lunes, 17 junio 2024

Guardia Civil desmantela una organización internacional de tráfico de hachís

La Guardia Civil, en colaboración con la Real Policía de Gibraltar, ha desmantelado una organización criminal dedicada al tráfico de hachís a nivel internacional.

Esta actuación, que se ha desarrollado en el marco de la operación «HÉLICE/HALKÓGENO», ha permitido desarticular a una banda dedicada a introducir grandes cantidades de hachís en la Península y que, además, utilizaba Gibraltar para blanquear el dinero procedente de su actividad delictiva relacionada con el narcotráfico. Con motivo de la operación han sido detenidas 38 personas.

La Benemérita ha podido incautar un total de 3.600 kilogramos de hachís. Además, se han aprehendido una decena de embarcaciones, tres motos de agua, y se han intervenido numerosas cuentas bancarias, así como otras actuaciones relacionadas con el blanqueo de capitales.

OPERACIÓN INICIADA EN 2018

La operación dio comienzo a finales del pasado año 2018, momento en el cual la Guardia Civil tuvo conocimiento de una organización criminal que se dedicaba a introducir elevadas cantidades de hachís en la Península. Al mismo tiempo, blanqueaba el dinero procedente de esta actividad ilícita, lo que originó el inicio de la operación «Hélice».

A consecuencia de las investigaciones realizadas por los agentes, en el pasado mes de julio se decomisaron 3.500 kilogramos de hachís. En esta intervención se detuvo a 29 personas, todas ellas de nacionalidad española, en el Campo de Gibraltar y en Málaga.

Fruto de la misma se realizaron un total de 16 registros en almacenes y viviendas tanto de la provincia de Málaga como de la Comarca del Campo de Gibraltar. En el operativo se intervinieron 19 vehículos, tres de ellos procedentes de robos. También se incautaron 7 embarcaciones y 380.000 euros en efectivo.

Los investigadores de la Guardia Civil pudieron identificar a varios ciudadanos de Gibraltar que formaban parte de esta organización criminal. Entre ellos, se encontraba el cabecilla del grupo.

Esto provocó que la Guardia Civil y la unidad contra delitos financieros y blanqueo de dinero de la Real Policía de Gibraltar trabajasen en una estrecha colaboración con el fin de desarticular la organización delictiva. En ese momento, dio comienzo una investigación propia denominada «Operación Halógeno» y que se desarrolló de forma paralela a la «Operación Hélice».

9 DETENIDOS DE NACIONALIDAD BRITÁNICA EN GIBRALTAR

El pasado 22 de octubre, la «Operación Halógeno» se culminó con los registros efectuados en nueve viviendas sitas en Gibraltar. En ellos fueron detenidas nueve personas de nacionalidad británica, cinco hombres y cuatro mujeres, por supuesto blanqueo de dinero. Al mismo tiempo, la policía de Gibraltar incautó 3 yates, 3 motos de agua, 9 vehículos, dinero en efectivo y otros artículos de elevado valor.

Tras el desarrollo de la operación, el Tribunal Supremo de Gibraltar emitió una orden restrictiva bajo la Ley de ganancias Criminales para así congelar 14 cuentas bancarias. Además, fueron intervenidas tres licencias de taxi, tres establecimientos comerciales y tres propiedades residenciales.

En uno de los registros también se pudieron confiscar más de 400 bidones de gasolina, los cuales se utilizaban por las lanchas rápidas para tareas de reabastecimiento en alta mar.

La Real Policía de Gibraltar empleó un total de 70 policías en el dispositivo. Para ello contó con la colaboración de los especialistas de la Policía Militar de Gibraltar y la sección canina del Departamento de Aduanas (HM Customs). Adicionalmente, cuatro miembros de la Guardia Civil han estado presentes durante los registros.

Las nueve personas que fueron detenidas por la Policía de Gibraltar (RGP) han sido puestas en libertad bajo fianza previo pago de 10.000 libras cada uno. Además, deberán comparecer ante la comisaría de Gibraltar en abril de 2020. La investigación continua abierta y no se descartan nuevas actuaciones policiales.

En la operación han participado agentes de la Guardia Civil de las Comandancias de Algeciras y Málaga.

Una organización internacional de tráfico de hachís es desmantelada por parte de la Guardia Civil
La Guardia Civil ha incautado un total de 3.600 kilogramos de hachís, 10 embarcaciones, 3 motos de aguas y se han intervenido numerosas cuentas bancarias.

ANDALUCÍA, LA PUERTA DE ENTRADA DE HACHÍS EN EUROPA

El sur de España continúa siendo la entrada de hachís en Europa, tal y como reflejan los datos relativos a las incautaciones relacionadas con el tráfico de drogas y contrabando. La costa andaluza es la preferida por los traficantes de hachís y otras sustancias estupefacientes para la posterior distribución de la droga por todo el continente.

La situación geográfica de Andalucía le ha hecho ser una puerta de entrada natural de droga, principalmente por su cercanía con Marruecos, principal productor mundial de hachís. De esta manera, esta droga llega a España mediante la vía marítima, para luego transportarla por otras vías a otros países.

En la actualidad, más del 70% del cannabis que circula por Europa pasa por Andalucía. Sin embargo, no es la única droga que encuentra acomodo en el sur de España para llegar a clientes de todo el continente. Otras sustancias como la heroína y la cocaína también llegan a las costas andaluzas.

De hecho, Andalucía ha relevado a las Rías Baixas gallegas como puerta de entrada de la cocaína en España. Concretamente, las provincias de Cádiz, Las Palmas y Málaga son en las que mayor cantidad de esta droga se incautó en los últimos años. Esto se debe principalmente a las incautaciones que tienen lugar en los puertos.

NUEVAS RUTAS PARA LOS CARGAMENTOS DE HACHÍS

Los narcotraficantes del Estrecho buscan nuevas formas de hacer llegar los cargamentos de hachís procedente de Marruecos. De esta forma, tratan de eludir el control policial y poder conseguir su objetivo de introducir la droga en la Península con el menor riesgo posible para ellos.

El Estrecho de Gibraltar es conocida como «la autopista del hachís«. No obstante, las organizaciones criminales tratan actualmente de encontrar otras vías alternativas. Su objetivo es el de liberarse de la gran presión policial a la que se han visto sometidos a lo largo de los últimos meses.

En este sentido, la provincia de Huelva es una de las preferidas en la actualidad por los narcotraficantes. Tanto para desembarcar hachís como para otros derivados del cannabis. También lo es la costa malagueña, desde Estepona a la Axarquía. Además también se recurre con frecuencia al Guadalquivir, donde fue desarticulada recientemente la organización liderada por «El Tomate».

Por otro lado, la exploración de nuevas alternativas ha llegado a los grupos de tráfico de drogas a dispersarse por las provincias de Granada o Almería. En todos estos lugares, los narcos del Estrecho buscan la colaboración de los narcotraficantes de cada uno de esos nuevos territorios a los que se dirigen. De esta manera, tratan de colaborar para salir todos beneficiados.