miércoles, 23 junio 2021 20:11

Coronavirus: Vox reclama a Francia y Alemania no ser tan nacionalistas como ellos

  • Hermann Tertsch ha criticado el nacionalismo de estos países y ha pedido a España que adopte la misma actitud.
  • Francia y Alemania se han cerrado y se niegan a exportar material sanitario a los países vecinos.
  • China, sin embargo, sí que ha enviado material a Italia para combatir al coronavirus.
  • Vox ha entrado en un bucle poco comprensible. El partido de extrema derecha, de la mano (o voz) de su eurodiputado Hermann Tertsch, ha pedido al Gobierno que mantenga una actitud de cierre de fronteras, a consecuencia de la falta de solidaridad que mantienen Francia y Alemania con los países vecinos (especialmente Italia y España) por la crisis del coronavirus. Según asegura el investigador y profesor universitario Enrique Feás,  los franceses y los alemanes “han decidido prohibir la exportación de mascarillas y otro material médico de protección, sin informar a la Comisión y sin coordinarse con otros Estados miembros”, algo que ha irritado a Vox.

    El partido de ultraderecha nunca ha estado tan descolocado como estas semanas. Primero pidió el cierre de fronteras a causa del coronavirus, luego ha celebrado un acto en Vistalegre en contra de las recomendaciones de los expertos (para después saber que uno de sus dirigentes, Javier Ortega Smith, estaba infectado) y luego se ha lanzado al cuello de Francia y Alemania por su falta de solidaridad con los países vecinos más afectados por el coronavirus.

    Nadie de fuera suple nunca a la nación en momentos de zozobra y emergencia”, dice Tertsch

    “Francia y Alemania, los dos patronos de la deriva federalista y antinacional en la Unión Europea, ejercen su “nacionalismo” descarada y descarnadamente. Sépanlo siempre italianos, españoles y todos, nadie de fuera suple nunca a la nación en momentos de zozobra y emergencia”, ha detallado este miércoles Hermann Tertsch en su cuenta de la red social Twitter. Acompañado a este comentario se encontraba el tuit de Enrique Feás, en el que advertía que Alemania y Francia se habían curado en salud y evitaban ayudar a sus países vecinos.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”67698″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    “Alemania y Francia han decidido prohibir la exportación de mascarillas y otro material médico de protección, sin informar a la Comisión y sin coordinarse con otros Estados miembros. Recuérdenlo bien la próxima vez que estos dos países hablen de crear “campeones europeos”, ha comentado Feás.

    VOX, CORONAVIRUS Y NACIONALISMO

    Lo que ha descolocado a muchos usuarios ha sido el mensaje contradictorio de Tertsch, quien pedía al país que adoptara una actitud más nacionalista porque nuestros vecinos la han adoptado. Algo que nos ha perjudicado a los países mediterráneos.

    Sin embargo lo que ha omitido el eurodiputado Tertsch es que el país que sí está arrimando el hombro con esta crisis vírica es China. El país asiático ha enviado a Italia, el país europeo que más está sufriendo las consecuencias del coronavirus, 1.000 ventiladores pulmonares, 2.000.000 de mascarillas, 20.000 trajes protectores y 50.000 hisopos para detectar el coronavirus, según ha anunciado el ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio.

    Pero para muchos de los seguidores de Vox, la crisis del coronavirus ha servido de excusa para despertar el coqueto e histórico orgullo patrio que dicta que hay que odiar a los franceses. No es que se haya recuperado el sentimiento de la Guerra de la Independencia, pero ante la falta de un objetivo al que criticar, Vox ha decidido que, además de los chinos, los franceses y los alemanes son causa de los males que asolan España en forma de virus. Y la solución, la misma que han adoptado, según Tertsch, Alemania y Francia: más nacionalismo.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”67461″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Al eurodiputado de extrema derecha solo se le olvidó un país que se ha posicionado junto a los países más poblados del norte y que también se ha negado a exportar material sanitario para combatir al coronavirus: República Checa.

    Aún así, es cierto que para la Comisión Europea y para los países miembros de la UE no ha pasado desapercibida la actitud que han adoptado Francia, Alemania y la República Checa. Los dirigentes de estos países han sido muy criticados por negarse a exportar mascarillas y desde la UE se les ha dado un aviso para que dejen atrás esa posición de puertas cerradas. “Creo que, de hecho, deberíamos mostrar nuestra solidaridad, por ejemplo en la distribución de recursos de protección”, dijo la ministra de Salud belga, Maggie de Block.

    La posición que ha adoptado Vox frente a la crisis del coronavirus ha dado mil vueltas de campana. Primero criticó que no se cerraran las fronteras para poco después celebrar un acto al que acudieron miles de personas en contra de las recomendaciones de los expertos. El resultado: que Ortega Smith está contagiado y ha podido infectar a muchos de los asistentes. Tras conocerse este hecho, Vox pidió perdón, pero no tardó en publicar un vídeo con su líder, Santiago Abascal, como protagonista en el que culpaba al Gobierno por haberles permitido celebrar el acto. Algo que muchos han encontrado contradictorio, pero que Abascal tiene claro: la culpa de que se celebrara el evento en Vistalegre la tiene el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no el partido.