jueves, 21 enero 2021 12:30

Dos años de cárcel por difundir una foto de la víctima de La Manada

El juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona ha condenado a dos años y un día de prisión a un hombre vallisoletano por la difusión en Internet de una foto de la joven madrileña víctima de “La Manada” mientras fue violada en la noche de San Fermín de 2016.

El hombre, de unos 30 años e ideología ultraderechista, está condenado como autor responsable de un delito contra la integridad moral, además de un delito de revelación de secretos. A la hora de publicar la la mencionada imagen, le acusó de mentir en su denuncia y le proliferó insultos a través de su cuenta en la red social Twitter.

En la resolución, contra la que cabe recurso, se le condena además a abonar 6.000 euros en concepto de indemnización a la víctima por el daño moral causado, así como al pago de una multa de 4.680 euros.

FOTO DE LA VIOLACIÓN DE LA MANADA

El juez considera probado que el día 6 de diciembre de 2017, el acusado publicó en su cuenta de Twitter una fotografía en la que se veía a la joven madrileña manteniendo relaciones sexuales con uno de los miembros de “La Manada”. Concretamente aparecía en la imagen junto a José Ángel Prenda, uno de los condenados a 15 años de prisión por las agresiones sexuales.

A la imagen le acompañaba el siguiente texto: “La chica supuestamente violada por la Manada ha pedido que no se difunda esta imagen porque quizá pensemos que solo era una golfa borracha“.

La publicación se compartió en 16 ocasiones, además de recibir 13 “likes” y 64 comentarios. Esto provocó, según la sentencia, una “revictimización” de la joven.

UTILIZADA PARA PERJUDICAR A LA VÍCTIMA

El juez considera que el acusado utilizó la fotografía para perjudicar a la víctima. En la sentencia se indica que el acusado obtuvo la imagen por “algún medio que se ignora”. Sin embargo, hace hincapié en que utilizó la misma con ánimo de divulgar y difundir la misma. De hecho, hizo uso del hashtag #LaManada para favorecer su difusión.

En el fallo se indica que con la publicación de la imagen el acusado no obtuvo ningún beneficio. Lo hizo por el simple hecho de perjudicar a una persona a la que ni siquiera conocía. Ante la difusión de la misma, el juez indica que “la denunciante se ha visto ridiculizada y avergonzada“.

Con motivo del “tweet” publicado, familiares y conocidos, que desconocían que era la víctima en el procedimiento, se enteraron de quién era.

Condenado a dos años y un día de prisión por difundir una foto de la víctima de La Manada mientras era violada
El hombre, de unos 30 años e ideología ultraderechista, difundió la imagen además de acusar a la víctima de mentir en su denuncia e insultarle a través de su cuenta de Twitter.

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO

La víctima de La Manada tuvo que recibir tratamiento psicológico tras ser identificada por terceras personas. Esto le llevó además a abandonar sus estudios universitarios y a mudarse al extranjero durante tres meses.

Los hechos que han sido declarados probados son constitutivos de un delito de revelación de secretos. Se pudo constatar que hombre residente en Valladolid no tenía autorización para acceder a datos reservados de carácter personal; tenía conocimiento del origen ilícito y no tomó parte en el descubrimiento; y difundió y reveló datos a terceros con el fin de descubrir secretos y vulnerar la intimidad de la víctima.

Sobre el condenado también recae una querella por injurias. Fue interpuesta por la víctima en el juzgado número 12 de Valladolid. En el acto de conciliación el acusado reconoció ser quien escribió el texto, pero rechazó la “valoración injuriosa” que se realiza del mismo. Tampoco se disculpó con la víctima por lo ocurrido.

EN LAS LISTAS DEL GRUPO ULTRA DEMOCRACIA NACIONAL

El ahora condenado a dos años de cárcel formó parte de las listas del grupo ultra Democracia Nacional de cara a los comicios de 2015. Es una persona muy activa en las redes sociales, donde se define como “republicano, socialista, antisionista, iberista, socialista y nacionalista”.

En su cuenta personal de Twitter acostumbra a compartir las publicaciones realizadas por Santiago Abascal y la cuenta oficial de VOX. Además, en su perfil se pueden encontrar publicaciones contra el feminismo y la inmigración, entre otros.

LA MANADA VIRTUAL

El vallisoletano no es el único miembro de la denominada “La Manada virtual” que está acusado por difundir por Internet datos de la víctima. El juzgado número 6 de Barcelona investiga a un hombre de 40 años por un delito contra la intimidad.

El acusado utilizó una red WiFi de una vecina para publicar información personal acerca de la víctima en un foro de Internet. En este dio a conocer el nombre y apellidos de la agredida sexualmente. También compartió una fotografía, una fotocopia de su DNI e incluso la universidad en la que estaba cursando sus estudios.

La Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional logró dar con el autor de esa publicación a través de la dirección IP de su ordenador. El acusado declaró como investigado el pasado mes de enero. En su defensa aseguró que se limitó a colgar en un foro una captura de pantalla que hizo de otra página web. Además indicó que estos datos eran de libre acceso en las redes sociales y que incluso habían aparecido en televisión.

TOUR DE LA MANADA

Por otro lado, el creador del “Tour de La Manada” fue condenado en primera instancia a un año y medio de prisión por un delito de integridad moral. Además tiene que indemnizar a la víctima con 15.000 euros.

El condenado ofreció por Internet un paseo por los lugares que recorrieron los miembros de “La Manada” durante la noche de agresión. Anunciaba una visita guiada por los puntos en los que tuvo lugar la misma, además de vender souvenirs y merchandising.

El autor del “Tour de la Manada” aseguró que se trataba de un experimento para dejar en evidencia a los medios de comunicación. Sin embargo, la justicia de Pamplona consideró que suponía un delito contra la integridad moral.

Con el fallo no se satisficieron las demandas de la acusación particular. Esta le atribuía un delito de odio y solicitaba un año, tres meses y un día de cárcel y una multa de 4.050 euros, además del delito de integridad moral por el que solicitaban más de dos años de prisión. También solicitaba 20.000 euros por daños morales.

Finalmente, fue condenado en el pasado mes de diciembre a un año y medio de prisión y a una indemnización de 15.000 euros.