martes, 22 junio 2021 01:02

Podemos abraza la sanidad de la casta: prueba express para Montero, los ciudadanos a esperar

  • España instaura la Sanidad de dos velocidades: los políticos reciben su prueba de coronavirus en horas mientras a los ciudadanos ni se les coge el teléfono.
  • Indra busca 250 teleoperadores para reforzar el teléfono de atención de pacientes con síntomas, pero les paga 7,39 euros brutos la hora.
  • Conseguir que te hagan la prueba en Madrid se está convirtiendo en una proeza para muchos pacientes con síntomas salvo que seas político.
  • Que España ha sido convertida por los políticos en un país de ciudadanos de primera, donde está la clase política, y ciudadanos de segunda, donde están el resto de los mortales, no es algo que venga de nuevas y si repasamos la historia de nuestro país podemos encontrar miles de ejemplos actuales y de los siglos precedentes.

    Lo que sí resulta novedoso y chocante es ver a quienes en otro momento de nuestra historia reciente fueron látigo de poderosos y políticos como es el partido político Podemos, procedentes del Movimiento 11 M, subiéndose al carro de los privilegios de la clase política. Ellos que llamaban “Casta” a los entonces  miembros de parlamentos, diputaciones y ayuntamientos, se han asimilado con el paisaje de “la casta política” bastante bien y se apuntan al goce de sus privilegios de una manera bastante entusiasta.

    El último caso de este comportamiento, antes de “casta” ahora de mujer de Estado, lo hemos tenido con la ministra de Igualdad, Irene Montero, que por arte de “birlibirloque” fue diagnosticada de coronavirus por las autoridades sanitarias, mientras que a los ciudadanos con síntomas les es imposible que ni si quiera les atiendan en el teléfono que han puesto las autoridades sanitarias para llamar cuando sientan los sintomas del coronavirus. Al menos no han usado una cámara térmica como el presidente de Turquía, dirán algunos.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”81052″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    “Demagogia”, dirán algunos. “Lo hacen todos”, dirán otros, pero lo cierto es que país nos hemos acostumbrado a determinados déficits democráticos que ya damos por buenos a favor de nuestra clase política.

    El problema no se reduce a la ministra de Igualdad. Todo el Consejo de Ministros, los reyes de España, la ex presidenta de Congreso Ana Pastor y cual quiera que pertenezca a esa “casta” ha sido diagnosticado en horas y nos congratulamos de ello. Lo malo es que esta situación contrasta con los problemas que está teniendo la ciudadanía para ser diagnosticada cuando ni siquiera se les coge el teléfono 900 102 112 que comunica de manera continuada sin que nadie, ninguno de esos ministros que ya tienen su prueba de coronavirus bajo el brazo, ponga remedio a este descontrol en la gestión del caos.

     PROBLEMAS PARA QUE TE HAGAN LA PRUEBA

    Y si alguien cree que esto solo está en la imaginación del que escribe este articulo, paso a relatar lo que nos cuenta G.M.C. que trabaja en una oficina del SEPE en Madrid: “Ayer nos pusieron a todos en cuarentena porque mi compañero se le ha diagnosticado coronavirus”. ¿Cuánto tardo en ser diagnosticado? Un poco más que Irene Montero y el Consejo de Ministros. “Estuvo dos días esperando a que fuera alguien a atenderle después de llamar al teléfono que dio la Comunidad de Madrid, pero no apareció nadie”, dice G.M.C quien sigue relatando: “Se presentó en el Hospital de la Paz en urgencias y, aunque llevaba dos días con fiebre, los médicos no le querían hacer las pruebas y le mandaban a casa. Fue ante el enfado de su padre cuando los médicos accedieron y dio positivo”.

    Nuestra entrevistada continua relatando: “Ahora estoy intentado ponerme en contacto desde mi casa, ya en cuarentena, para que me hagan las pruebas con el 902 102 112 pero es imposible. Comunica continuamente. Ya no sé qué hacer, lo mismo me presento en las urgencias de mi hospital”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”73861″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El desborde de este servicio es evidente y la Comunidad de Madrid no pone arreglo no se sabe muy bien si por falta de dinero o de capacidad de gestión. Lo cierto es que ayer mismo circulaban anuncios de INDRA buscando “250 Teleoperadores para campaña de COVID 19, atención y asesoramiento a pacientes en Julian Camarillo 16. Imprescindible experiencia en atención telefónica. De lunes a domingo. Turnos rotativos  de mañana a 9 a 15 y de tarde de 15 a 21 y de noche de 23 a 7 a m. Contrato 12/03 a 31/03 prorrogable Salario 7,39 euros brutos hora diurna y 8,86 brutos hora nocturna”

    La indignación de los ciudadanos era evidente como lo reflejan los miles de tweets de gente que tiene síntomas, se quiere hacer la prueba y no puede. Es el caso de este periodista parlamentario de Radio Nacional de España, David Fernández, que lleva ocho días con fiebre y no le hace caso nadie. Este no es un hecho aislado, es lo habitual, ya que la sanidad madrileña esta al borde del colapso.

    Y esto que podría parecer un rebote de la casta periodística contra la casta política no lo es. Centenares de ciudadanos están en la misma situación. No hay forma de que te hagan la prueba de Coronavirus en Madrid salvo que entre muriéndote por el Hospital o que montes el cirio como vimos en el caso del funcionario de la oficina del SEPE que contábamos antes. Lo que contrasta con la alegría que gastan las autoridades sanitarias para hacer test a políticos o infantes sin tener ni uno si quiera de los síntomas.

    Algunos políticos experimentados pero fuera de órbita en estos momentos vieron el filón de la tropelía cometida en un asunto tan grave como este e intentaron sacar partido y congraciarse con “el pueblo” pero enseguida les cayó un aluvión de zascas teniendo en cuenta que uno es Rafa Hernando, del PP, y la otra Martu Garrote, PSOE, dos de las formaciones beneficiadas por esta sanidad de castas que divide entre ciudadanos con derecho a la prueba del coronavirus sin síntomas, los políticos, y ciudadanos sin derecho a las pruebas con síntomas, los votantes.

    Lo cierto, a día de hoy, es que no hay un protocolo claro de quién tiene derecho a que le hagan la prueba del coronavirus y como relatan los pacientes afectados “cada servicio de atención al paciente te dice una cosa diferente” con un único objetivo: que no vayas a las urgencias ni pidas la prueba ¿Por que? Porque la sanidad madrileña está al borde del colapso y las urgencias saturadas como denunciaron ayer médicos de las urgencias de los hospitales madrileños. Las urgencias se han convertido en un lujo si tienes síntomas del COVID-19, excepto si eres ministro, rey, diputado o algo que se le parezca.