miércoles, 19 junio 2024

Mallorca: Detectada una red de telenarcos que reparte droga a domicilio

Agentes del Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional ha detectado en Palma de Mallorca la existencia de una red de telenarcos, quienes recurren a Internet para la venta de todo tipo de droga. La organización se encarga de vender las sustancias estupefacientes a través de Internet para posteriormente distribuirlas a domicilio.

La red trafica con todo tipo de drogas, tales como cocaína, hachís, heroína, drogas sintéticas o de diseño, siendo un negocio altamente lucrativo que ha proliferado y se ha asentado en diferentes puntos de la capital balear.

La manera de trabajar de la red es similar al de cualquier empresa de reparto de comida a domicilio. De esta manera, el cliente compra a través de Internet la droga y un repartidor es el encargado de llevarla a su domicilio.

A través de las pesquisas policiales, los agentes han podido localizar a varios de los vendedores a lo largo de los últimos meses. No obstante, se trata de una actividad delictiva muy complicada de detectar.

Este nuevo método empleado por los telenarcos para traficar con sustancias estupefacientes es muy rentable para los narcotraficantes y además muy ágil. Gracias a él los vendedores de este tipo de sustancias ilícitas tratan de evitar las actuaciones policiales habituales en los tradicionales puntos fijos de venta de droga.

Los nuevos telenarcos nacen de históricos clanes y mafias que desde hace años controlan el mercado de la droga en Mallorca. De esta forma, lo que han hecho es modernizarse y adaptarse al mercado actual, con una nueva estrategia con la cual pueden obtener grandes beneficios.

LOS TELENARCOS DISTRIBUYEN LA MERCANCÍA A DOMICILIO

Con la venta online de droga, la red establece diferentes claves con sus clientes habituales. De esta manera logran agilizar los pedidos al máximo y optimizar los tiempos de entrega. Los telenarcos acuden a los domicilios de sus clientes para hacer efectiva la entrega de la mercancía.

Aunque en un principio podría parecer algo muy arriesgado, al tratarse de pequeñas cantidades de droga, si son interceptados o detectados por los cuerpos de seguridad, los distribuidores pueden alegar que se trata de sustancias estupefacientes para consumo propio. En este caso, los agentes actuarían en consecuencia con una sanción administrativa, pero podrían llegar a eludir el delito de tráfico de drogas.

En el caso de los nuevos clientes, el realizar los pedidos no es tan sencillo como en el caso de los clientes habituales. No obstante sigue siendo un método muy efectivo. Para ello basta con tener algunos conocimientos en la denominada darkweb o Internet oscura. De esta forma, tras realizar el pago y en apenas unas horas, se recibe a un repartidor de droga en el domicilio. Este deposita la droga en el buzón o en el lugar que se haya establecido.

En algunos casos, los telenarcos recurren incluso a páginas de compraventa de productos en las que ofertan todo tipo de sustancias estupefacientes. En este caso suelen apostar por anunciar en un primer momento pastillas de Viagra y similares. Una vez establecido el contacto con su posible cliente, también les ofrecen heroína, cocaína o drogas de diseño, entre otros.

Un grupo de telenarcos que distribuye droga a domicilio es detectado en Mallorca por la Policía Nacional
Los distribuidores de la droga acuden a los domicilios a entregar la mercancía con pequeñas cantidades para mayor seguridad en el caso de ser detectados o interceptados por los cuerpos policiales.

TELENARCOS COMO ALTERNATIVA A LA COMPRA CON RIESGO DE LA SOLEDAT

La compra de droga en La Soledat se ha convertido en un gran riesgo para muchos compradores. En el último mes se han dado varios incidentes, entre ellos varios hombres apuñalados. Por ello, muchos consumidores habituales de droga han decidido cambiar sus puntos de venta.

Por este motivo, a lo largo de los últimos meses el mercado de droga en el poblado de Son Banya ha repuntado y ha incrementado sus ventas. Tras haber logrado un desplome de hasta un 38% en los últimos cuatro años en datos hasta el pasado mes de mayo, desde entonces ha existido un claro aumento en el tráfico de droga en la zona.

El poblado chabolista de Son Banya está considerado el mayor supermercado de la droga en Palma de Mallorca. Su facturación por venta a clientes particulares durante un fin de semana puede superar los 100.000 euros de beneficio.

El nuevo método de venta a través de los telenarcos es una opción que ha ganado adeptos en la isla. En gran parte se debe al deseo de los consumidores de evitar problemas al acudir a barrios como La Soledat. De esta forma, pueden recibir la droga en su propio hogar y de manera segura.

EL CONSUMO DE COCAÍNA EN BALEARES SUPERA AL ALCOHOL

La cocaína es la droga más consumida en las Islas Baleares. Los adictos a esta sustancia han aumentado en un 11% en los últimos cinco años, siendo la principal droga en el 40% de las personas que ingresan en la asociación Proyecto Hombre. Por su parte, el alcohol se mantiene en torno al 30%.

Cuatro de cada diez personas que han comenzado un tratamiento de desintoxicación durante el pasado año están enganchados a la cocaína. Es un dato preocupante teniendo en cuenta la tendencia alcista del consumo de esta sustancia estupefaciente. Desde el año 2016 ya supera al consumo de alcohol, que se mantiene estable.

Estos datos contrarrestan con la situación que se vive en el resto de España,donde el alcohol es más consumido (37,3%) con respecto a la cocaína (34,9%). La principal causa de que haya una mayor variación en este aspecto radica en la existencia de una mayor oferta de ocio. Esto provoca que haya un mayor auge en el consumo de cocaína.

SUBE EL CONSUMO DE ÉXTASIS Y ‘SPEED’

Por otro lado, el tráfico de drogas de diseño, concretamente el éxtasis y el speed también ha aumentado en Mallorca. Este verano ha subido el número de jóvenes que han ingerido estas sustancias, que están ligadas al ocio de la isla. Por este motivo, con la llegada de discotecas, conciertos, festivales…, se registra un repunte durante la época estival.

Hay que tener en cuenta que la edad media de inicio en el consumo de drogas entre los estudiantes en las Islas Baleares se sitúa entre los 14 y los 15 años. El primer contacto con el alcohol se produce a los 14 años, mientras que con el cannabis tiene lugar a los 14,7 años de media y, con la cocaína, a los 15,6 años de media.