lunes, 25 enero 2021 10:52

Una menor es rescatada de un pozo al que cayó por hacerse ‘selfies’

Una adolescente de 15 años fue rescatada por los bomberos tras haberse precipitado a un antiguo depósito de agua en Xàbia (Alicante), desde una altura de unos cinco metros. El suceso tuvo lugar mientras la menor trataba de hacerse unos “selfies”.

Tras recibir la atención por parte del personal sanitario trasladado al lugar de los hechos, la joven tan solo tenía arañarazos en un brazo y no presentaba ninguna lesión grave ni facturas.

El accidente se produjo en la tarde de este domingo, en torno a las 15:45 horas, en un pozo en la calle Alfarrasí, cerca de Molinos de la Plana. Al parecer, la chica se cayó al pozo por una trampilla que estaba abierta, quedando atrapada en su interior. Se cayó mientras estaba haciéndose unas fotografías. Presumiblemente, se resbaló mientras se hacia una fotografía.

Tras ser avisados por parte del servicio de emergencias 112, los bomberos se desplazaron al lugar, donde pudieron rescatarla haciendo uso de una escalera que introdujeron por el mismo hueco por el que la menor se cayó.

En el rescate también participaron la Policía Local y la Guardia Civil de Xàbia. Una ambulancia también acudió para valorar el estado de la adolescente.

ACCIDENTADA POR SELFIES EN UN MIRADOR DE XÀBIA

El caso acontecido este domingo en Xàbia no es el único de este tipo que ha tenido lugar en este municipio alicantino. De hecho, a comienzos de año, un ciclista de Sueca (Valencia) se precipitó desde cuatro metros de altura en el Cap de la Nau de Xàbia.

Este había viajado hasta el lugar junto a sus compañeros de peña ciclista en tren desde Sueca a Gandia. Desde allí fueron pedaleando hasta el mirador de Cap de la Nau, donde aprovecharon para hacerse unos “selfies”.

Uno de ellos se sentó en una barandilla para captar una instantánea, cuando perdió el equilibrio y se precipitó desde la mencionada altura. Afortunadamente para él, no cayó por el lado del mirador que da al mar, donde hay un acantilado de 100 metros de altura.

En aquella ocasión, el accidentado llegó a perder el conocimiento por unos momentos. La Policía Nacional y sanitarios de la Cruz Roja tuvieron que inmovilizarlo y evacuarlo para llevarlo en una ambulancia de Soporte Vital Básico al hospital de Dénia, donde recuperó el conocimiento.

Rescatada una menor de un pozo de cinco metros al que cayó por hacerse selfies
La adolescente cayó a un depósito de agua de unos cinco metros de agua mientras trataba de hacerse fotos. No tiene lesiones graves ni fracturas.

LOS PELIGROS DE LOS ‘SELFIES’

No son pocos los casos de accidentes fatales que se han producido a causa de obtener la foto perfecta para publicar en las redes sociales. La búsqueda de la originalidad y creatividad para captar un mayor impacto en los seguidores hace que muchas personas lleguen a poner en claro riesgo su vida con tal de conseguir la foto deseada. De hecho, son decenas las personas que pierden la vida cada año por estos arriesgados autorretratos.

Estudios recientes afirman que casi 260 personas en todo el mundo han perdido la vida entre los años 2011 y 2017 por hacerse un “selfie”. En este sentido, conviene destacar que España es el segundo país europeo con más muertes por hacerse auto-fotografías, además del cuarto del mundo.

CAUSAS DE LOS ACCIDENTES

La gran mayoría de los accidentes que se producen en relación con los selfies son a consecuencia de caídas desde una gran altura. Sin embargo, existen otras situaciones de riesgo que, en muchas ocasiones, no se contemplan y que suponen un gran riesgo, como son las tormentas eléctricas, el acercamiento a animales peligrosos o emplear objetos que pueden ser altamente dañinos.

La realización de selfies suponen un gran riesgo. Tanto por las circunstancias físicas como ambientales, por ser una actividad que hace que el cerebro se encuentre muy ocupado. Al hacerse una fotografía, la persona tiende a centrarse por completo en la imagen, incrementando la concentración para tratar de sacar bien la misma y controlando en todo momento cómo va a salir la imagen. Al mismo tiempo, la mente imagina las reacciones que originará la captura de esa instantánea.

Esto hace que se pierda atención en todos los agentes que en ese momento se encuentran alrededor. Esa concentración en la fotografía implica que se sea, por lo tanto, mucho más vulnerable a los peligros de una situación que, a priori, se cree que está controlada.

EL PERFIL: CHICO JOVEN DE 21 AÑOS

El perfil de las personas que sufren en mayor medida este tipo de accidentes al hacerse selfies se corresponde con el de un chico joven de unos 21 años.

Esto se debe a que estos adolescentes acostumbran a adoptar mayores riesgos para hacer una fotografía atractiva e impactante frente a las personas de una mayor edad y/o con mayor madurez que, aunque en muchas ocasiones también cometen irresponsabilidades a la hora de tomarse autofotos, acostumbran a hacerlas en situaciones en las que riesgo es inferior a las que tienen lugar entre el público adolescente.

EVITAR LOS RIESGOS AL HACERSE ‘SELFIES’

Dada la considerable cantidad de fallecidos y accidentados por tomarse selfies, es aconsejable tener en cuenta una serie de recomendaciones al respecto.

El primero de los puntos a tener en cuenta para poder hacerse una fotografía sin riesgo es no hacerlas cerca de animales salvajes. Aunque muchas personas sienten el impulso de hacerse un selfie con un animal que se encuentran durante una ruta, estos podrían atacar en el caso de que sientan amenazados. Los mismo ocurre en el caso de los zoológicos y similares, donde conviene no molestar a los animales ni crear situaciones de riesgo por una fotografía.

También deben evitarse lugares de tránsito de vehículos. Por ello, hay que evitar las autofotos en carreteras, cruces, pasos a nivel, etcétera, donde hay riesgo de sufrir un atropello. Se deben extremar las medidas de seguridad para evitar cualquier posible accidente.

Tampoco se debe obviar la importancia de evitar el uso de objetos peligrosos. Algunos objetos necesitan de una gran atención mientras se utilizan, por lo que utilizarlos sin cuidado puede ser un gran peligro. Este es el caso de las armas, pero también de herramientas o útiles como martillos, cuchillos, etcétera.

Por otro lado, hay que evitar las fotografías mientras se conduce. Las distracciones al volante son la tercera parte de las causas de accidentes de tráfico, con un porcentaje que sigue creciendo por culpa de los “selfies”.

Para finalizar, conviene recordar la necesidad de evitar hacerse este tipo de fotos durante tormentas eléctricas y en lugares en los que haya posibilidad de caída. De esta manera, hay que evitar acantilados, cimas de edificios, etcétera. Esta última causa, como ya hemos mencionado, supone la mayor parte de los accidentes relacionados con la toma de fotografías.