martes, 26 enero 2021 06:28

Ilunion sanciona a un vigilante de Barajas testigo del ‘caso Delcy’

  • Ilunion, por quejas llegadas desde AENA, abre expediente a uno de sus vigilantes, testigo del encuentro entre Delcy Rodríguez y Ábalos.
  • El vigilante de Ilunion había declarado ante notario todo lo que vio la noche del 20 de enero. 
  • Clece también habría expedientado a otro vigilante que también trabajó durante la madrugada en la que se produjo la polémica reunión. 
  • La empresa de seguridad Ilunion, perteneciente al grupo ONCE, ha abierto un expediente disciplinario a uno de sus vigilantes de la zona VIP del Aeropuerto de Barajas que fue testigo de la visita de la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez con el ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, el pasado 20 de enero.

    El vigilante fue uno de los dos que trabajaron la noche del polémico encuentro entre Rodríguez y Ábalos, aunque su sanción no tiene que ver con aquel día, sino que se produjo nueve días después y, según denuncia el empleado, sin justificaciones aparentes. La causa que alegan desde la empresa es que este trabajador permitió que un periodista grabara imágenes en la zona VIP del Aeropuerto, lugar en el supuestamente días antes se habían reunido los dos mandatarios.

    La respuesta por parte de Ilunion se ha producido después de que la Guardia Civil, según informara Voz Pópuli, y la propia AENA se quejaran de la actitud estos dos agentes por presuntamente permitir que se tomaran imágenes en esa zona en la que AENA tiene prohibido grabar. A los dos vigilantes se les acusa de haber incumplido la Ley de Seguridad Privada 5/2014. Sin embargo, desde algunos sindicatos de seguridad denuncian que los motivos en realidad son otros.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”75748″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Alternativa Sindical es uno de los que alega que los vigilantes han pagado las consecuencias por ver algo que no debieron. La delegada de este sindicato en el aeropuerto de Barajas, Aurora Vaquero, afirma que “todos los indicios” apuntan a que se trata de “una consecuencia” porque justo son los dos empleados “que estaban la noche de la reunión” y precisamente uno de ellos había declarado ante notario todo lo que vio aquella madrugada del 20 de enero. Por lo que esta apertura de expediente no le parece algo casual. 

    LA DECLARACIÓN ANTE NOTARIO

    El vigilante de Ilunion, dada la polémica que se generó a raíz del encuentro entre Rodríguez y Ábalos, declaró ante notario algunos de los hechos que ocurrieron aquella noche. A lo largo de tres páginas y media, el trabajador desgranaba los detalles de uno de los momentos más versionados de este breve 2020.

    Según se explica en ese documento firmado ante notario, alrededor de las 23.45 lo que parecía una noche normal de trabajo se vuelve un tanto peculiar. A los efectivos habituales de policía que hay en esa zona del aeropuerto se sumaron más dotaciones. “Percibo una presencia de vehículos policiales no habituales en el lugar”, señala. “Observo la presencia de entre 15 y 20 policías nacionales y entre 6 y 8 guardias civiles. Posteriormente me comunican que una de las personas del vuelo de llegada no puede salir”, no puede “acceder a territorio nacional”. Esa persona supuestamente era Delcy Rodríguez.

    Sobre las 00:10-00:15, según sostiene el testigo, llegaría el ministro Ábalos, que por el momento no puede pasar a la zona restringida porque “se habían bloqueado las puertas de acceso a las pistas precisamente por la llegada del vuelo de Caracas”. A los pocos minutos, después de hablar con “los responsables de seguridad del Cuerpo Nacional de Policía del aeropuerto”, un comisario pide autorización para que Ábalos acceda a la zona de pistas con otras tres personas “sin pasar ninguna medida de seguridad con objeto de acceder al avión”.

    En su declaración, el vigilante asegura que “en torno a la 01:30 horas regresan de la zona de pistas el ministro con las personas que le han acompañado junto con los miembros que llegaban del vuelo de Caracas”, entre ellos, “por supuesto, Delcy Rodríguez”. 

    EL FUTURO DEL VIGILANTE DE ILUNION

    La notificación de apertura del expediente, a la que ha tenido acceso MONCLOA.COM, explica que el vigilante permitió que un periodista grabara en la sala VIP y que estaba presente durante la grabación “y no hizo nada para que estos hechos no se produjeran, aún siendo consciente de los mismos”. Según afirman fuentes cercanas al vigilante, desde AENA aseguran que el trabajador acompañó al comunicador hasta la propia sala, porque así quedó registrado en las imágenes de las cámaras de seguridad.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”75764″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El vigilante ha negado este extremo y ha pedido que les enseñen esas imágenes, algo que de momento la empresa se ha negado a hacer. Vaquero, desde Alternativa Sindical, espera que “esas pruebas no desaparezcan, como ha ocurrido otras veces” y puedan demostrar la versión del empleado. De momento, el expediente, que se emitió el pasado 10 de febrero, no se ha resuelto, aunque el trabajador no ha podido volver a su puesto laboral y está a la espera de la resolución en su domicilio.

    Ilunion ha calificado como “falta muy grave” la infracción. Ahora el vigilante podría enfrentarse a varias posibles sanciones. Las peores podrían provocar su despido o incluso algo más drástico, su inhabilitación como trabajador de seguridad. En una situación similar estaría su otro compañero, en este caso de la empresa Clece, quien también fue testigo del encuentro entre Rodríguez y Ábalos y que ha sido expedientado por el mismo motivo que el empleado de Ilunion. Tras hacer las pertinentes alegaciones, se espera que en los próximos días se resuelva el conflicto.