sábado, 12 junio 2021 23:00

El columpio temerario: así pone en juego un padre la vida de su hijo

Cuando la Comunidad de Madrid anunció el cierre de los colegios la misma pregunta resonaba en la cabeza de los padres: “¿Qué vamos a hacer con nuestros hijos?”. Los primeros días el plan fue soltarles a la calle, también para evitar molestias en casa con el teletrabajo. Sin embargo, la situación se ha agravado después de que Isabel Díaz Ayuso anunciara que sólo tiendas de alimentación, farmacias, kioskos y estancos permanecerán abierto. Los parques han sido precintados. Y los padres han buscado alternativas desesperadas: un columpio temerario que asusta.

Y esto se debe a que el viernes Pedro Sánchez ya anticipó el Estado de alarma (lo refrendará este sábado). Y una de las medidas excepcionales es el confinamiento en casa de todos los españoles para evitar la propagación del coronavirus. Esta pandemia mundial, definida así por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha contagiado a casi 6.000 personas en España, donde son más de 150 los fallecidos.

De ahí que haya que tomarse muy en serio eso de no salir a la calle. ¿Y qué hacen entonces los padres con sus hijos? Pues los que tienen terraza: improvisar un columpio. Sí, por muy extraño que resulte y disparatado, hay quienes se han atrevido a crear este pasatiempo de forma casera para entretener a sus hijos. Y se ha podido ver a través de las redes sociales, con la difusión de este vídeo que se ha hecho viral.

EL VÍDEO DEL COLUMPIO TEMERARIO

En él se ve como el padre empuja a su hijo con insistencia, hasta el punto de que el vídeo puede causar ansiedad. Es un primero, pero la terraza está completamente abierta. Y por momentos, según transcurren los segundos, la sensación es la de que el niño puede salir disparado. Por momentos, llega incluso al borde que delimita el final de la vivienda.

Finalmente, hasta donde alcanza el vídeo, no sucede nada paranormal, más allá de lo surrealista que supone ver a un niño columpiándose en su propia terraza. Pero a medidas severas, soluciones ingeniosas. Y esta, desde luego que lo es. De ahí que el vídeo se haya expandido con mucha rapidez tanto por Twitter como por Whatsapp.