viernes, 18 junio 2021 12:22

Montero carga contra quienes buscan “boicotear” la mesa de diálogo

La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha cargado hoy contra los intentos de “boicotear” la mesa de diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat para que “descarrile” y ha pedido no caer en provocaciones.

Así lo ha afirmado durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, en referencia, aunque sin citarlo expresamente, al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien este fin de semana ha puesto en duda que la mesa de negociación vaya a tener éxito y ha apostado por tener preparado un “plan B”.

“Como estamos convencidos de que, por desgracia, la manera de llegar a la independencia deberá ser superando una pared que el Estado tiene preparada siempre para nosotros, y no a partir de una mesa de negociación en la que podamos acordar los términos de un referéndum, tenemos que llegar a la pared más preparados que en otoño de 2017”, afirmó Puigdemont en el mitin que dio en Perpignan el sábado pasado, antes de precisar que él nunca había abandonado la “vía unilateral”.

La portavoz del Ejecutivo se ha referido a estas palabras como la “reacción de este fin de semana” contra la mesa de negociación y ha advertido de que el Gobierno se reafirma en la importancia de “preservar el diálogo de cualquier intento de enturbiarlo o de boicotearlo”.

Ahora bien, cuando se le ha preguntado expresamente si se refería a Puigdemont, ha respondido señalando que se dirigía “especialmente” a PP, Ciudadanos y Vox, sin negar que su crítica incluyera a Puigdemont.

ASPIRA A QUE LA MESA DESCARRILE PORQUE QUIERE LA CONFRONTACIÓN

Montero ha apuntado hacia el expresidente catalán como una de las personas que ha llevado a Cataluña a un callejón sin salida y ahora aspira también a que “la mesa descarrile” porque prefiere, ha dicho, la “confrontación”. No obstante, el Gobierno también acusa al PP por no haber sabido gestionar la crisis en Cataluña y dejar que se deteriorase escondiendo la cabeza “como un avestruz”.

“Desde el Gobierno estamos convencidos de que el diálogo franco y sincero es el instrumento que nos tiene que permitir superar este conflicto político”, ha recalcado al tiempo que ha apostado por que las partes se escuchen y hagan un diagnóstico correcto para proponer soluciones compartidas.

Ese, ha insistido, va a ser el empeño del Gobierno y ha reclamado “no caer en provocaciones”. “Con la cohesión territorial y la seguridad jurídica para seguir avanzando”, ha zanjado la ministra.