domingo, 25 septiembre 2022 03:33

Irene Montero usó a una ex escolta de Podemos como chófer y recadera

Una ex escolta de Pablo Iglesias, contratada por Podemos, ha demandado al partido por el trato “discriminatorio” de Irene Montero. La trabajadora ha denunciado que la líder de la formación morada le exigió, “fuera de su horario”, hacer de recadera para ella y sus hijos.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”62147″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

La denunciante esgrime algunas de las tareas que le encomendaba Irene Montero, como “adquirir productos de parafarmacia y droguería para bebés”, “llevarle la cena a casa desde varios establecimientos concretos de Madrid o “comprar comida para los perros”, como recoge el Okdiario. Las exigencias de Irene Montero llegaron al punto de solicitar a la ex escolta que adelantase su jornada laboral simplemente para “calentar el habitáculo del coche” con el que después la número dos de Unidas Podemos se desplaza habitualmente.

La ex escolta estuvo al servicio de Irene Montero cerca de dos años, en los que hizo de “chófer de familiares invitados al domicilio o de transporte de envíos de familiares. Incluso llegó a realizar “tareas de gestión de obras en una de sus propiedades”, según refleja la demanda por despido nulo presentada ante el Juzgado de lo Social número 3 de Madrid, y ha la que ha tenido acceso Okdiario.

LA DEMANDANTE EXIGE QUE IRENE MONTERO LE READMITA

En ese escrito la denunciante solicita recuperar su puesto de trabajo, ya que, según dicta, Irene Montero prescindió de ella tras quejarse por el trato discriminatorio recibido durante esos dos años.

La contratación se produjo a principios de 2016, cuando Podemos contrató a la demandante como “escolta personal en exclusiva” de Pablo Iglesias. Sin embargo, en septiembre de 2017 la empleada pasó al servicio de la número dos de Unidas Podemos. Es, a partir de esa fecha, cuando la ex escolta denuncia que empiezan “las órdenes” y “directrices” que exceden “de las normales”.

La demandante reclama que más allá de que Irene Montero excediera “los derechos básicos” que “deben regir una relación laboral”, además le obligaban a trabajar fuera “de la jornada legal, horario y turno asignados”, a horas intempestivas.