jueves, 24 junio 2021 05:45

Cero: La cantidad de material sanitario que ha recibido Madrid del Gobierno esta semana

La Comunidad de Madrid está en números rojos, al menos de cara al material sanitario. La autonomía más afectada por el coronavirus cuyos hospitales y ambulatorios están al borde del colapso sigue sin los productos y los materiales necesarios para combatir con el patógeno. Por mucho que pidan (o hablen en los medios de comunicación), nada llega a los centros. Esta última semana, la más dura en referencia a la crisis de la pandemia que ha asolado España, la Comunidad de Madrid no ha recibido ni gafas de protección, ni soluciones hidroalcohólicas ni buzos, a pesar de que se necesitan 24.000, 44.000 y 31.000 unidades, respectivamente, tal y como aseguran fuentes de la Comunidad a MONCLOA.COM.

Esta situación no es ninguna novedad. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció que se lo montaría por su cuenta para traer el material sanitario necesario, pero el tiro no le salió del todo bien. El poco material que ha recibido es más que insuficiente. En los hospitales y centros sanitarios tan solo han recibido 1,1 millones de guantes, de los 8,5 millones que demandaban; 82.000 batas, frente a las 465.000 que necesitan; 6.970 mascarillas para profesionales FFP2 y FFP3, aunque hicieran falta 240.000; y 229.604 mascarillas quirúrgicas, aunque se necesitara un millón.

Lo que aseguran las fuentes de la Comunidad de Madrid es que el material sanitario está bajo mínimos. Es muy insuficiente y se aproximan los días más duros de la pandemia. Mascarillas, batas y guantes quedan, pero muy pocos. Y gafas de protección, soluciones hidroalcohólicas y buzos no. Al menos no han recibido apenas ninguno esta última semana, la más dura. Entre tanto, son los vecinos de la Comunidad de Madrid los que intentan ayudar a esos sanitarios que, algunos, se están enfrentando al coronavirus casi con bolsas de basura en lugar de trajes.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”84941″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Esta situación se suma a la de la falta de tests para detectar el coronavirus, esos que vinieron defectuosos y que han sido devueltos a la empresa china sin homologar. La gestión del Gobierno está siendo tardía, y las comunidades autónomas tratan de solucionar sus carencias lo mejor que pueden. Algo que ha reconocido el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

China, República Checa y otros países han enviado material a España, pero sigue siendo insuficiente. Las donaciones de los empresarios también parecen arrojar algo de luz sobre el asunto, pero las carencias siguen siendo exageradas.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”82476″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Ayuso, por su parte, cuenta y riesgo, anunció que llegaría un avión con material sanitario estos días, pero todos dentro de la Comunidad de Madrid siguen esperando ansiosos su llegada, que parece haberse retrasado. Ese material le ha costado a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, nada menos que 23,3 millones de euros. Y aún sigue sin aparecer.

Es por eso que como esa gestión parece estar en stand by, la Comunidad de Madrid sigue pidiendo al presidente del Gobierno que envíe el material necesario. Pero el nivel de desborde del presidente es tan excesivo que las demandas de Díaz Ayuso parecen haber caído sobre saco roto. Por el momento, la sanidad pública parece sostenerse a duras penas gracias a la ayuda de las donaciones privadas. La sociedad civil aguanta y da la talla, no tanto como el Gobierno.