viernes, 7 mayo 2021 16:32

Investigados varios agentes de futbolistas por delitos fiscales y blanqueo

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en colaboración con personal de la Agencia Tributaria y coordinados por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) y la oficina móvil de EUROPOL, han llevado a cabo diferentes actuaciones en el territorio español en el marco de la operación “Lanigan”, centrada en la investigación de agentes de futbolistas por delitos fiscales y de blanqueo de capitales.

Las investigaciones policiales se han centrado en las provincias de Málaga, Sevilla, Almería, Islas Baleares, Barcelona, Madrid, Asturias, Vitoria, Pontevedra, Guipúzcoa y Valencia. De esta forma se trató de obtener pruebas por presuntos delitos fiscales y blanqueo de capitales.

Bajo la coordinación y dirección del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional y de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, se han autorizado diversos registros en domicilios y sedes de empresas. También se ha hecho lo propio con cerca de cincuenta requerimientos de documentación a numerosas sociedades, bufetes de abogados y clubes de fútbol.

En esta operación han participado cerca de un centenar de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y de la Agencia Tributaria.

AGENTES DE FUTBOLISTAS Y FICHAJES FICTICIOS

La investigación comenzó en el año 2007, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que dos agentes de futbolistas habían adquirido dos lujosas viviendas en Calviá, en la isla de Mallorca. Los dos individuos, vinculados a una de las mayores agencias de representación de futbolistas en Europa, utilizaron para ello un complejo entramado societario. De esta forma pudieron ocultar la verdadera titularidad de las viviendas.

Las pesquisas policiales se centraron en un primer momento en el seguimiento del origen del dinero a nivel internacional. De esta forma se pudo descubrir cómo los agentes formaban parte de una organización criminal.

Esta red era capaz de controlar diversos clubes de fútbol de diferentes países como Chipre, Serbia o Bélgica, llevando a cabo fichajes ficticios. De ellos solo se tuvo conocimiento a través de los documentos que vieron la luz por diferentes medios de comunicación social, conocidos como Football Leaks.

FICHAJES FANTASMA

Los agentes investigados utilizaban al club chipriota Apollon Limasol, al Royal Excel Mouscron belga y a otros serbios para realizar fichajes “fantasma”.

Estos clubes contrataban a futbolistas que nunca llegaban a jugar en el equipo. Estos jugadores eran vendidos enseguida a otros clubes por precios mucho más elevados. De esta manera actuaban como “club puente”, una práctica que está sancionada por la UEFA.

La organización criminal y sus miembros lograron obtener grandes beneficios. Al mismo tiempo ocasionaron grandes perjuicios económicos a los clubes, además de para el erario público de los países implicados por la evasión de impuestos.

Dada la magnitud de la operación, se solicitó la colaboración de EUROPOL. Este órgano ha apoyado la investigación tanto en el análisis como a nivel operativo, facilitando además la cooperación internacional de las instituciones implicadas en el caso.

Los investigadores han solicitado documentación sobre fichajes a 11 clubes españoles: Real Madrid, Atlético de Madrid, Betis, Almería, Mallorca, Sporting de Gijón, Levante, Celta, Real Sociedad, Málaga y Sevilla.

Investigados varios agentes de futbolistas por delitos fiscales y blanqueo de capitales
La investigación se centró en las transferencias de jugadores que llevó a cabo una conocida agencia de representación que hacía uso de un club chipriota, el Apollon Limasol, para realizar fichajes ficticios.

MÁS DE 10 MILLONES DE EUROS

En el periodo investigado por las autoridades policiales, los dos agentes de futbolistas introdujeron en España más de 10 millones de euros. Este dinero lo utilizaron para adquirir sus viviendas en Mallorca, así como para la compra de yates y mantener un elevado nivel de vida.

Para introducir el dinero en el territorio nacional, los agentes recurrieron a un despacho de asesoramiento fiscal de Malta, el cual cuenta con delegaciones en otros países. Sus trabajadores participaron a la hora de ocultar e introducir el dinero en España. También participaron a la hora de llevar a cabo una estrategia de deslocalización fiscal de los investigados para evitar que pagasen impuestos en nuestro país.

Por el momento se han investigado a cinco personas. Además, varias decenas de ellas prestan declaración como testigos. Al tener repercusión internacional, las autoridades policiales españolas han solicitado la colaboración de otros países.

FALI RAMADANI, UNO DE LOS INVESTIGADOS

Uno de los agentes investigados es el reconocido agente de futbolistas Fali Ramadani. La Guardia Civil registró durante seis horas su vivienda, ubicada en el municipio mallorquín de Calviá, recopilando numerosa documentación que está siendo analizada por los investigadores.

El representante de nacionalidad macedonia está imputado por la Audiencia Nacional por participar en una presunta trama de blanqueo de capitales. También está acusado de un delito contra la Hacienda Pública.

Fali es el representante de jugadores conocidos a nivel internacional, entre los cuales se encuentra el delantero serbio-bosnio del Real Madrid, Luka Jovic. También maneja la carrera deportiva de jugadores como Miralem Pjanic (Juventus), Ante Rebic (AC Milan) o Marcos Alonso (Chelsea).

Su socio es Nikola Damjanac, exportero serbio que jugó en el Partizán de Belgrado y en el Fluminense brasileño. La agencia es Lian Sports, la tercera del mundo según la revista Forbes, solo por detrás de Stellar Group y Gestifute. Estas dos últimas son las dirigidas por Jonathan Barnett (agente de Gareth Bale) y Jorge Mendes (representante de Cristiano Ronaldo), respectivamente. De acuerdo a la citada publicación, Lian Sports posee contratos por valor de 777 millones de dólares y ha obtenido 78 millones en comisiones.

Entre las personas investigadas se encuentran Ramadani y su socio, así como las mujeres de ambos. También hay una quinta persona cuya identidad es desconocida por el momento.

INMUEBLE VALORADO EN 7 MILLONES DE EUROS

Una de las dos viviendas de Calviá (Mallorca) es en la que reside Fali Ramadani. La otra figura como el domicilio social de una sociedad dedicada a la compraventa de bienes inmobiliarios cuyos administradores son Nikola Damnjanac y su mujer. La sociedad se creó en 2013 y liquidada en 2018.

Los investigadores, que creen que el verdadero propietario de esta segunda vivienda es el propio Ramadani, cifra la residencia principal del agente en 7 millones de euros.

La compra de ambos inmuebles fue lo que despertó las sospechas, haciendo los agentes un seguimiento del origen del dinero. Gracias a ello pudieron averiguar la existencia de la organización criminal.