lunes, 2 agosto 2021 10:15

Valencia: Una patrulla salva a un bebé en parada cardiorrespiratoria

Una patrulla de la Policía Nacional en Valencia ha salvado la vida de un bebé de apenas dos meses que se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Uno de los agentes procedió a practicar la maniobra RCP mientras que el segundo coordinaba la ayuda en contacto con los servicios de emergencias.

El suceso tuvo lugar sobre las 19:30 horas de este domingo, momento en el que la patrulla policial se encontraba realizando labores de prevención. A esa hora recibieron un aviso por parte de la Sala del 091 para que acudiesen de manera inmediata a un domicilio situado en el barrio de Ruzafa. En él un bebé se había desmayado y no respiraba.

PARADA CARDIORRESPIRATORIA

Una vez recibido el aviso, la patrulla se presentó en el lugar, donde pudieron encontrar a varias personas muy alteradas por la situación. Una de ellas portaba al bebé inmóvil en sus brazos y sin respiración. En ese momento uno de los agentes cogió al bebé en brazos y comenzó a practicarle un masaje cardíaco.

Gracias a la labor del agente el bebé reaccionó y empezó a respirar y llorar, siendo en ese momento incorporado y arropado por el policía. Sin embargo, pocos segundos después el menor volvió a quedarse sin respiración, lo que provocó que el agente volviese a iniciar el masaje cardíaco hasta volver a recuperar la respiración y el llanto.

Al mismo tiempo que uno de los agentes se encargaba de realizar las maniobras de reanimación al bebé, el otro se mantenía en contacto con el 112 y el médico de urgencias. Simultáneamente trataba de mantener un espacio de seguridad para que los familiares y personas aglutinadas alrededor del agente y el bebé les permitieran trabajar en las mejores condiciones, algo complicado dada la difícil situación y gran tensión y nerviosismo que se estaba viviendo.

Transcurridos más de 20 minutos en los que el agente de la Policía Nacional realizó maniobras de reanimación al bebé llegaron los servicios médicos al domicilio. Estos se encargaron del traslado del niño al hospital de urgencia, siendo escoltados por la patrulla. El bebé llegó al hospital con vida y consciente.

BEBÉ SALVADO EN GALAPAGAR (MADRID)

Hace apenas unos días tuvo lugar un suceso similar en Galapagar (Madrid). Un miembro de Protección Civil Galapagar y Jerez de los Caballeros logró salvar a un bebé que se encontraba en parada cardiorrespiratoria junto a la Policía Local.

A su llegada al lugar donde se encontraba el menor se encontraron con un bebé de apenas un mes de vida en brazos de una persona, en situación de parada. Uno de los agentes de la Policía Local del municipio madrileño cogió al bebé en brazos y lo trasladaron rápidamente al centro de salud más cercano. Allí los sanitarios pudieron salvar la vida del bebé, que tenía las vías respiratorias taponadas por las flemas. La UVI lo llevó al hospital con vida.

Peor suerte ha tenido un bebé que, con apenas 16 días, resultó herido de gravedad tras un incendio en un piso de Huelva. Tras ingresar de urgencia y estar durante ocho días ingresado en la UCI Neonatal del Hospital Juan Ramón Jiménez, perdió finalmente la vida.

El bebé fue rescatado de la vivienda incendiada, en la que se encontraban su madre y su tío, también fallecidos, y su abuela. El menor se encontraba en parada cardiorrespiratoria y fue reanimado por los bomberos antes de ser trasladado al hospital.

Un bebé de menos de dos meses fue salvado por una patrulla de la Policía Nacional cuando se encontraba en parada cardiorrespiratoria
El bebé, de menos de dos meses, se encontraba inmóvil y no respiraba. Tras 20 minutos de reanimación, la patrulla consiguió salvar su vida.

PARADA CARDIORRESPIRATORIA EN BEBÉS

La reanimación cardiopulmonar es un procedimiento que se lleva a cabo cuando la respiración o los latidos de una persona se han detenido. Esto suele ocurrir en casos de asfixia, lesiones, ahogamiento… .

Es importante saber que la técnica no igual en adultos que en bebés menores de un año. En estos últimos, como en el caso del bebé salvado en Valencia este lunes, se debe recurrir a la técnica boca a nariz-boca. Con ella se busca proporcionar a los pulmones del bebé y sus compresiones cardíacas el oxígeno necesario para que la sangre continúe circulando.

De esta manera, lo que se busca es mantener de manera artificial las condiciones apropiadas del organismo hasta que este pueda restablecerse.

La parada cardiorrespiratoria (PCR) es una situación que se provoca por una interrupción en la circulación y respiración, y que es potencialmente recuperable. La persona que la presenta no tiene pulso ni respira.

En el caso de los niños, habitualmente se da por fallos respiratorios. La PCR puede llevar a la muerte o a dejar secuelas de alta consideración si no se realizan de manera inmediata las adecuadas maniobras de reanimación cardiopulmonar.

La RCP básica es la que puede realizar cualquier persona, siempre que tenga conocimientos sobre ella, en primeros auxilios. La reanimación cardiopulmonar avanzada es aquella que tiene que ser practicada por los facultativos, recurriendo a diferentes técnicas, fármacos, etcétera, contando con medios avanzados para ello.

PAS (Proteger, Avisar, Socorrer)

En el caso de que haya tenido lugar una parada cardiorrespiratoria en un bebé se debe recurrir al habitual procedimiento PAS (Proteger, Avisar, Socorrer).

En primer lugar es importante garantizar la seguridad de la víctima así como de la persona encargada de su reanimación. Se debe mantener la calma y asegurarse de que el bebé no tiene pulso ni tampoco respira. También debes buscar que no tenga ningún objeto en su boca o garganta que pueda ser el responsable de la parada.

Siempre se debe avisar al servicio de emergencias o indicarle a otra persona para que haga la llamada mientras se inicia el procedimiento de reanimación. Es muy importante actuar con rapidez, ya que el tiempo empleado es la diferencia entre la vida y la muerte.

Para comprobar que se encuentra en un paro respiratorio hay que comprobar si es capaz de responder a estímulos. En el caso de un bebé debe ser tocado, hablarle en voz alta, moverlo o pellizcarlo para comprobar si hay respuesta.

BOCA A BOCA-NARIZ

Una vez confirmada la parada se debe iniciar lo antes posible la maniobra de reanimación básica. Para ello, en el caso de menores de un año, se debe posicionar bien al bebé y comenzar con la respiración boca a boca-nariz, con compresiones realizando presión en el esternón con dos dedos (dedo medio y anular), un dedo como máximo por debajo del nivel de las mamas.

Deben realizarse cinco compresiones rápidas, de manera rítmica y suave y con la fuerza suficiente para deprimir el tórax unos 2 cm, acompañada de una respiración boca a boca-nariz y otras cinco compresiones. En el momento en el que recupere los latidos, se continuaría con la respiración hasta que respire por sí mismo.

Es muy importante para los padres conocer la forma en la que se debe realizar una reanimación cardiopulmonar a un bebé para que sepan como actuar en el caso de que se dé esta situación.