martes, 22 junio 2021 12:26

Sánchez entrega a Iglesias el timón de la política laboral y relega a Calviño

  • El Gobierno ha prohibido a las empresas los despidos durante la alerta sanitaria.
  • Los autónomos, la CEOE y Cepyme han avisado de que esto retrasará la recuperación.
  • La iniciativa se ha tomado desde Unidas Podemos en contra del criterio de Calviño.
  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se debate entre tomar las medidas que recomiendan los empresarios, el FMI, Cepyme y la CEOE o mantener contento a su electorado. Ante el miedo a que la crisis dispare el número de desencantados entre las filas socialistas, Sánchez ha tomado la decisión de relegar a su vicepresidenta Nadia Calviño ceder el timón de la política laboral a su otro vicepresidente y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, para que tome algunas medidas de efecto que aseguren las demandas de los más progresistas. Entre ellas está la prohibición a las empresas de despedir a los trabajadores. Una medida que ha sido muy criticada por algunos sectores, incluidos los propios autónomos.

    Los empresarios no podrán presentar despidos a causa de la crisis del coronavirus. Lo tienen prohibido. Esta medida se ha cocido en el horno de Unidas Podemos y ha sido presentada este viernes por la ministra de Trabajo de la formación, Yolanda Díaz. Los despidos por fuerza mayor o las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción provocadas por el coronavirus quedan prohibidos. Una manera de evitar que el paro se dispare tras la crisis sanitaria. Pero que tendrá sus consecuencias, según indican los expertos.

    Van a abocar a muchos autónomos a iniciar concursos de acreedores para salvar la situación”

    Incluso los autónomos son contrarios a esta medida. El presidente la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor, se ha mostrado muy crítico con la medida. “Van a abocar a muchos autónomos a iniciar concursos de acreedores para salvar la situación”, ha afirmado. “Prohibir despidos es una medida que va contra la libertad de empresa y que especialmente en estos momentos va a provocar que se hundan muchas empresas y empresarios en la miseria”, ha destacado Amor.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”81687″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El daño colateral ha sido la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. La socialista era quien, hasta ahora, había cogido las riendas de un sobrepasado Pedro Sánchez ante la crisis del coronavirus, que estalló de golpe en la cara del PSOE. Las tensas reuniones entre el grupo más conservador, liderado por Calviño, y el más progresista, liderado por Iglesias, se saldaron con la amenaza de dimisión de la vicepresidenta económica. Y ahora, Sánchez ha tomado la decisión de adoptar el márketing de Unidas Podemos y aplicarlo al Gobierno para evitar que su electorado más progresista decida castigarles.

    Con estas medidas, el Gobierno se está poniendo en contra a muchas asociaciones. Aunque desde el Ministerio de Trabajo auguran que será temporal y aseguran que la prohibición de presentar despidos solo se prolongará durante la crisis sanitaria, la CEOE, Cepyme y los autónomos se han mostrado muy críticos, ya que aseguran que así la recuperación económica se verá truncada.

    Son muchas las empresas que ya han presentado ERTEs (expedientes de regulación temporal de empleo) y muchas las medidas que ha presentado el Gobierno para facilitar que se tramiten y encontrar la normalidad cuanto antes. La economía del país se ha suspendido y los ingresos y el movimiento de dinero se ha parado casi por completo.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”81052″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Iglesias prevé tomar una serie de medidas que aseguren la lealtad de los suyos. Y eso pasa por prohibir los despidos, una medida que han adoptado otros países europeos como Francia, pero que tendrá sus consecuencias, según aseguran asociaciones de empresarios como la CEOE.

    Esta medida que parece un golpe de efecto y un guiño hacia Unidas Podemos es una petición que habían hecho los sindicatos ante los primeros resultados que se estaban viendo de esta crisis. Comisiones Obreras (CC OO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) solicitaron al Gobierno que pusiera fin a esta sangría que se estaba saldando con miles de cabezas laborales, y su buena sintonía con Iglesias satisfizo sus demandas.

    También hay medidas que afectarán a los contratados temporales que hayan sido afectados por un ERTE mientras haya durado la alerta sanitaria. Esto supone para estos trabajadores que una vez se finalice la suspensión de empleo, el contrato se retoma en el punto en el que estaba.