sábado, 16 enero 2021 09:41

La jefa de Gabinete de Montero defendía los asaltos a supermercados de Gordillo

  • Amanda Meyer Hidalgo, exmiembro de Izquierda Unida en Andalucía, es la directora de Gabinete de Irene Montero.
  • Meyer se vio afectada, como miembro de IU, por los asaltos a supermercados que impulsó en Andalucía Juan Manuel Sánchez Gordillo.
  • La andaluza defendió las acciones de Gordillo frente a las críticas de muchos partidos, incluido el suyo.
  • Irene Montero ha formado un equipo de mujeres para liderar la importante tarea del Ministerio de Igualdad. Su directora de Gabinete será Amanda Meyer, quien ha tenido una trayectoria política importante como miembro de Izquierda Unida, especialmente en la Junta de Andalucía. Durante su etapa en la comunidad autónoma trató diversos temas, incluidos los asaltos de su compañero en IU Juan Manuel Sánchez Gordillo a los supermercados; un acto muy criticado por muchos partidos, pero que Meyer defendió.

    “En este momento de crisis, cuando están expropiando al pueblo, queremos expropiar a los expropiadores, esto es, terratenientes, bancos y grandes superficies, que están ganando dinero en plena crisis económica”, dijo en 2012 el diputado de IU Gordillo mientras entraba a un supermercado. Este gesto saltó a todos los titulares de los medios y obligó a todos los partidos políticos a tomar una posición.

    La mayoría criticó duramente el gesto de Gordillo, incluidos muchos miembros de Izquierda Unida. “Sánchez Gordillo se manifiesta contra la participación de IU en el Gobierno. Yo, contra la barbaridad de que este diputado asalte supermercados”, escribió entonces en su cuenta de Twitter el entonces presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ahora condenado a prisión tras el juicio de los ERE de Andalucía. En IU se respiraba un ambiente de tensión, pero Meyer no entendió que se señalara a Gordillo, cuando era el “débil” de la ecuación.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71205″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Las palabras de Griñán no gustaron a Meyer, quien no tardó en replicarle y defender a su compañero de partido. “Presidente no señale al débil mientras nos roban a manos llenas gracias a la reforma constitucional que pactaron ustedes con PP”, escribió quien ahora es la mujer de confianza de Irene Montero.

    Los revolucionarios de Gordillo, el líder, fueron a un supermercado de la cadena Mercadona en Écija y llenaron una serie de carros de la compra con todo tipo de productos sin cortarse (y sin pagar). Aceite, azúcar, pasta, bollería… todo lo que pasaba frente a los revolucionarios acababa en su carro para después saltarse la caja y ni si quiera pestañear al pasar por delante de las cajeras (o cajeros).

    El miembro de IU Gordillo siempre defendió que todos los alimentos que habían robado, o “expropiado”, fueron a parar a una ONG. Pero la semilla de la revolución estaba sembrada. Y las acciones de Gordillo no quedaron sin respuesta. Mientras Mercadona anunciaba que iban a denunciar a los asaltantes, en Arcos otro grupo de expropiadores se echaron a las calles, carrito de la compra en mano, para continuar la revolución que estaba arrasando en Andalucía. “La consigna es clara. Entrar, si podemos, y coger artículos de primera necesidad. Solo artículos de primera necesidad”, decía el grupo mientras se disponían a asaltar un Carrefour.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71172″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    “Ni chocolate, ni yogures, ni postres. Azúcar, aceite, legumbres, leche, galletas normales de las María de siempre”, afirmaron los asaltantes del Carrefour. Lo tenían claro, se trataba de hacer un gesto simbólico para demostrar a los poderosos que los de abajo podían tomar las riendas.

    En este contexto, muchos de los miembros de Izquierda Unida levantaron la voz contra Gordillo y criticaron su actitud. Sin embargo, hubo algunos dentro de la formación a nivel autonómico que defendieron, o al menos entendieron, los asaltos a supermercados. Meyer, quien ahora es un alto cargo del ministerio de Igualdad, consideró que todas las críticas y mofas a estos grupos vulnerables no eran de buen gusto.

    Para Meyer, la culpa de que Gordillo estuviera asaltando supermercados era del Partido Popular, de la reforma laboral que ahora Unidas Podemos junto a los socialistas no derogarán en su totalidad, y de la corrupción que tanto ha robado a los ciudadanos.