miércoles, 23 junio 2021 23:21

Los negocios millonarios del guardián de los secretos del rey Juan Carlos

  • El primo del rey Juan Carlos tiene intereses inmobiliarios y agrícolas en Cádiz
  • Una de sus empresas cobra subvenciones agrícolas europeas.
  • Los negocios están relacionados con una sociedad panameña. 
  • Antes de que llegara Corinna Larsen y las grabaciones del comisario Villarejo que hablaban del papel que jugaba Álvaro de Orleans-Borbón como presunto testaferro del rey Juan Carlos, ya se hablaba de la particular relación de la Familia Real con estos familiares considerados lejanos. Las inversiones inmobiliarias de este clan de Borbones, —al que algunos llamaban el club de Jerez— en la zona costera de Cádiz, eran señaladas por su relevancia. Los lazos con el rey Juan Carlos no han cobrado cuerpo hasta que oficialmente el rey Felipe ha querido romper amarras oficialmente con todo lo que tenga que ver con la relación con fortunas en Suiza y Álvaro de Orleans-Borbón.

    Costa Ballena es una de las zonas costeras que más se ha desarrollado urbanísticamente en Cádiz en las últimas décadas. Al situada al norte de El Puerto de Santa María, entre Rota y Chipiona, en su desarrollo han participado sociedades relacionadas con esta familia.

    LAS FUNDACIONES SUIZAS DEL REY

    Las investigaciones del fiscal suizo Yves Bertossa sobre la Fundación Zagatka, de la que sería beneficiario el rey Juan Carlos, señalan a Álvaro Jaime de Orleans Borbón Parodi Delfino al frente de la misma. A la fundación habría llegado una donación de cien millones de euros de Arabia Saudí. Sesenta y cinco de ellos habrían ido a parar a Corinna Larsen. Todo se encuentra todavía en investigación.

    El aristócrata es un hombre de negocios que ha tenido cargos directivos en las empresas Bodegas de los Infantes de Orleans Borbón, Costa Ballena Club de Golf, Costa Ballena Resort, La Ballena S.A., Alcalá del Sur, Iniciativas Turísticas Costa Noroeste y las compañías agrícolas Torrebreva y Torremesa. Estas últimas situadas en Sanlúcar de Barrameda, también en Cádiz.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”79431″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Como otros terratenientes españoles y europeos, la empresa recibe subvenciones agrícolas europeas. Concretamente, en 2018 superaron los 370.000 euros anuales por diferentes conceptos, entre ellos el cultivo de algodón. Hace una década las ayudas que recibió llegaron a superar claramente esa cifra, y también las recibía por cultivo de azúcar.

    Alguna de estas empresas, como Torrebreva, Alcalá del Sur y La Ballena tienen o tuvieron relación con la sociedad Hulgadin, una compañía que se hizo con el control efectivo de estas mercantiles. Hulgadin mantuvo una disputa sobre impuestos con Hacienda al hacerse con el control mediante la adquisición de acciones de estas compañías (de las que ya era accionista en parte) que le costaron más de 200 millones de pesetas en los años noventa, aproximadamente 1,2 millones de euros.

    La interpretación de los dueños de la empresa era que el movimiento accionarial estaba exento del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Los dueños de Hulgadin llevaron el caso hasta el Tribunal Supremo, donde finalmente lo perdieron. La sociedad, según elespanol.com, está registrada desde 1979 en Panamá.

    Los activos de Compañía Agrícola Torrebreva, de Álvaro de Orleans, son de 21,5 millones de euros

    El caso es que las sociedades en las que tiene cargos Álvaro de Orleans acumulan unos activos muy importantes. La más llamativa es Compañía Agrícola Torrebreva, que inició sus actividades el año de la Constitución, 1978, y cuyo activo es de unos 21,5 millones de euros, de los que 14 millones son acciones en empresas del grupo. La empresa tuvo unos beneficios de 340.000 euros en el último ejercicio declarado, en 2018.

    Por su parte, la sociedad llamada a secas Torrebreva S.A., la que aparece como perceptora de las anteriormente citadas ayudas agrícolas de 370.000 euros anuales, tiene un activo de 10 millones de euros y obtuvo unas ventas de 3,4 millones de euros en 2018. La evolución ha sido muy favorable, porque dos ejercicios antes estas sólo alcanzaban la mitad, 1,7 millones de euros. Aún así, la sociedad declara pérdidas por 721.000 euros.

    La otra gran agrícola es Torremesa, cuyos activos superan los seis millones de euros y cuya cifra de negocios también se ha disparado en los últimos años. Si en 2016 esta era de 1,4 millones de euros, dos años después llegó prácticamente a 7,6 millones de euros. Todo ello le hizo elevar su beneficio de 15.000 a 323.000 euros.

    secretos Juan Carlos
    Finca Torremesa. Foto: Torremesa

    Otras sociedades con una entidad importante, pero ya menor en comparación con las anteriores, son las Bodegas de los Infantes de Orleans Borbón, que tienen una escasa cifra de negocios de 39.000 euros anuales. Sus activos pasaron de alcanzar los 673.000 euros en 2016 al millón de euros dos años después.

    Las empresas relacionadas con el sector inmobiliario son también más pequeñas que las agrícolas. Costa Ballena Club de Golf casi alcanza unos activos de dos millones de euros y consiguió 24.000 euros de beneficio en 2018, mientras que Costa Ballena Resort, con un activo más pequeño, de 796.000 euros, incurrió en pérdidas de 25.000 euros. Esta sociedad es la dueña de otra sociedad llamada Viajes Sherry Ocio. En todo caso, los activos de Costa Ballena Club de Golf y Costa Ballena Resort crecieron en los dos últimos años de los que se tienen cuentas. Otra compañía, llamada Iniciativas Turísticas Costa Noroeste, no presenta actividad, aunque su activo es de 1,4 millones de euros.

    En los registros mercantiles se puede seguir igualmente el rastro de la ya citada sociedad panameña Hulgadín, como propietaria de la totalidad de las acciones de la empresa Alcalá del Sur, así como de La Ballena S.A.