miércoles, 23 junio 2021 23:15

Se solicitan permisos para romper la cuarentena

La Confederación Autismo España solicitaba al Gobierno estos días que se emitiese un permiso excepcional para que las personas con trastorno del espectro autista puedan salir a la calle de forma puntual, pese a la cuarentena, cuando, debido a sus circunstancias lo necesiten. El propósito de la petición, realizada con motivo del estado de alarma por el COVID-19, era que las personas con alguna clase de discapacidad y concretamente, las personas con TEA, puedan acogerse a las excepciones que se establecen en el Real Decreto con respecto a las medidas urgentes que reducen al mínimo el transito de las personas por la vía pública. 

Desde el colectivo aseguran que están totalmente concienciados sobre lo fundamental de cumplir con la norma de cuarentena para frenar la propagación de la epidemia. Sin embargo se han visto en la situación de tener que informar de la problemática que puede suponer el confinamiento para este grupo de personas.  Autismo España ha dirigido su solicitud al Comité de Representantes de personas con Discapacidad (CERMI)  y a la Dirección General de Políticas de Discapacidad. 

La organización advierte que un confinamiento indefinido de personas con estas características especiales, pueden acarrear serias alteraciones en su comportamiento y dañar gravemente su bienestar psicológico, físico y personal. 

Se propone que para salir, estas personas lleven consigo su certificado de discapacidad y apelen al 7 del Real Decreto, que en sus epígrafes g) y h), permite la circulación por vía pública por causa de fuerza mayor o situación de necesidad justificada.

INFORMACIÓN ADAPTADA A LAS PERSONAS SORDAS

Por otra parte, la La Federació de Persones Sordes de Catalunya (FESOCA) han solicitado que se proporcione una mayor accesibilidad a la información institucional, criticando el nulo acceso mediante lengua de signos de las instituciones del Govern a la hora de comunicar informaciones de gran importancia y trascendencia para los ciudadanos. Sobre todo en situaciones de emergencia como el decreto de cuarentena emitido por la propagación del coronavirus. 

Este miércoles, el colectivo reclamaba, mediante un comunicado, que se inicie un trabajo de coordinación con FESOCA para que profesionales de la lengua de signos puedan estar presentes en comparecencias públicas, ruedas de prensa y declaraciones importantes realizadas por el Govern. La Federació relataba la importancia de la figura del interprete, y que es necesaria y urgente para garantizar el derecho a la información de este colectivo en igualdad de condiciones. Consideran que la situación actual es discriminatoria y vergonzosa ya que deja fuera a personas sordas en un situación especialmente grave, que además implica un riesgo personal y social. La ausencia de una comunicación adaptada constituye una vulneración de los derechos fundamentales de las personas con discapacidad, que se recogen en la legislación.