viernes, 7 octubre 2022 17:41

Madrid: Un taxista es encontrado degollado en el interior de su coche

Un taxista de 59 años ha sido encontrado muerto en el interior de su vehículo en la localidad de Alcalá de Henares (Madrid). Un compañero de profesión fue quién encontró el cuerpo sin vida de José Luis Espada Morales, «Pepe», quién se cree que fue víctima de un robo.

El hallazgo tuvo lugar a las 00:40 horas de la madrugada de este martes, cuando los servicios de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid recibieron la llamada por parte de un compañero de profesión de la víctima. Este encontró la puerta trasera del vehículo abierta y, al acercarse, fue cuando descubrió al taxista fallecido, que tenía una herida grave en el cuello y el cinturón de seguridad puesto.

A pesar del rápido traslado de los sanitarios del SUMMA 112 a la calle Manuel Laredo (Alcalá de Henares), nada pudieron hacer por salvar la vida de José Luis. Una vez en el lugar de los hechos, tan solo pudieron certificar su muerte. Presentaba una herida de arma blanca en el cuello, un gran corte en el tórax y daños leves en las manos.

La Policía Nacional continúa investigando el suceso, si bien la primera hipótesis que se maneja es que el crimen tuvo lugar a causa de un robo. Se sospecha que una persona le degolló para robarle y que opuso resistencia debido a las heridas cortantes que se pudieron apreciar en sus manos. También se pudo encontrar el interior del coche muy revuelto.

El grupo de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial y la Policía Científica investigan el caso y buscan algún establecimiento que pueda tener cámaras de seguridad que puedan ayudar al esclarecimiento del asesinato.

SOLO LLEVABA UN AÑO COMO TAXISTA

José Luis Espada Morales, que acababa de ser abuelo, llevaba tan solo un año trabajando de taxista y acostumbraba a hacer el turno de noche. Vecino de Alcalá de Henares (Madrid), no era el propietario del vehículo que conducía, sino asalariado del mismo.

Según los primeros indicios, la víctima podría haber recogido a un supuesto cliente, que se habría subido en el asiento trasero y, cuando ya tenía el cinturón de seguridad puesto, habría sido agredido, presuntamente, para cometer el robo.

Por el momento, se desconoce el botín que se podría haber llevado el autor del crimen, aunque se sospecha que no sería demasiado elevado, ya que había empezado poco antes su jornada laboral.

El arma utilizada para acabar con la vida del taxista fue hallada en los bajos de un coche, por lo que a través de la misma podría llegar a identificarse al autor de los hechos.

Encuentran a un taxista degollado en Madrid
La Policía Nacional, que investiga el suceso, maneja la hipótesis de que la principal causa de la muerte del taxista fue un robo.

MEDIA HORA MUERTO

De acuerdo a las primeras hipótesis, se cree que el taxista asesinado llevaba entre 30 minutos y una hora muerto cuando el servicio de Emergencias 112 recibió el aviso. Los sanitarios del SUMMA 112 se trasladaron en una UVI Móvil. Al llegar al lugar de los hechos lo encontraron en el asiento del conductor. Tenía el cinturón puesto y no pudieron hacer nada por salvar su vida.

Los cuerpos policiales correspondientes se están encargando de la investigación del caso. Para ello están recabando pruebas en el vehículo, un Toyota Prius blanco híbrido, con la franja morada de los taxis de Alcalá. También trabajan en la recopilación de imágenes y testigos, así como del itinerario que pudo llegar a realizar el taxista con su asesino.

Además se está comprobando la hora en la que comenzó el servicio y los servicios previos que realizó. No obstante, se cree que el asesino no solicitó los servicios por emisora. El crimen tuvo lugar en una zona de casas bajas en el centro de Alcalá de Henares (Madrid).

Los compañeros del fallecido han coincidido al indicar que no es una zona conflictiva ni se suelen tener problemas de atracos últimamente. Sin embargo, sí se cree que el autor del crimen buscó que le llevará a esa zona para cometer el robo. De esta manera, podría tener mayor seguridad de no ser descubierto y que no hubiese testigos que pudieran inculparle.

CONSTERNACIÓN ENTRE SUS COMPAÑEROS

El taxi del fallecido pertenece a la cooperativa Alcalá Radio Taxi. En señal de repulsa por el asesinato, ha celebrado una concentración en la plaza Cervantes de la localidad madrileña. Esta cooperativa cuenta con 70 vehículos asociados.

A razón de los hechos acontecidos, tanto la asociación Élite Taxi Madrid como Fedetaxi han dado sus condolencias a la familia y compañeros del taxista. Al mismo tiempo, han denunciado el desamparo en el que trabajan miles de taxistas en la capital de España.

Desde Fedetaxi han criticado el abandono de proyectos como «el botón del pánico» o las mamparas de seguridad en los vehículos.

En algunas ciudades españolas, como es el caso de Granada, muchos de sus taxistas cuentan con un sistema de seguridad consistente en un botón del pánico. Este les permite estar geolocalizados y en contacto directo con la Policía Local de la ciudad ante cualquier situación de alarma.

Más allá de ser un simple botón que dé el aviso de una situación peligrosa para el profesional, permite una rápida intervención por parte de los agentes. De esta manera, se incrementa el nivel de seguridad en este transporte público.

Un sistema similar y otras medidas, como la creación de un plan de seguridad con medidas específicas para taxistas es lo que se demanda desde la Federación Española del Taxi. Esta solicita la adopción de medidas de seguridad, en especial para quienes trabajan en turno de noche o en zonas alejadas y, por tanto, peligrosas.

ÚLTIMO APUÑALAMIENTO DE UN TAXISTA, HACE UN AÑO

El último caso de apuñalamiento de un taxista en la Comunidad de Madrid tuvo lugar hace un año. El 28 de de enero de 2018, en Móstoles, un taxista quedó gravemente herido tras ser asaltado por dos hombres. Estos se montaron como pasajeros y posteriormente le asestaron una puñalada en el cuello.

En aquella ocasión, le robaron la recaudación, el móvil y el GPS. Por unos pocos milímetros no le seccionaron la vena yugular y la arteria carótida. Uno de los autores del atraco decidió entregarse a la Policía, mientras que el segundo fue detenido poco después por las fuerzas policiales.