viernes, 18 junio 2021 04:04

Así la lían los españoles en Italia: fiesta en una azotea en la cuarentena

Las conductas contrarias a las medidas de confinamiento tomadas contra el coronavirus se han producido también por un grupo de estudiantes españoles en Italia. Organizaron una fiesta en una azotea en la localidad de Sassari, al norte de la isla de Cerdeña. Se trataba de estudiantes que se encontraban estudiando dentro del programa europeo Erasmus.

El grupo estaba compuesto por dieciséis jóvenes españoles que habían organizado una fiesta en la azotea de un edificio donde vivían de alquiler. Las quejas de los vecinos por contravenir las medidas de confinamiento que se han establecido en Italia no surtieron efecto. Es más, según relataron, reaccionaron de forma despectiva, según informa el medio local unionesarda.it.

Esta actitud llevó a que tuvieran que intervenir agentes de la policía (como ha ocurrido en España en otras celebraciones) para interrumpir la fiesta, que se desarrollaba con total falta de conciencia de la gravedad de su conducta. Además de las consecuencias legales a las que tendrán que hacer frente, los estudiantes deben hacer frente ahora también a la reacción de la Universidad en la que estudiaban.

LOS ESTUDIANTES, EXPULSADOS DEL ERASMUS

El rector ha decidido firmar un decreto con el que da por finalizada su estancia dentro del programa Erasmus. Con esta decisión revoca el acogimiento por parte de esta Universidad a los estudiantes españoles. La medida ha sido notificada a los propios dieciséis jóvenes y a las universidades españolas de origen.

El rector de la Universidad de Sassari ha mostrado pesar y desagrado por este comportamiento

En su decreto, el rector señala que ha recibido con “desagrado” y pesar los hechos protagonizados por los estudiantes españoles que se encontraban realizando la estancia y prácticas. El rector tomó nota de que, a pesar de  la bienvenida que les dieron la ciudad y la Universidad de Sassari, los estudiantes españoles protagonizaran este incidente.

Además, el rector consideró que estos hechos ensombrecen la conducta de otros muchos estudiantes internacionales recibidos en esta Universidad y que, sin embargo, participan diariamente de forma responsable en las actividades de sus departamentos y que también organizan para ellos la ciudad y la asociación de estudiantes de Erasmus.