lunes, 18 enero 2021 20:06

Yolanda Díaz suena como ministra de Trabajo y Pablo Iglesias no lo niega

  • Yolanda Díaz suena como ministra de Trabajo e Irene Montero de Igualdad.
  • Pablo Iglesias no desmiente que Díaz asuma la cartera que ahora dirige Magdalena Valerio.
  • Unidas Podemos sigue negociando con el PSOE para definir sus competencias.
  • Quién ocupará qué. Esa ha sido la principal pregunta desde que se conoció el preacuerdo de coalición entre Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Se sabe que el líder morado será vicepresidente y que su formación aglutinará a tres ministros. Los nombres de estos futuros titulares son todavía un enigma, aunque ya hay algunas especulaciones. Y son varias las que sitúan a Yolanda Díaz, de IU, en el consejo de Ministros. Algo que el propio Iglesias no ha desmentido.

    Algunas informaciones señalan de que Díaz podría ocupar la cartera de Trabajo, que actualmente dirige la socialista Magdalena Valerio. Todavía nadie del partido ha confirmado esta posibilidad, pero el propio Iglesias tampoco ha dicho lo contrario cuando ha tenido la ocasión. Para los morados sería un gran logro poder controlar este Ministerio, que ya supuso un punto de desacuerdo en las infructuosas negociaciones después del 28 de abril. 

    TRABAJO PARA IZQUIERDA UNIDA

    Yolanda Díaz se disputará ser la titular de Trabajo junto a Alberto Garzón, coordinador de Izquierda Unida. Los dos suenan con fuerza para ocupar este cargo, aunque la gallega parece que lleva ventaja. La relación entre Iglesias y Garzón vivió momentos de tensión durante las negociaciones de este verano. El líder de IU se distanció de las directrices moradas y presionó para que se aceptara las propuestas del PSOE, evitando así los nuevos comicios. Incluso se desmarcó del resto del grupo, manteniendo que IU se abstendría en lugar de votar no en la fallida investidura. 

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”61245″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Esta es una discrepancia en las prioridades que ahora podría pasarle factura, quedándose sin ministerio en favor de Díaz. De momento las negociaciones se siguen manteniendo en silencio, aunque ya hay algunos indicios que delatan a los implicados. El último en hacerlo ha sido Pablo Iglesias con un inocente mensaje a través de Twitter.

    El líder de Unidas Podemos ha respondido con un tono de humor a un mensaje que precisamente destacaba que él vaya a ser vicepresidente y Díaz titular de empleo. Quique Peinado, colaborador en programas como Zapeando o Buenismo Bien, lanzaba un tweet en el que adjuntaba dos fotos de las visitas de ambos dirigentes al espacio de La SER y al lado mostraba dos titulares que anunciaban los cambios que se le vaticinan. El secretario general de Podemos no solo ha leído el citado mensaje, sino que ha respondido a uno de los comentarios del mismo en tono distendido y sin negar sendas informaciones

    UNA VICEPRESIDENCIA PARA IGLESIAS Y TRES MINISTERIOS

    Las negociaciones continúan más abiertas que nunca entre ambos líderes. De momento se sabe que el partido morado optará a una vicepresidencia y tres ministerios. Y esta vez no habrá vetos de por medio, como ya ocurrió tras el 28-A. En aquella ocasión los socialistas pusieron como condición para alcanzar consenso que Iglesias diera un paso al lado y se apartara de las pretensiones para ocupar una carga ministerial. Fue entonces cuando el nombre de Irene Montero ocupó un lugar preferente, incluso se la situó como futura vicepresidenta.

    Esto ha cambiado ahora. Iglesias será finalmente vicepresidente, sin vetos –siempre y cuando se consiga investir a Sánchez–. Aunque Montero no se quedaría tampoco fuera de un posible gobierno de coalición. Todo apunta a que la portavoz de la formación asumirá alguna cartera, por ejemplo, la de Igualdad, un ministerio que gusta especialmente a la agrupación para seguir velando por los derechos de las mujeres y luchar contra cuestiones como la violencia de género. 

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”62464″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La vicepresidencia que ostentará Iglesias también tendrá un perfil social. Y previsiblemente habrá más de una, como la económica que dirigiría Nadia Calviño, actual titular de Economía, como ya adelantó Sánchez. Trabajo e Igualdad son los dos nombres que suenan para Podemos, aunque se habla de un tercero, que podría ser Sanidad. Los de Iglesias han peleado por conseguir los ministerios de Vivienda y Transición Ecológica, pero en principio sin éxito.

    Las cuestiones relacionadas con vivienda seguirán previsiblemente bajo el paraguas de la cartera de Fomento, que actualmente dirige José Luis Ábalos. En cuanto a Transición Ecológica, la formación morada tenía mucho interés en controlar este departamento, sobre todo, para poder cumplir su premisa de abaratar la factura de la luz creando una empresa de energía pública. Algo que finalmente no se sabe si se llegará a materializar porque Teresa Ribera, actual titular de este ministerio, seguirá siéndolo.