miércoles, 23 junio 2021 23:06

Detenido un conductor en Baiona tras saltarse un control en la autopista

La Guardia Civil ha detenido en la localidad de Baiona (A Coruña) a un conductor, buscado por la justicia y que sin permiso de conducción. Este se saltó un control policial en la autopista. Además, tanto el conductor como su acompañante han sido denunciados por saltarse el aislamiento establecido por el Real Decreto de Estado de Alarma vigente por el coronavirus COVID-19.

Los hechos tuvieron lugar el pasado domingo 22 de marzo en Baiona. Una patrulla de motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil se encontraban en la autopista AG-57 sentido Vigo, cuando detectó a dos varones en un vehículo. Como es habitual en el estado de alarma actual, se procedió a dar el alta al vehículo.

Sin embargo, el conductor decidió hacer caso omiso a las indicaciones de los agentes y se dio a la fuga, eludiendo así el control policial. Tras saltarse el control en la autopista condujo a gran velocidad hasta la primera salida de la autopista. Allí colisionó levemente contra el vehículo de otra patrulla que trataba de detener la huida. En ese momento, el conductor fugado trataba de volver a incorporarse a la misma autopista pero en sentido contrario, con dirección Baiona.

CONDUCCIÓN TEMERARIA POR LA AUTOPISTA

El conductor fugado circuló varios kilómetros por la autopista de forma temeraria, además de hacer una continua omisión a las órdenes y señales de los agentes. De hecho, incluso trató de embestir a las motocicletas de los agentes de la Guardia Civil en los tramos de enlace.

Después de varios minutos de huida, el vehículo fugado impactó contra varios elementos de señalización y protección del peaje de Sabaris. Este se encuentra localizado en el término municipal de Baiona (A Coruña). Poco después, con la colaboración de una patrulla de seguridad ciudadana del Puesto Principal de Baiona – Nigrán, los agentes procedieron a la detención de los dos ocupantes del turismo, que salieron ilesos del accidente.

BUSCADO POR LA JUSTICIA

Tras solicitar la documentación al conductor del vehículo, los agentes pudieron comprobar que estaba reclamado por las autoridades judiciales. Sobre él recaía una orden de búsqueda, detención y personación, además de no contar con permiso de conducción. El vehículo utilizado carecía de seguro, no había pasado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y presentaba diversas deficiencias técnicas.

A consecuencia de los hechos acontecidos se detuvo al conductor del turismo, de 23 años y vecino de A Ramallosa (Nigrán – Pontevedra). Además, se procedió a la investigación de su acompañante, de 37 años y vecino de Gondomar (Vigo -Pontevedra).

El conductor detenido en Baiona, por lo tanto, se enfrenta a varios delitos, entre los cuales se encuentra, además de todos los mencionados, al quebrantamiento del aislamiento decretado por el Gobierno y que impide salir a los ciudadanos de sus hogares salvo por motivos justificados.

Detenido en Baiona después de saltarse un control en la autopista
Tanto el conductor como su acompañante han sido denunciados por infringir la libertad deambulatoria que se encuentra establecida por el Estado de Alarma por COVID-19 en el que se encuentra inmerso España.

AUMENTO DE CONTROLES POLICIALES EN AUTOPISTA

Dado la situación de alarma por la crisis sanitaria que azota a España a causa del coronavirus, la Guardia Civil ha reforzado los controles en autopistas y resto de carreteras. Durante este fin de semana se intensificó el dispositivo para evitar que la gente pudiese saltarse el aislamiento para desplazarse a segundas residencias. Este refuerzo del operativo de los agentes de tráfico se repetirá presumiblemente en los próximos fines de semana.

De esta manera, la Dirección General de Tráfico (DGT), la Guardia Civil y las policías autonómicas se encargan del control de las salidas terrestres. El objetivo es limitar los desplazamientos y evitar que la ciudadanía se salte el confinamiento.

Desde la DGT no ocultaron el temor a que muchos ciudadanos se viesen en la tentación de aprovechar el fin de semana para escapar a otros puntos de la geografía española. Esto provocaría que el virus pueda continuar extendiéndose. Por ello, se planificó un dispositivo para hacer frente a estos movimientos por vía terrestre.

Sin embargo, hay quienes siguen haciendo caso omiso de las advertencias y prohibiciones y quebrantan el aislamiento por COVID-19. Esto ha llevado a los agentes de la Guardia Civil y otros cuerpos a verse en la obligación de formular cientos de denuncias y detenciones en toda España. La Benemérita reforzó desde el viernes sus controles para imponer multas de entre 300 y 1.000 euros a quienes utilizasen la excusa de irse a una segunda residencia para saltarse el confinamiento obligatorio.

MÁS DE 30.000 CONTROLES PREVENTIVOS

Según informó el Ministerio del Interior, desde el pasado jueves 19 de marzo se han montado más de 30.000 controles preventivos en toda España. Además, esta cifra se incrementó notablemente con el refuerzo llevado a cabo durante el fin de semana.

Además, desde el departamento ministerial del Gobierno se recuerda que está prohibido circular por las vías de uso público. Tan solo puede hacerse para las actividades que recoge el artículo 7 del Real Decreto 463/2020.

Entre las excepciones se encuentran: adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; desplazamiento al lugar de trabajo; retorno al lugar de residencia habitual; asistencia y cuidado de mayores, menores, dependientes, discapacitados o personas especialmente vulnerables; desplazamiento a entidades financieras y de seguros; o por causas de fuerza mayor o necesidad.

De esta forma, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado siguen trabajando para evitar el incumplimiento del Estado de Alarma. De hecho, tras unos primeros días en el que se abogó por la “pedagogía” para advertir a los ciudadanos y la necesidad de cumplir con la obligación de permanecer en los hogares, el Ministerio del Interior anunció que se comenzará a aplicar por completo el estado de alerta. Así pues, cualquier persona que sea detenida incumpliéndolo será sancionada.

Cabe recordar que las multas por infringir las medidas establecidas por el RD 463/2020 oscilan entre los 600 y los 30.000 euros.

Estas medidas son necesarias para evitar que se propague aún más la enfermedad, la cual supera los 39.600 casos en España, con más de 2.600 en la UCI y otros tantos fallecidos. Tras más de 500 muertos en 24 horas por el coronavirus, España podría estar muy cerca de alcanzar el pico de contagio, momento clave para empezar a ver reducida la tasa de contagio y recuperar progresivamente la normalidad.