jueves, 21 enero 2021 06:25

La periodista Jean Carroll pide una prueba de ADN a Trump por violación

Los abogados que defienden a la periodista Jean Carroll, que acusa al presidente Donald Trump de violarla en la década de 1990, solicitan una prueba de ADN para determinar si sus fluidos están en el vestido que ella usó durante el encuentro.

Los representantes de la columnista notificaron el jueves a uno de los abogados de Trump el requerimiento de una muestra para el “análisis y comparación con el ADN masculino no identificado presente en el vestido”.

Jean Carroll presentó una demanda por difamación contra Trump en noviembre de 2019 después de que el presidente negara su acusación diciendo que estaba “mintiendo totalmente” y que él no la conocía. En dicha demanda, la periodista asegura que el presidente manchó su reputación y dañó su carrera llamándola mentirosa. En aquel momento, Trump aseguró en declaraciones a The Hill “Número uno, ella no es mi tipo. Número dos, nunca sucedió. Nunca sucedió, ¿de acuerdo?”.

La abogada Roberta Kaplan, en representación de Jean Carroll, pidió analizar el vestido que llevaba la periodista el día de los hechos, y, en el informe de laboratorio se establece que el ADN encontrado en las mangas era una mezcla de al menos cuatro personas. Al menos uno de ellos es hombre. Según aseguró la propia columnista en Twitter, su abogada envió los resultados del análisis al representante de Trump, requiriéndole una prueba de ADN.

En un artículo publicado en New York Magazine en junio de 2019, Jean Carroll aseguró que Trump la violó en el probador de una tienda de lujo de Manhattan a mediados de la década de 1990. En una declaración emitida el jueves, Carroll asegura que “el ADN masculino no identificado en el vestido podría demostrar que Donald Trump no solo sabe quién soy, sino que también me agredió violentamente en Bergdorf Goodman”.

En enero, los abogados del presidente Trump le pidieron a un juez que desestimara el caso de difamación argumentando que la demanda no puede ser juzgada en un tribunal del estado de Nueva York porque sus declaraciones se hicieron en Washington DC. El abogado de Trump, Lawrence S Rosen, escribió en ese momento que la ley de Nueva York no permite demandas por difamación por declaraciones hechas en otros lugares, excepto en circunstancias que el caso de Carroll no cumple.

Roberta Kaplan dijo que era “obviamente ridículo” que Trump no pueda ser demandado en Nueva York, y describió las acciones de sus representantes como “un esfuerzo transparente para evitar el descubrimiento a toda costa de un caso que le involucra en una agresión sexual”.