domingo, 1 agosto 2021 07:14

Abascal asegura que hoy se reúnen “un presidente ilegítimo con uno ilegal”

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha definido este jueves el encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra como la reunión entre “un presidente ilegítimo con un presidente ilegal”. Y ha defendido que la respuesta al desafío independentista debería ser la ilegalización de todos los partidos secesionistas, incluido el PNV si no renuncia a este objetivo.

Abascal cree que Sánchez no debería mantener ningún encuentro con Torra, un presidente que ha sostenido que solo sigue como presidente de la Generalitat por “la debilidad” del Gobierno. “No entendemos que de manera ilegal permanezca en el cargo”, ha reconocido.

Por su parte, ha insistido en que Sánchez es jefe del Ejecutivo de manera “ilegítima”, ya que “mintió a los españoles” con el objetivo de llegar al Palacio de la Moncloa. “Otra cosa es que sea ilegal, pero es ilegítimo”, ha sostenido.

Frente a esto, cree que la respuesta del Ejecutivo debería ser la aplicación de la ley y la ilegalización de los partidos secesionistas, como ya reclamó Vox con una iniciativa en el Congreso de los Diputados. Según ha explicado, el fundamento de la Constitución es la unidad nacional y, por tanto, no debe permitirse ningún partido que ataque a ese fundamento constitucional.

TAMBIÉN SE VOTABA A HITLER

Además, Abascal ha dicho que no debe tenerse en cuenta el apoyo en las urnas que obtienen esos partidos. “También votaban los ciudadanos a Hitler en Alemania“, ha apuntado incluyendo al PNV en esta ilegalización si no renuncia a su discurso secesionista.

Si no se toman estas medidas, cree que el resultado que acabará habiendo “ruptura de la unidad nacional” en España, ya que el estado descentralizado ha servido durante los últimos 40 años para “envalentonar todavía más” a los separatistas.

Según ha explicado, se puede aspirar a reformar la Constitución, pero a través de los canales legales. Ha puesto como ejemplo el caso de Vox, que quiere reformas algunos puntos de la Carta Magna, pero “respetando los procedimientos”. “Es la misma diferencia entre quien quiere comprar un coche y quien quiere robarlo”, ha explicado.