvo lugar otra actuación por parte de la Policía Nacional en relación con los robos en hospitales. Esta operación, que se inició tras el robo de instrumentos médicos en el Hospital de Sagunto (Valencia) se saldó con la detención de los tres autores del robo en Madrid.

En ese caso, la rápida actuación de los cuerpos de seguridad permitieron arrestar a los ladrones el mismo día de los hechos. Esto hizo posible recuperar todo el material que había sido sustraído y cuyo valor total alcanzaba los 250.000 euros.

Los detenidos en la capital de España fueron relacionados con la misma trama del caso anterior. De hecho, estos nuevos robos de endoscopios en el Hospital General Universitario de Albacete podrían estar también relacionados con la misma organización criminal que actúa a nivel internacional.

GRAN ESPECIALIZACIÓN

Los ladrones que actúan en estos centros médicos tienen un alto grado de especialización y planificación. Son grupos de individuos que estudian con detalle los lugares en los que van a proceder a la comisión de sus robos.

Previamente al día del robo acuden a los hospitales para estar al tanto de las medidas de seguridad existentes en los mismos. De esta manera consiguen reducir los riesgos de que se les pueda detectar. Además, acuden ataviados con diferentes accesorios y complementos que dificultan su identificación a través de las cámaras de seguridad.

Una vez logran acceder a la sala del hospital en la que se encuentran los endoscopios, su objeto más preciado por su elevado valor en el mercado, hacen uso de mochilas o maletas para transportar los mismos sin levantar sospechas.

El robo sufrido en el Hospital General Universitario de Albacete se suma a una extensa lista de centros médicos españoles que han sido víctimas de este tipo de grupos delictivos. La preocupación es notable dado que no parecen cesar este tipo de actos. De hecho, han aumentado considerablemente en los últimos meses, lo que está suponiendo grandes pérdidas económicas para los sistemas de salud.

Además, más allá del gran perjuicio a nivel económico, la sustracción de estos instrumentos también ha tenido sus efectos negativos sobre los pacientes. En numerosos casos, sus citas han tenido que ser pospuestas ante el robo del material necesario para sus exploraciones.

Desde SESCAM, ya trabajan para reemplazar en el menor espacio de tiempo posible, los endoscopios sustraídos en el Hospital de Albacete.