miércoles, 23 junio 2021 06:55

Garzón no apuesta todo a Facebook: el líder de IU se deja ‘solo’ 6.137 euros

  • La cuenta personal de Garzón ha dedicado 20 veces menos dinero que la de Irene Montero.
  • Podemos se ha gastado en promocionar tres páginas de Facebook más de 1,5 millones de euros.
  • El vicepresidente Pablo Iglesias ha destinado a su cuenta 80.000 euros, y Montero 121.000.
  • Los líderes de la izquierda española se han esforzado, y mucho, en llegar a sus potenciales votantes a través de las redes sociales. Especialmente de Facebook, donde Podemos ha gastado un dineral que supera los 1,5 millones de euros solo en promocionar su página oficial y las personales de sus líderes. Sin embargo, el coordinador de Izquierda Unida y ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha sido más modesto que sus compañeros de partido, ya que se ha gastado este último año en su página personal de Facebook tan solo 6.137 euros. Una cifra muy inferior a la del vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias o la ministra de Igualdad, Irene Montero, que se han dejado entre los dos más de 200.000 euros.

    El ministro de Consumo ha sido discreto. Su inversión es 20 veces menor que la que ha realizado Podemos en la cuenta personal de su número dos, Irene Montero. Garzón tiene otras prioridades, o al menos su partido. Por esto solo han querido gastarse en contenido promocionado poco más de 6.000 euros, el equivalente a tan solo seis salarios mínimos. La estrategia es diferente y ha dado como resultado que se haya decidido que había que destinar 120.000 euros a la página de Irene Montero y dejar a dos velas otras, como la de Garzón o la del diputado Pablo Echenique.

    Facebook

    En cualquier caso, la preocupación de Garzón una vez ha aterrizado en el Gobierno es Coca-Cola, el Burguer King y Bet365; es decir, las cadenas de comida rápida, las bebidas azucaradas y las casas de apuestas. El primer pulso lo ha perdido de una forma estrepitosa. El lobby de las apuestas le dejó claro a Garzón que si metía la mano en sus bolsillos, las consecuencias se dejarían notar, por lo que el ministro cedió hasta el punto que ha sido cuestionado por sus propios compañeros. Ha pasado de decir que las casas de apuestas solo podrían anunciarse de madrugada y que serían extirpadas de los barrios pobres a permitirles que se anuncien a partir de las ocho de la tarde, hora tras la cual, como todos saben, no hay ningún menor de edad fuera de la cama.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”77939″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La publicidad de las casas de apuestas es un problema para el ministro, pero no tanto la de Facebook. Ver a José Coronado incitando a los televidentes a que se rasquen el bolsillo para apostar en un partido de fútbol es perjudicial, según el criterio de Garzón, pero no que los políticos se dejen, de su partido, por supuesto, una suma elevada en publicidad en la red social Facebook, una multinacional estadounidense a la que este mismo Ejecutivo le ha querido imponer una tasa. Ya sea la astronómica cifra de 1,5 millones de euros, como ha hecho su partido, o la discreta y moderada de 6.137 euros, el fin justifica los medios, según la actitud del ministro.

    LOS ADMINISTRADORES DEL FACEBOOK DE GARZÓN

    Luego está el asunto de los administradores. Garzón ha utilizado dos países como sede para que se publicite su página personal: España (donde trabajan siete gestores) y Bélgica (con uno). El trabajo que hay detrás de las páginas de Facebook es arduo. Necesita solo para el ministro Garzón nada menos que ocho administradores que mantengan entretenidos a los casi 560.000 seguidores del líder de Izquierda Unida.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71860″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La izquierda morada tiene claro que sus potenciales votantes están en las redes sociales. Se mueven en ese mundo. Y una segmentación adecuada acompañada de millones de euros puede llevarte a vicepresidente, o si queda alguna duda, que se lo pregunten al líder de Unidas Podemos, cuyos 80.000 euros en Facebook le han empujado a meter la cabeza en la comisión que controla el CNI.

    La estrategia del partido también se ha dejado notar en las inversiones que ha realizado el partido morado. Todo muy medido. En algunos casos, se ven más de 120.000 razones por las que se intuye que Irene Montero suena para ser la sucesora de Iglesias. Pero no por ser “la mujer de”, sino porque su gestión como ministra ha sido brillante. Algo que previeron los responsables de las redes sociales de Montero, razón por la que pidieron antes de las elecciones una cantidad ingente de dinero para potenciar sus mensajes.

    Estos datos son la recopilación del gasto desde marzo de 2019 hasta febrero de 2020. Menos de un año en el que Unidas Podemos se ha gastado más de 210 salarios mínimos solo en publicidad en la red social. Pero es cierto que no se ha mencionado algo, el dinero fluyó de manera exagerada hacia los bolsillos de Mark Zuckerberg porque se han celebrado dos elecciones. Lo que significa dos campañas electorales. Y hay que esforzarse, claro.