lunes, 21 junio 2021 00:56

Garrido se escaquea de explicar el cierre del Metro de “Hospital del Henares” en la Asamblea

  • El Consejero de Transportes manda a su consejera delegada de Metro a dar la cara a la Asamblea mientras él hace "mutis por el Foro".
  • Los usuarios de esa estación pueden estar más de un año sin servicio por la falta de previsión del equipo de Garrido.
  • Los diputados de la oposición tildan al consejero de "escapista" y amenazan con pedir su comparecencia en el Pleno del Parlamento Regional.
  • El paso de Ángel Garrido por la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid está convirtiendo un vodevil, una mala comedia sobre política digna de ser guionizada por Netflix.

    Aconsejado por alguno de sus avezados asesores conocidos en toda la administración regional por no ser los más listos del lugar, diseñó una estrategia que está más vista que el ultimo capitulo de “La Isla de las Tentaciones”: Ponerse una cita de trabajo interna para eludir el marrón de ir al Parlamento regional, sede de la soberanía de los madrileños, a explicar el embrollo de haber cerrado la estación del Hospital del Henares sin previo aviso a los municipios de Coslada y San Fernando, una actuación que ha estado rodeada de oscurantismo y falta de explicaciones por parte de Garrido y su equipo.

    Garrido mandó a su consejera delegada de Metro, Silvia Roldán, a comerse el marrón, a pesar de que el presidente de la Comisión anunció que estaba prevista la comparecencia del Consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras.

    INCUMPLIMIENTO DE LA LEY DE TRANSPARENCIA

    El consejero de Transportes se amparó en el reglamento de la Cámara que permite delegar las comparecencias para no dar la cara, pero en ningún momento informó de que compromiso le impidió ir a la Asamblea pasándose por ahí mismo la La Ley 10/2019 de 10 de abril, de Transparencia y de Participación de la Comunidad de Madrid, que él mismo aprobó cuando era presidente de la Comunidad de Madrid poco antes de “transfugarse” del Partido Popular a Ciudadanos.

    Dicha ley señala que los ciudadanos podrán conocer “la Agenda recoge las reuniones de trabajo que se produzcan, bajo un orden del día, en el desempeño de las competencias administrativas ejercidas o atribuidas a cada responsable público. Se excluyen, por tanto, las que se realicen a título privado y no afecten a sus competencias. De este modo, todos quienes acceden a este contenido podrán conocer las reuniones que los altos cargos de la administración regional celebren con agentes externos a la Comunidad de Madrid y su administración institucional.” Pues bien el viernes ni rastro de Garrido, los ciudadanos de Madrid se quedaron sin saber qué era eso tan importante que le impedía al Consejero ir a comparecer.

    El portavoz del PSOE en la Comisión, Agustín Vinagre, puso negro sobre blanco el plantón del ínclito Garrido y su desprecio infinito por las instituciones que representan a los madrileños: “El grupo parlamentario socialista había solicitado la comparecencia del Señor Garrido y que ha decido delegar en la Consejera Delegada de Metro de Madrid, eludiendo nuevamente dar explicaciones sobre el cierre de la estación ´Hospital del Henares´. El consejero para hacerse fotos y estar en los anuncios no tiene ningún problema, pero para dar explicaciones cuando aparece alguna situación complicada, pues parece que ha hecho un cursillo avanzado de escapismo”.

    ROLDAN ECHA BALONES FUERA

    La consejera de Metro, Silvia Roldán, siguiendo la estela de buscar explicaciones peregrinas, que tan bien se le da a su jefe Garrido, vino a decir que los problemas en la línea 7B son ya casi una tradición, algo que viene ocurriendo desde 2008 y le echó la culpa a la inestabilidad geológica del terreno. Vamos el clásico “Pío pío, que yo no he sido” o la “maldita herencia recibida”, un clásico de los políticos de medio pelo cuando llegan al Gobierno.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”76410″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La estación cuenta con daños no estructurales y Metro de Madrid todavía no ha contratado las obras de reparación, por lo que se desconoce cuánto tiempo van a tener que usar el autobús los miles de usuarios que acuden a diario a ese hospital (aunque se habla de mínimo un año en fuentes no oficiales), explicó Roldán durante su comparecencia en la que se limitó a leer el informe de los técnicos.

    La Consejera Delegada de Metro de Madrid, Silvia Roldan, durante su comparecencia en la Asamblea Fuente: Mediateca Asamblea de Madrid.

    Todos los grupos de la oposición de la Asamblea de Madrid que no están vinculados al Gobierno resaltaron la desfachatez de Garrido por eludir sus responsabilidades y por mandar de “escudo humano” a la consejera delegada de Metro, Silvia Roldán, que nada tiene que ver, en lugar de mandar al menos al director general de Infraestructuras de la Consejería responsable de las obras. “Puestos a buscar causas quien tenía que comparecer era el director general de Infraestructuras, que a lo mejor no lo ha hecho por sus anteriores vinculaciones con Granados que pueden inhabilitarle”, dijo el portavoz del PSOE Agustín Vinagre.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”70311″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Las conclusiones de esta comisión fueron: los múltiples problemas que tiene esta linea 7B, cuyo trazado fue un capricho de Esperanza Aguirre, dibujando el trazado con un boli. La cantidad de informes técnicos que existen sobre los problemas de esta estación y la sospecha de que haya más problemas a lo largo de la línea por la tipología del suelo en la que se construyó. La falta de agilidad de la Consejería y de su titular para resolver un problema que se veía venir y del que ni si quiera se han licitado las obras de arreglo de la estación todavía. El tema promete ser más complicado para Ángel Garrido de lo que el se piensa y los diputados de la oposición ya amenazan con pedir una comparecencia en el Pleno para conseguir que esta vez sí, el Houdini de la política madrileña comparezca.

    Los alcaldes de Coslada, Ángel Viveros, y de San Fernando de Henares, Javier Corpa, han acusado al Gobierno de Isabel Diaz-Ayuso de “deslealtad institucional” y falta de “transparencia” en el cierre de la linea 7B, ya que no cuentan con el informe por el que se ha tomado la decisión, que les fue comunicada el día anterior al cierre a las 23:30 de la noche.