viernes, 14 mayo 2021 05:02

Más de 361 ancianos muertos en residencias catalanas

De las 64.093 persones mayores que viven en residencias, 800 han dado positivo en el Covid-19.

El secretario de Asuntos Sociales y Famílias, Francesc Iglesies, ha cifrado en 362 los ancianos fallecidos por coronavirus en residencias para personas de la tercera edad en Cataluña, en una rueda de prensa telemática este miércoles por la tarde.

Según ha informado Iglesies, de las 64.093 persones que viven en alguna de las 1.073 residencias públicas y privadas de Cataluña, 830 han dado positivo en Covid-19 y 189 han sido derivados a centros hospitalarios.

“La cifra positiva es que en Cataluña, en el 70% de las residencias aún no ha entrado el virus Covid-19 y tendremos que dirigir muchos esfuerzos para que no entre”, ha añadido el secretario, que ha cifrado en más de 300 las residencias con casos del virus.

Ha indicado que 3.184 de los 75.351 trabajadores y trabajadoras de las residencias catalanas han tenido que ser confinados preventivamente por posible contagio o por tener sintomatología del coronavirus.

“En porcentaje es poco, pero nos podemos imaginar que esta merma es muy grande y está desbordando muchas residencias del país”, ha dicho el secretario, refiriéndose especialmente a los centros más pequeños de Barcelona y el área metropolitana, y a aquellos que no contaban con material adecuado o espacio suficiente para aislar a los usuarios.

MÁS MATERIAL, DESINFECCIONES Y PERSONAL

Ha afirmado que “la prioridad es abastecer a las residencias para proteger a los usuarios y los profesionales” y que se han repartido ya 550.000 Equipos de Protección Individual por un valor de 1,7 millones de euros: 210.000 mascarillas FFP, 100.000 mascarillas quirúrgicas, 200.000 guantes, 32.000 batas impermeables, y 28.000 gafas protectoras.

En cuanto a las desinfecciones, ha cifrado en 168 las acciones en todo el territorio catalán; 103 de las cuales ha llevado a cabo la Generalitat, unas 50 entidades locales y cuerpos de seguridad como los Bomberos de Barcelona, y 17 la Unidad Militar de Emergencias (UME), de quien Iglesias asegura que “no se ha rechazado ninguna intervención”.

Con todo, para Iglesies “el principal problema actualmente es la falta de personal”, por lo que ha anunciado que tanto la Generalitat como las empresas están abriendo procesos de contratación y ha hecho un llamamiento a que los profesionales apliquen y refuercen las plantillas de los centros.

REUBICACIÓN DE USUARIOS

El secretario ha anunciado también diversas acciones que se están llevando a cabo en residencias para personas mayores, sobretodo en las de dimensiones más pequeñas: reubicación de usuarios, desinfecciones, desalojos y gestión directa de los centros.

En Barcelona, por ejemplo, se han abierto 123 plazas para reubicar a ancianos enfermos o con síntomas del Covid-19 en dos clínicas de mutuas de trabajo: la Copèrnic (Carrer de Copèrnic, 58) y la Clínica Fremap (Carrer dels Madrazo, 8), a dónde ya han llegado 17 usuarios.

En algunas ocasiones, ha indicado el secretario, los realojos son parciales; pero en otras ocasiones son totales y la Generalitat se encarga de vaciar y limpiar los centros, “que quedan útiles como espacios para cuando se necesiten”; un modelo que se plantean aplicar más allá de Barcelona.

En dos residencias en las cuales el Govern ha encontrado, “situaciones muy preocupantes”, ha dicho Iglesies, la Generalitat ha tomado el control total de los centros; concretamente en Valls (Tarragona) y en Sant Adrià del Besòs (Barcelona).