jueves, 26 mayo 2022 04:23

La unión de la derecha se refuerza con la investidura de Sánchez

  • PP, Ciudadanos y Vox se han intercambiado guiños durante la investidura.
  • Los populares quieren unir a las fuerzas constitucionalistas y no se olvidan de la idea de España Suma.
  • Ciudadanos ha lamentado que Sánchez no se inclinara por el pacto a tres con el PP. 
  • PP, Ciudadanos y Vox han mostrado su buena relación durante la sesión de investidura que ha hecho a Pedro Sánchez presidente del Gobierno este martes. Los tres partidos han apostado por su acercamiento como única salida para hacerse más fuertes como oposición, ahora que hay un nuevo ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. 

    El PP ha vuelto a anunciar su intención de liderar “una reagrupación de los constitucionalistas”, algo que implicaría cercar sus alianzas con formaciones como Ciudadanos –con quien ya tiene una magnífica relación–, Vox y algunos otros grupos minoritarios como Navarra Suma (UPN) o Foro Asturias. Durante la sesión de investidura estos partidos se han intercambiado guiños, indirectas e incluso se han aplaudido mutuamente durante sus intervenciones. 

    PP Y VOX, EL REY Y AZAÑA EN LA INVESTIDURA

    Los discursos de Pablo Casado, presidente del PP, y Santiago Abascal, líder de Vox han anotado varias similitudes. El popular ha empezado sus palabras reivindicando el papel de la Constitución del 78 y del Rey, algo que ha gustado en la bancada de los ultraderechistas, que han aplaudido a Casado. El líder del Partido Popular también ha aprovechado sus minutos en el atril del Congreso para recordar una frase del presidente de la República Manuel Azaña. “Yo les tolero que ataquen a la República pero nunca les toleraré que ataquen a España”, ha citado Casado.

    El presidente de los populares no ha querido finalizar su intervención sin insistir en que su formación liderará “la reagrupación de los constitucionalistas que no quieren volver a esa España anaftalinada a la que la izquierda radical invoca”. Con este mensaje, Casado apela directamente al resto de partidos que se consideran constitucionalistas y que han decidido no sumarse al “sí” a Sánchez. Vox es el mayor de esos aliados, con 52 diputados. El resto sería Ciudadanos, Foro Asturias y Navarra Suma, que, junto a PP y Vox, han dicho “no” al candidato socialista.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»69378″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Las palabras de Abascal durante la segunda votación a la investidura han guardado similitudes con las de Casado. El líder de Vox ha citado la misma frase de Azaña, resaltando que tanto el presidente del PP como él habían pensado de la misma forma. Para finalizar su intervención, el ultraderechista ha lanzando un mensaje de fraternidad y de nuevo ha apelado al jefe del Estado con mirada incluida a la bancada popular. “En estos momentos de extrema preocupación, de perplejidad, de zozobra y de indignación, me uno al sentimiento de millones de españoles y muchos diputados de distintos grupos de esta Cámara diciendo viva el Rey y viva España”, una despedida que el resto de diputados de Vox han acompañado gritando a unísono “¡viva!”. 

    CIUDADANOS Y ESPAÑA SUMA

    La buena sintonía entre Ciudadanos y PP también ha quedado clara durante la votación de este martes. Los populares han apelado a las fuerzas constitucionalistas y su principal aliado en la Cámara Baja es precisamente el partido de Inés Arrimadas. La portavoz de los naranjas ha enfocado su discurso en duras críticas a Sánchez y ha vuelto a insistir en que “los españoles tenemos que darle una alternativa de sentido común” a la actual fórmula de Gobierno.

    Arrimadas ha lamentado nuevamente que no saliera adelante “la vía 221”, la propuesta de gobernabilidad que ella misma ideó en la que se incluía al PP y a Ciudadanos. La dirigente de la formación naranja ha recriminado a Sánchez que “podría haber aislado a los nacionalistas y populistas y hacer un acuerdo amplio y constitucionalista” que garantizara “grandes acuerdos de Estado que den estabilidad a esta legislatura” y donde se tuviera en cuenta a su partido y al de Pablo Casado. 

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»69370″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Los populares saben que necesitan apoyarse en Ciudadanos para sostener una oposición fuerte y no se rinden con la idea de España Suma. Fuentes del partido no descartan que esta idea pueda materializarse en un futuro no muy lejano, sobre todo ahora que Cs está en horas bajas y el país va a estar capitaneado por un gobierno de izquierdas. Desde el PP recuerdan que esta fórmula ya funcionó con Navarra Suma y están abiertos a repetirla a nivel nacional o en otras comunidades autónomas.

    Las siguientes elecciones que volverán a reavivar esta posibilidad son las del País Vasco, donde las derechas están en clara desventaja. Ni Ciudadanos ni Vox tienen representación y el PP tampoco cuenta con un gran peso parlamentario en la comunidad. Algunos dentro de ambos partidos han mostrado su inclinación a esta alternativa, que aglutinaría el voto de la derecha y haría útil los apoyos a la formación naranja. Sin embargo, los de Arrimadas siguen reticentes a perder su única seña de identidad, sus siglas, y no se han mostrado abiertamente partidarios de esta idea. De momento.