jueves, 24 junio 2021 20:50

BBVA inspeccionó 5.600 cajas con potencial documentación de su relación con Villarejo

  • Los papeles eran "eventualmente relevantes o de potencial interés para la investigación".
  • El banco escaneó los documentos antes de entregárselos al juez Manuel García Castellón.
  • El sumario del caso revela el presunto seguimiento al detalle de Francisco González del espionaje durante el asalto de Sacyr.
  • La relación del BBVA con el comisario José Manuel Villarejo alcanzó tal profundidad que cuando tuvo que rescatar el rastro documental de estos lazos, la entidad financiera tuvo que analizar aproximadamente 5.600 cajas de documentación en papel. Así lo relató el banco al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón.

    Los responsables del BBVA habían encargado una investigación interna sobre la relación del banco con el comisario Villarejo una vez que se destapó públicamente este vínculo. Esto les llevó a preseleccionar alrededor de 5.600 cajas de documentación en papel que consideró “eventualmente relevantes o de potencial interés para la investigación”.

    Durante la investigación judicial sobre los trabajos de Villarejo para el banco sobrevoló la tardanza y falta de resultados que parecía ofrecer el informe forensic que había sido encargado por la entidad financiera. BBVA, según un documento que consta en el sumario, había identificado las cajas en la nave donde se custodia la documentación histórica del banco, en la localidad madrileña de Azuqueca de Henares.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”45077″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El banco decidió poner a disposición de la Audiencia Nacional la documentación, aunque decidió escanear el contenido para disponer de ella en formato digital. Así lo comunicó el pasado mes de abril, cuando remitió al juzgado del caso 5.418 documentos en un pen drive.

    Los documentos, que provenían del área de Seguridad Corporativa, venían a ser la mitad de las cajas con documentación de este departamento del banco. Las cajas con documentación en papel de esta sección llegaban a 317. La preselección de las que parecían tener relación con el caso reducía ese número a 145.

    Entre estos papeles se encontraban facturas de los servicios que las empresas del comisario Villarejo cobraron del BBVA. Entre las más llamativas se encuentra, por ejemplo, la que remitieron la oficina Antifraude de Catalunya por 7.078 euros. Los conceptos por los que cobró esta cantidad fueron “servicios de análisis telefónico y radioeléctrico en oficina” y también en un vehículo y un domicilio.

    FACTURAS DE TRABAJOS EN EL FOCO DE LA OPERACIÓN CATALUÑA

    El trabajo se realizó en 2013 un año antes de que fueran grabadas unas reuniones del entonces ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, con el director de esta Oficina en la que se conoció como “Operación Cataluña”, para investigar a políticos independentistas.

    También puede seguirse el rastro de servicios de un coste mucho más elevados, como los 151.250 euros que cobró la firma de abogados de Villarejo, Stuart & McKenzie por la defensa de un imputado en el caso Emperador.

    En el sumario se encuentran transcripciones de conversaciones entre José Manuel Villarejo y el jefe de seguridad del BBVA, Julio Corrochano, en las que desvelan cómo el presidente del banco, Francisco González, presuntamente dirigió al detalle los objetivos que debían perseguir.

    Julio Corrochano le dijo a Villarejo que “el presidente me ha insistido mucho Intermoney”

    Concretamente, hay un momento  en el el que Julio Corrochano le dice a Villarejo que “el presidente me ha insistido mucho Intermoney”. Se trataba de la empresa de la que surgió un grupo de personas que tenían en ese momento responsabilidades en el Gobierno (el más relevante era Miguel Sebastián, director de la oficina económica de La Moncloa y posterior ministro de Industria)  y que eran clave en el presunto apoyo del Ejecutivo a la operación para desbancar a Francisco González de la presidencia del banco a través de la entrada de una serie de inversores en el consejo de administración, capitaneados por Sacyr. La conversación entre Villarejo y Corrochano deja claro el interés del presidente del banco.

    Julio Corrochano: como ya no me voy al cóctel… y me van a dar la información… yo la información que tengo… el presidente me ha insistido mucho Intermoney… que es

    Villarejo: si esos son los….

    C: Que es donde están seguramente… que se verán Arenillas (en aquel momento vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores), el vicepresidente de tal que es cocainómano, el de la contrata del mercado de valores, por lo visto… que se ve con Sebastián… bueno a ese que querían poner de presidente al tal Pepe Pérez del banco ahí hay un grupito que está… Vergara… David Vergara, un secretario de Estado también que está en Economía… ahí en eso de Intermoney es un sitio clave… que debe ser un piso de mierda ahí… de asesoramiento.

    V: Sí, sí.

    C: Un porquería… pero es un sitio clave de toda la movida, por parte de Sebastián… donde se mueve un poco el tema político para luego trasladarlo a Moncloa.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”10204″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La conversación deja luego en evidencia el control que mantuvieron sobre los teléfonos y los datos personales de los protagonistas de la operación para realizar espionajes que consistieron también en seguimientos personales. En el diálogo aparece de nuevo el nivel detalle con el que el presidente del banco, Francisco González, seguía los trabajos.

    Julio Corrochano: Miguel Sebastián que tengo aquí un teléfono móvil y te pongo el del domicilio.

    Villarejo: Ajá… muy bien.

    C: Me van a dar más domicilios, del secretario… de Miguel Sebastián me van a dar más domicilios….

    V: Yo tengo ya los domicilios de Benedito localizado… a Benedito lo tengo localizado… entonces a las dos…

    C: me llamas.

    V: Tipo dos por ejemplo…

    C: Me llamas… yo ya le he dicho al presi que estoy esperando que me des las facturas.