martes, 19 enero 2021 08:39

Marxistas y del Rayo, liberales y del Athletic, el guiño de Iglesias a Abascal

  • Políticos de izquierda y derecha debaten a través de Twitter sobre el pin parental.
  • Pablo Iglesias le ha comentado a Santiago Abascal que los hijos de este pueden ser marxistas y del Rayo Vallecano y los suyos liberales y del Athletic.
  • Pablo Echenique bromeaba sobre su trabajo y publicaba que montaría "ejército de comunistas" para robar niños
  • La polémica medida del pin parental de Vox sigue creciendo y esta vez ha llegado a las redes sociales. El líder del partido de ultraderecha, Santiago Abascal, y el vicepresidente Pablo Iglesias se han enzarzado en twitter debido a la cuestión de ¿quién educa a los niños? y finalmente el de Podemos ha augurado que con el modelo de educación que ellos defienden, los hijos de Abascal pueden ser “marxistas y del Rayo” y los suyos “liberales y del Athletic“.

    Este cruce de tweets comenzaba con otro político y es que Iglesias decidió responder a unas declaraciones del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, que afirmaba que el debate debía trasladarse a “si los padres quieren que Pablo Iglesias eduque a sus hijos“, a lo que el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 contestaba que la derecha odia una escuela pública y que la responsabilidad de la enseñanza recaería en los profesores.

    “A los niños no los tenemos que educar ni tú, ni yo, ni Abascal, ni el cardenal Cañizares, sino los profesores de la escuela pública. Eso es lo que odiáis, una escuela pública que dé a los niños la mejor educación independientemente del dinero o la ideología de sus padres”, publicó Iglesias.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71118″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La respuesta de Almeida no se hizo esperar y unas horas más tarde respondía a Iglesias que “aunque no te lo creas también hay profesores, y buenos, no solo en la pública, sino también en la concertada y en la privada. Esto es libertad de elección, lo tuyo es odio y adoctrinamiento“.

    Tras esto, llegó la aparición de Abascal, que por alusiones, entraba a reprender a Iglesias y afirmaba que a sus hijos no los iba a educar la “secta comunista” de Podemos. “No Pablo. A los tuyos los educas tú. A los míos yo. Y los conocimientos se la darán los profesores de la escuela pública o de la que elijamos los padres, que a eso también tenemos derecho. Lo que es seguro es que a los míos no vas a educarlos tú ni los de tu secta comunista“, sentenciaba el líder de Vox.

    Tiempo después y de una manera más ‘desenfadada’, Iglesias volvía a hacer uso de twitter para contestar a Abascal y recordarle que lo importante es que los niños “crezcan en libertad” independientemente de cómo sean o cómo piensen. “De lo que se trata Abascal es de que tus hijos y los míos crezcan en libertad sea cual sea su orientación sexual y de que reciban una educación que les permita elegir sus ideas“, tuiteaba Iglesias antes de sugerir que “quien sabe, igual tus hijos acaban siendo marxistas y del Rayo” y los de Iglesias “acaban siendo liberales y del Athletic”, sentenciaba acompañado por un emoji guiñando un ojo.

    ECHENIQUE Y EL ROBO DE NIÑOS A SUS PROPIETARIOS

    El pin parental se ha convertido en el epicentro de las discusiones y burlas de los políticos. Esta medida, tal y como lo plantea Vox, es una solicitud escrita que va dirigida a los directores de los centros educativos en la que los padres piden que les informen, previamente a través de una autorización expresa, sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones sobre la identidad de género, el feminismo o la diversidad LGTBI. Vox considera que estos contenidos pueden ser “intrusivos” para la “conciencia” y la “intimidad” de los menores.

    Los partidos principalmente contrarios a Vox han tachado la medida de “problema inventado” y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado en una entrevista a TVE que “no hay pin que valga“. Asimismo, durante el Consejo de Ministros del pasado viernes, la Ministra de Educación, Isabel Celaá, afirmaba que los hijos no eran propiedad de los padres. Una afirmación que provocó las bromas entre el sector de la derecha pero también de Podemos.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71153″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    También este lunes, Pablo Echenique, a primeras horas del día, usaba twitter para dar los buenos días a sus seguidores y reconocer que marchaba con “ilusión” a trabajar. Una labor, que de forma irónica, afirmaba que consistía en robar a niños de sus propietarios con un “ejército de comunistas“, además de “gastar trillones de euros” en facilitar su acceso al Congreso de los Diputados. “¡Buenos días! Marcho ilusionado al trabajo. Hoy toca montar un ejército de comunistas para robarles los niños a sus propietarios (sus padres) y gastar trillones de euros en rampas, pasillos más anchos, plataformas elevadoras y demás caprichitos. ¡A por el lunes!”.