miércoles, 20 enero 2021 10:25

Podemos presiona a Planas para que ceda o se aparte ante las protestas de los agricultores

  • La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se ha hecho eco de las palabras de Iglesias y ha apoyado a los agricultores.
  • Iglesias pidió a los manifestantes que continuaran las protestas y que "apretaran".
  • Planas solo ha anunciado un paquete de medidas para rebajar la presión fiscal sobre los jóvenes agricultores.
  • Las fisuras entre Unidas Podemos y el PSOE saltan a la vista, y más ahora con el mundo rural en pie de guerra. Los agricultores han llegado a las puertas del Congreso. Y mientras exigían amparo por parte del Gobierno, una parte de él, liderado por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el propio vicepresidente del Ejecutivo, Pablo Iglesias, ha lanzado mensajes de apoyo hacia los manifestantes.

    Podría parecer que tiran piedras contra su propio tejado, pero lo cierto es que la formación morada quiere mostrarse cercana a los agricultores y, para ello, están utilizando sus declaraciones públicas para presionar tanto al propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como al ministro de Agricultura, Luis Planas. Tanto, que algunos han interpretado que Iglesias quiere asumir las competencias de Planas en las conversaciones con los agricultores.

    Son muchos los que protestan contra la inacción del Gobierno. Los agricultores están en pie de guerra por varios motivos; el primero, que el Consejo Europeo ha propuesto recortar un 14% el dinero destinado a las ayudas al campo (la PAC). Pero lo cierto es que los márgenes son tan escasos, que el hecho de que se haya subido el salario mínimo, que hayan aumentado los impuestos a los carburantes y que se vendan los productos a un precio tan bajo hace que este sector penda de un hilo muy fino. Y ya se han hartado.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”74630″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Planas parece estar también de parte de los agricultores. Incluso los propios policías que controlan las protestas de este sector dicen comprenderles. Pero Podemos no quiere formar parte, en este caso, de la imagen que está dando el Gobierno. Quizá por eso Yolanda Díaz ha afirmado este miércoles en los pasillos del Congreso que los agricultores “tienen razón” y les ha animado a que “aprieten” todavía más. Unas palabras que han recordado a las que dijo el president de la Generalitat, Quim Torra, en referencia a los disturbios de los independentistas.

    “Por supuesto, que aprieten para defender sus derechos. Tienen razón”, ha recordado Díaz. Unidas Podemos ha aprovechado toda esta coyuntura para reunirse con los portavoces de asociaciones agropecuarias como Asaja, COAG y UPA. Aunque una de estas organizaciones haya pedido a Iglesias que se aparte y que deje espacio a Planas para las negociaciones.

    Estas palabras de Díaz también se enmarcan en las afirmaciones del líder de Unidas Podemos. Iglesias ya pidió el pasado martes a los agricultores que apretaran. “Nos hemos dado cuenta de que la sociedad española ha entendido el mensaje y el Gobierno también ha visto que son reivindicaciones justas“, destacó. Justas, pero aún no se ha movido ficha de cara a Europa y en el propio Gobierno para solucionar lo que todos parecen considerar algo justo.

    Por el momento, Planas tan solo ha anunciado un paquete de reformas legislativas para mejorar el tratamiento fiscal de las ayudas a la incorporación de jóvenes agricultores. Algo que desde el sector ven claramente insuficiente.

    Algunos agricultores han destacado que esa medida estrella que se ha apuntado Unidas Podemos, gracias a la cual algunos podrán “comer pescado” e “ir al cine”, según las palabras de Iglesias, es una de las razones por las que protestan. De hecho, el propio Ministerio de Trabajo ha reconocido que está estudiando medidas para imponer ciertas bonificaciones laborales al mundo del campo para ampliar esos márgenes.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”74604″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Sus márgenes ya son escasos. Algunos trabajadores dependen directamente de las ayudas europeas debido a que los productos se venden a un precio muy bajo. Y pese a que la diputada de Podemos, Ione Belarra, crea que el problema es justo ese, la situación es más compleja.

    El transporte cuesta dinero. Y si el Gobierno sube los impuestos al carburante, todo se encarece, incluido el precio que cobrarán los transportistas por llevar a los supermercados los productos de los agricultores. Otra de las razones por las que el mundo del campo no está del todo de acuerdo con las palabras de comprensión de los miembros del Gobierno.

    Los agricultores han estado al pie del Congreso toda la mañana. A gritos, para ver si alguien del Gobierno les escuchaba. Y la cúpula ha afirmado hacerlo. Detallan que tomarán medidas, pero entre tanto, 800 tractores y 5.000 agricultores siguen desfilando por las calles de Extremadura con el objetivo de que se tomen medidas.