lunes, 21 junio 2021 02:22

Desarticulado en Parla un laboratorio clandestino que falsificaba perfumes

La Policía Nacional ha desarticulado en Parla un laboratorio clandestino dedicado a la falsificación de perfumes y gafas de marcas de lujo. El presunto autor de los hechos ha sido detenido por delitos contra la propiedad industrial y la salud pública.

El laboratorio se encontraba en el interior de una nave, donde contaba con toda la maquinaria industrial necesaria para poder fabricar, embotellar y embalar los perfumes para su posterior comercialización. En el registro efectuado por los agentes se intervinieron cientos de cajas llenas de frascos de cristal, envases, embellecedores, tapones y etiquetas que imitaban con la mayor perfección y detalle a los productos originales.

Asimismo, los agentes encontraron en el registro un total de 1.300 perfumes y 8.000 pares de gafas falsificadas de una conocida marca. Estos productos estaban preparados para su comercialización.

LABORATORIO CLANDESTINO DE FALSIFICACIÓN DE PERFUMES

Las pesquisas policiales se iniciaron en el pasado mes de febrero. Los agentes de la Comisaría de Parla tuvieron conocimiento de la existencia de perfumes falsificados en una nave del polígono industrial de la localidad madrileña. En ese momento comenzaron las investigaciones que finalmente resultaron en la identificación del propietario de la misma y la persona que la tenía arrendada.

Al llevar a cabo la entrada y registro de la nave sita en Parla, los agentes encontraron una gran cantidad de cajas almacenadas. En ellas se encontraban perfumes debidamente empaquetados y listos para su distribución y comercialización. Tras comprobar su contenido, pudieron confirmar que los productos imitaban perfectamente los envases y características de prestigiosas marcas de lujo. En estas cajas había un total de 1300 perfumes.

Durante el registro encontraron además varias cajas en las que había 8.000 pares de gafas. Estas también eran falsificaciones de una importante marca de óptica.

LABORATORIO CLANDESTINO ACONDICIONADO

Además del hallazgo de cajas con productos falsificados, la Policía Nacional encontró toda la maquinaria necesaria para la elaboración de las fragancias. El laboratorio clandestino estaba perfectamente equipado y acondicionado para poder imitar los productos de otras marcas.

Una de las máquinas contaba con un compresor de aire que se encargaba de inyectar el líquido que procedía de garrafas de diferentes colores en el interior de los frascos de perfume. Este líquido era de varios colores (azul, rosa y amarillo) en función del perfume a falsificar. Una vez que el envase estaba lleno, otra máquina se encargaba de sellar el tapón y los vaporizadores. Por último, otro dispositivo lo precintaba.

Finalmente la operación concluyó con la detención del arrendatario y usuarios de la nave de Parla. Se les acusa de un presunto delito contra la propiedad industrial por su actividad de falsificación. Además, debido a los posibles daños que los líquidos utilizados puedan ocasionar en la piel de los consumidores, se le imputa un delito contra la salud pública.

La Policía Nacional desarticula un laboratorio clandestino en Madrid
Los agentes han intervenido más de 1.300 perfumes y 8.000 pares, además de proceder a la detención de un varón chino de 22 años.

ESPAÑA, LÍDER EUROPEO EN FALSIFICACIONES

España es uno de los países europeos con mayor número de ventas de falsificaciones en la Unión Europea. En cifras económicas, el sector de la perfumería pierde casi 1.000 millones de euros al año por el fraude en los perfumes. De hecho, una organización que se encuentre dedicada a este tipo de actos ilícitos podría estar generando ingresos cercanos a los 5 millones de euros anuales.

La proliferación de la falsificación de perfumes también provoca la pérdida de casi 10.000 puestos de trabajo en España. A nivel europeo, se pierden 50.000 puestos. De esta manera, la falsificación de perfumes tiene una gran influencia tanto en el aspecto económico como en el mundo laboral.

EL 50% DE LAS FALSIFICACIONES, EN LAS REDES SOCIALES

La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA) insiste en la gran cantidad de perfumes y cosméticos falsificados, así como en los riesgos que puede llevar a cabo el consumo de los mismos. Caída del cabello, dermatitis, alergias o daños por inhalación, entre otros, son algunas de las consecuencias que puede tener su consumo.

En su última publicación al respecto, la asociación informó de que, en cada trimestre, se consumen unos 250 millones de euros en perfumes y fragancias. Sin embargo, existe gran preocupación por el crecimiento de la compra de productos falsos por Internet.

Además, algunas web que venden falsificaciones, aprovechan la venta para capturar datos personales y económicos del comprador. Esto puede hacer que las personas se encuentren expuestas a sufrir algún tipo de delito o estafa.

El problema de las falsificaciones de perfumes, realizados en lugares como en el laboratorio clandestino de Parla, se está multiplicando al mismo tiempo que lo hace el comercio electrónico. No obstante, también está presente en muchos establecimientos físicos. En el caso de la red, los falsificadores aprovechan la viralidad de Internet y suplantan la reputación de las marcas originales. De esta manera consiguen incrementar sus ventas y multiplicar sus beneficios.

De acuerdo a las estimaciones de STANPA, el 50% de las falsificaciones se concentran en las redes sociales. Esto se debe, en gran parte, a que en el mundo digital se puede disfrutar de un acceso inmediato y global con tan solo pulsar un botón.

LA MITAD DE LOS CONSUMIDORES SON ENGAÑADOS

Asimismo, se asegura que la mitad de los usuarios no quieren comprar productos falsos. Sin embargo, cuando reciben el perfume en su casa este es una copia del original. Esto tiene consecuencias a nivel económico y para la salud, pero también para la reputación de la marca. A pesar de que las marcas buscan cumplir con los diferentes requisitos de la propiedad intelectual para luchar contra la falsificación, esta continúa muy presente.

La mayor preocupación para las autoridades, más allá del impacto económico y en el empleo que tiene la falsificación, son los peligros para la salud que tiene el uso de productos falsificados. Se elaboran con ingredientes fraudulentos y fabricados de manera clandestina. El uso de perfumes falsos puede ocasionar efectos perjudiciales como intolerancias, alergias, manchas en la piel o quemaduras, entre otros.

En datos, mientras que un perfume original puede contener más de 80 componentes, las falsificaciones tienen menos de 25. Además, en su mayoría son distintos. Los perfumes falsificaciones son un fraude, conteniendo en su mayoría agua (hasta un 50%) y etanol industrial o de baja pureza como disolvente. En algunos incluso aparecen sustancias tóxicas y prohibidas como el dietilenglicol.