martes, 19 enero 2021 12:52

Detenidas 11 personas de un grupo relacionado con el tráfico de heroína

La Guardia Civil y la Policía Nacional han desarrollado una operación conjunta que se ha saldado con la detención de 11 personas relacionadas con el tráfico de heroína. Los arrestados son de diferentes nacionalidades y tras esta operación se ha dado por desarticulado el importante grupo criminal, que preparaba vehículos con caletas altamente sofisticadas e indetectables en la capital de España.

Con motivo de la investigación policial se practicaron cuatro registros domiciliarios en Vigo, Illa, Carballo y Madrid, además de en una nave industrial en Humanes (Madrid). En total se han aprehendido 20 kilos de heroína, 40.000 euros en efectivo, 11 vehículos, una escopeta y un arma simulada. También se incautó una maquinaria para envasar al vacío y numerosos equipos informáticos y teléfonos.

La operación policial se inició a comienzos del mes de enero de 2019, momento en el que se tuvo constancia de un gran repunte en la venta de sustancias estupefacientes en Carballo (A Coruña). Los agentes de la provincia gallega decidieron centrar su investigación en Goians. Allí se controló un domicilio en el que residía una pareja con antecedentes por tráfico de heroína y otras sustancias estupefacientes.

LÍDER ALBANÉS

Tras haber mantenido un exhaustivo control sobre el domicilio, los agentes detectaron numerosas visitas llevadas a cabo por parte de un ciudadano de nacionalidad albanesa. Este individuo había salido recientemente de prisión y ya era conocido por los investigadores tras ser detenido en 2017. En sus visitas extremaba las medidas de seguridad para evitar su detección.

Fruto de las pesquisas realizadas por los agentes se pudo conocer que este hombre estaba asentado en la Illa de Arousa. No realizaba ningún tipo de actividad remunerada conocida y se le veía conduciendo varios turismos de gama alta, lo que elevó las sospechas. El albanés se relacionaba con diferentes personas vinculadas al tráfico de droga.

De hecho, se pudo detectar que mantenía una estrecha relación con otro individuo con antecedentes por narcotráfico que visitaba con frecuencia la capital de España.

La organización criminal contaba con un líder de origen albanés. Este se encargaba de establecer el contacto con diferentes compradores de heroína en Galicia, así como para mantener negociaciones. El grupo delictivo mantenía un gran nivel de sofisticación, con elevadas medidas de seguridad a la hora de mantener sus reuniones, llevar a cabo sus desplazamientos y comunicarse entre ellos.

TALLER CLANDESTINO

La red criminal tenía a su disposición un taller clandestino que se encontraba localizado en el polígono madrileño de Humanes (Madrid). Allí los vehículos que utilizaban para cometer robos eran guardados durante varios meses, siendo transformados instalando en su carrocería e interior de ellos habitáculos sofisticados de gran tamaño. Estos habitáculos estaban recubiertos de plomo e indetectables ante los controles policiales para esconder la droga.

Después de que los vehículos se preparasen para realizar el transporte, se rematriculaban con placas de Rumanía. A continuación se entregaban a los responsables de efectuar los desplazamientos en ellos a diferentes países de Europa, principalmente a los Países Bajos. Allí cargaban la heroína y regresaban a España.

Estos vehículos eran dirigidos en ocasiones de una forma directa a Galicia, mientras que en otras ocasiones regresaban a la nave de la organización en Madrid, donde la sustancia estupefaciente era traspasada a otros vehículos para luego ser llevada a tierras gallegas.

11 personas han sido detenidas por formar parte de un grupo criminal dedicado al tráfico de heroína
Los perros detectores de droga hallaron parte de la droga enterrada entre tierra y lodo a una profundidad de 1,50 metros.

HEROÍNA ENTERRADA

Una vez que la heroína llegaba a Galicia procedente de Madrid se ocultaba en zonas boscosas de difícil acceso. La droga se enterraba en diferentes puntos para así dificultar el hallazgo por parte de la policía.

Cuando la banda tenía algún pedido, antes de proceder a la entrega de la droga a alguno de sus clientes habituales, los integrantes de la misma acudían a estas zonas boscosas manteniendo estrictas medidas de seguridad para desenterrar la cantidad de heroína solicitada.

Una vez que se desenterraba la droga, esta se trasladaba en dos vehículos. Uno de ellos era utilizado como coche lanzadera, con el objetivo de detectar los controles policiales y así poder eludirlos.

11 DETENCIONES Y 5 REGISTROS

En el pasado mes de enero, los investigadores detectaron uno de los coches preparados en Madrid a su regreso a España desde Holanda. Se inició su seguimiento hasta Vigo (Pontevedra), donde se interceptó. En sus huecos ocultos se intervinieron 10,5 kilogramos de heroína.

En esta operación se realizaron 11 detenciones y 4 registros domiciliarios, además de un quinto registro en un taller clandestino localizado en Madrid. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.

En el registro practicado en una vivienda unifamiliar de Carballo (A Coruña) se intervinieron numerosas dosis de cocaína y heroína listas para su comercialización. También se hallaron 35.000 euros en efectivo, una escopeta de repetición municionada y con cañón recortado, así como una arma corta simulada.

En la finca del exterior de la vivienda, los perros detectores de drogas localizaron un lugar en el que podría hallarse más droga. Una vez excavada en la zona, se localizó una bolsa de más de 9,5 kilogramos de heroína a una profundidad de 1,50 metros. La droga estaba impermeabilizada y empaquetada de la misma manera que la hallada en el interior del vehículo interceptado en Vigo unos días antes.

A estos efectos aprehendidos se le deben sumar 62 gramos de heroína y 93 gramos de cocaína que estaban preparadas para ser vendidas de forma inmediata a sus clientes.

SEIS PERSONAS DETENIDAS POR TRÁFICO DE COCAÍNA Y HEROÍNA EN OURENSE

Agentes de la Policía Nacional de Ourense han detenido a cuatro hombres y dos mujeres en un narcopiso en la zona de San Francisco. En la operación se han intervenido varias dosis de heroína, cocaína y metadona.

Esta operación se inició en el pasado mes de septiembre, después de que la policía tuviese conocimiento del traslado de numerosas personas al barrio de San Andrés para adquirir sustancias estupefacientes, principalmente heroína. Las correspondientes investigaciones pudieron confirmar que consumían la mercancía adquirida en el interior de un narcopiso o en un callejón cercano al mismo.

El servicio de vigilancia del Grupo de Estupefacientes permitió identificar y cachear a cuatro personas que el pasado 29 de enero salieron del edificio. Entre los efectos intervenidos a estas personas se encontraban, en total, 43 envases de medicamentos, tres de ellos con metadona, así como una balanza de precisión, cuatro envoltorios de plástico con heroína y una bolsa de plástico con 14,55 gramos de cocaína.

Cuatro fueron las personas detenidas en esta primera intervención, tres hombres: uno de Asturias de unos 50 años de edad con seis antecedentes; otro de 48 años de Ourense con nueve arrestos previos; y un tercero, suizo de 46 años con 17 detenciones previas. A ellos se debe sumar una mujer de 46 años y nacionalidad brasileña con dos antecedentes.

En la mañana del día 31 de enero se realizó la entrada y registro del domicilio investigado. Allí se aprehendieron 210 euros, tres papelinas de heroína y una papelina de cocaína. Además se produjo la detención de la pareja inquilina de esta vivienda: un hombre de Verín de 51 años, con 18 antecedentes; y una mujer de 52 años, con 10 arrestos previos.