jueves, 20 junio 2024

Desarticulada una falsa inmobiliaria que estafó a más de 40 personas

La Policía Nacional ha desarticulado en Madrid a un grupo criminal que estafó a más de 40 personas a través de una falsa agencia inmobiliaria. Ocho personas han resultado detenidas por formar parte de este grupo, que se dedicaba a «alquilar» pisos sin el conocimiento de sus propietarios reales.

Los detenidos se encargaban de captar a sus víctimas en un local que tenían alquilado en el distrito de Puente de Vallecas. Allí les mostraban los pisos que se encontraban disponibles para su arrendamiento. Para ello hacían uso de fotografías que obtenían a través de portales de Internet en los que se publican inmuebles disponibles para su alquiler. Utilizaban estos medios para enseñárselos a sus víctimas.

La organización criminal empleaba nóminas falsas para así alquilar lo que llamaban «pisos bomba». Estos son inmuebles que alquilaban y que posteriormente enseñaban y realquilaban a sus víctimas por el abono de una renta que nunca recibía su propietario legítimo, lo que les permitía completar su actividad fraudulenta.

Los integrantes del grupo criminal, que actuaba como una falsa agencia inmobiliaria, podrían haber obtenido un beneficio superior a los 50.000 euros por su actividad ilícita.

De esta manera, la banda se habría aprovechado de las dificultades existentes en el mercado de alquiler de inmuebles en la actualidad. En ella vieron una gran oportunidad para poder captar víctimas y aprovecharse de ellas para obtener importantes beneficios económicos.

La falsa agencia inmobiliaria estuvo en un local de Puente de Vallecas (Madrid) durante tres meses. Posteriormente, decidió trasladarse al distrito Centro de la capital para así continuar con su actividad delictiva.

NOMBRE Y LOGOTIPO DE UNA CONOCIDA INMOBILIARIA

Para el desarrollo de su actividad, el grupo llegó a crear un espacio de trabajo en el que estaban dispuestas mesas y ordenadores como en cualquier agencia inmobiliaria al uso. Incluso llegó a utilizar el nombre y los logotipos de una conocida inmobiliaria para generar una mayor confianza entre sus víctimas potenciales. De esta manera, les resultó más sencillo cometer su delito.

Los ocho integrantes del grupo, que han resultado detenidos, actuaban como si se tratase de una inmobiliaria real. Cada uno de ellos tenía un papel determinado dentro del falso negocio. Algunos se dedicaban a realizar gestiones administrativas, otros a la captación de clientes y el resto se dedicaba a llevar a cabo acciones comerciales o de recaudación de pagos.

DELITO DE ESTAFA

Los miembros del grupo criminal fueron identificados por los agentes de la Policía Nacional gracias a la recopilación de documentación y material informático. Una vez realizadas las correspondientes pesquisas policiales, se procedió a su detención por un presunto delito de estafa y otro de pertenencia a grupo criminal.

Uno de los detenidos, al percatarse de la investigación policial, decidió abandonar la capital de España. Sin embargo, en una de sus visitas a un familiar residente en Madrid fue arrestado.

La organización estaba perfectamente estructurada y jerarquizada, con roles claramente definidos como parte de la falsa agencia inmobiliaria. Esto les permitía actuar y desarrollar su ilícita actividad sin levantar sospechas entre sus potenciales víctimas.

Desarticulada una banda criminal que actuaba como una falsa agencia inmobiliaria en Madrid
La banda estafó a más de 40 personas a través de una falsa agencia inmobiliaria, desde la cual «alquilaban» pisos sin el conocimiento de sus propietarios reales.

CAPTACIÓN DE CIUDADANOS EXTRANJEROS

El principal objetivo de la organización criminal era la de captar a clientes que fueran ciudadanos extranjeros. Los encargados de la captación tenían instrucciones precisas de que se tratase de personas en una situación irregular.

De esta manera, la falsa agencia inmobiliaria se aprovecha de esta situación no regulada y de la inexistencia de un contrato de trabajo que les pudiera facilitar nóminas, que son los requisitos que pueden ser solicitados en otras agencias inmobiliarias para poder acceder al arrendamiento de pisos.

El grupo delictivo les facilitaba el poder alquilar pisos. Para ello solicitaba a los inquilinos el pago de reserva del inmueble, la fianza y un mes de alquiler por adelantado, sin poder realizarse ninguno de los alquileres ni la devolución del dinero.

Tras percatarse del inicio de las investigaciones policiales, los integrantes de la falsa agencia inmobiliaria abandonaron apresuradamente el establecimiento en el que desarrollaban su actividad. Sin embargo, finalmente fueron identificadas y detenidas las ocho personas que integraban el grupo criminal.

FRAUDES Y TIMOS INMOBILIARIOS FRECUENTES

En el sector inmobiliario existen una serie de fraudes y timos que son mucho más habituales de lo que se pueda pensar. Esto hace que sea importante cerciorarse de que una agencia inmobiliaria no es falsa antes de acudir a la misma.

Las agencias inmobiliarias falsas o inexistentes es uno de los fraudes más comunes. Por ello se recomienda consultar su página web y oficinas, así como comprobar si se encuentran adscritas a algún tipo de plataforma profesional, si pertenecen a alguna asociación inmobiliaria o similares. De igual forma, se puede observar si cuentan con un código deontológico inmobiliario, que pueda dar una mayor confianza, como es el caso del Código Andaluz de Calidad Inmobiliaria (CACI). Este código deontológico acredita buenas prácticas por parte de las empresas inmobiliarias.

Por otro lado, un timo inmobiliario habitual ocurre en la compra de pisos sobre plano. Se trata de una forma de inversión que permite ahorrar un porcentaje de un 10% o incluso más en la compra de un inmueble. El principal problema es que se debe pagar un dinero por adelantado al constructor, al dueño del terreno y algunas agencias.

Esto hace que se esté expuesto a una mala práctica por alguno de los intervinientes en la operación y que el dinero entregado se pueda llegar a perder si alguna de estas partes desaparece.

CARGAS OCULTAS

Además, un incidente común en el mundo inmobiliario son las cargas ocultas y los servicios añadidos. Es posible que al comprar un piso se encuentren cargas, como una hipoteca sin pagar, un embargo u otras deudas con la Administración Pública. Para evitar problemas en este sentido es recomendable preguntar por el estado de la vivienda en el Registro de la propiedad.

Al margen de estos temas legales, es importante tener en cuenta el estado físico de la vivienda. En algunas ocasiones las imágenes mostradas para el alquiler o compra de una vivienda distan mucho de la realidad. El desconocimiento de su estado puede hacer que te encuentres con problemas y vicios ocultos en el inmueble. Estos pueden hacer que la inversión final se incremente por la necesidad de realizar unas reformas inesperadas.