viernes, 25 junio 2021 12:33

OPA de EH Bildu sobre Unidas Podemos: Otegi les roba a Madrazo

  • Javier Madrazo apoyará a Euskal Herria Bildu en las próximas elecciones vascas.
  • El exconsejero vasco de Vivienda y Asuntos Sociales vasco se distancia de Unidas Podemos.
  • El exlíder de la federación vasca de Izquierda Unida se acercó a los morados hace seis años.
  • Javier Madrazo lo fue casi todo en la rama vasca de Izquierda Unida que lideró entre 1995 y 2009. Este cántabro, estudiante de teología y cristiano de base, apoyó los gobiernos liberales de Juan José Ibarretxe (PNV) y fue consejero de Vivienda y Asuntos Sociales durante dos legislaturas.

    Pero en las elecciones vascas de 2009 se quedó sin escaño y desde entonces no ha dejado de dar guerra: intentó quedarse la marca Ezker Batua (Izquierda Unida se veía obligada entonces a lanzar Ezker Anitza), apoyó dos fallidos proyectos estatales de su amigo Gaspar Llamazares (Izquierda Abierta y Actúa) e incluso se dejó ver en el círculo de Rekalde de Podemos en los inicios morados.

    Pero Madrazo ya no es el mismo desde que tuvo que dar tres pasos atrás en 2011. En aquella primavera, el PNV intentaba retener la Diputación foral de Álava y, según los jeltzales, alguien cercano al exbarón de IU pidió a cambio de su apoyo un aval para pedir un crédito de 600.000 euros y el enchufe de 39 personas, entre otras, la hermana del propio Madrazo.

    El PNV se quedó sin Diputación y Madrazo sin crédito entre muchos de sus partidarios, que lo abandonaron. Él, reciclado como profesor de filosofía en un instituto de Bilbao y militante del minúsculo Ezkerra-Berdeak (partido fantasma que organiza algunas charlas y ni siquiera se presenta a las elecciones), ha dado un giro de 180 grados en el año que cumplirá los 60 años.

    MADRAZO APOYA A EH BILDU

    Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se ha nutrido en los últimos tiempos de fichajes socialdemócratas procedentes de Podemos, el PSC o Iniciativa per Catalunya. Euskal Herria Bildu, que ha tomado al partido de Oriol Junqueras como modelo, ha elegido el mismo camino.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”76388″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Si ERC fichó a Joan Josep Nuet, líder de Esquerra Unida i Alternativa (hecho que ha obligado a IU a fundar otro referente en Cataluña, Esquerra Unida Catalunya), Otegi ha fichado a Javier Madrazo, que esta semana firmaba una carta de apoyo en el periódico abertzale Gara a EH Bildu en las próximas vascas.

    Gemma Zabaleta (exconsejera de Patxi López elegida por el PSE), Daniel Arranz (ex gobernador civil de Vizcaya en tiempos de Felipe González) y Manuel Díaz de Rábago (expresidente de una sala del TSJPV) son los otros tres fichajes socialdemócratas que, sin ser independentistas, quieren “una nueva Euskal Herria”.

    SIN SER INDEPENDENTISTAS

    Los cuatro firmantes dicen que “la nueva agenda, la de la Euskadi del siglo XXI, exige más soberanía para tener un sistema educativo de calidad con el que no perder el tren del talento o más soberanía para que las condiciones laborales de los trabajadores/as sean más dignas o si no, no tendremos futuro más allá de la precariedad laboral”.

    “Hay quien piensa que esta soberanía sirve para construir un sistema propio o nacional; tal vez sí; pero sobre todo compartimos que puede servir para construir un sistema mejor si se hace desde la perspectiva de la izquierda que busca la equidad y la justicia como objetivos prioritarios”, añaden.

    Y se explican: “Los que suscribimos este artículo no somos independentistas pero defendemos el derecho que les asiste a los independentistas a poder llevar a cabo su proyecto político si hay una mayoría que lo respalda; algo que habría que tasar y acordar a través de métodos democráticos y no solo demoscópicos, como hasta ahora”.

    Madrazo
    Otegi lidera EH Bildu.

    “Queremos una alternativa política de la izquierda que sume, que logre la confianza de los vascos y vascas, aglutinada en torno al único partido político, en nuestra opinión, que hoy manifiesta y está en condiciones de ser alternativa política para subsanar nuestra anomalía democrática, que es el espacio de EH Bildu“, añaden.

    FRUSTRACIÓN DE LA IZQUIERDA

    Madrazo y sus tres compañeros dicen que “a ese espacio le pedimos abrir las costuras de su proyecto político y lo haga ya, más allá de la coyuntura electoral, con un compromiso firme de mirada larga; que signifique una apertura a cuantas personas o colectivos quieran iniciar la articulación de la izquierda vasca del futuro, plural, abertzale o vasquista, independentista, soberanista, federalista o confederalista, con un suelo común compartido en defensa del derecho a decidir, pero izquierda de pensamiento libre y agenda renovada con la que aspirar a gobernar Euskadi con mano izquierda”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”69359″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Es evidente que EH Bildu quiere pescar ante el descontento de amplios sectores de la izquierda porque las próximas elecciones vascas previsiblemente consagrarán la pinza centrista que forman PNV y PSE. Los socialistas, por el momento, se niegan a explorar un posible tripartito con la izquierda abertzale y la coalición Elkarrekin Podemos-IU.