jueves, 6 mayo 2021 21:45

Multado un bar de Sestao que abría a sus clientes con contraseña

Un bar de Sestao ha sido multado por la Ertzaintza después de que siguiese prestando servicio a sus clientes en pleno estado de alarma por coronavirus. A pesar de la prohibición de estar abiertos al público, el establecimiento continuaba atendiendo a sus clientes habituales de forma clandestina.

Para seguir prestando servicio, los dueños del local establecieron una contraseña con sus clientes habituales, de manera que podrían saber si al otro lado se encontraba uno de ellos o era la policía. En concreto, la señal consistía en dos toques no muy fuertes con los nudillos sobre su persiana metálica.

El bar estaba cerrado al público, como el resto, desde que se decretó el estado de alarma en España, si bien se desconoce el tiempo que ha estado funcionando de forma clandestina este bar ubicado en Sestao.

MULTAS PARA LOS CLIENTES DEL BAR DE SESTAO

La Ertzaintza descubrió la actividad del bar durante la semana pasada. Agentes de paisano se encontraban patrullando por el centro de Sestao comprobando que la ciudadanía estaba cumpliendo con las restricciones impuestas para hacer frente al COVID-19.

Mientras realizaban la vigilancia por las calles vieron como una persona dio dos golpes en la persiana del bar y esta se abrió por un corto espacio de tiempo, entrando esa persona al interior. Tras estar observando el acceso al local pudieron ver como una segunda persona repetía el mismo proceso.

Ante esta situación pusieron los hechos en conocimiento de una patrulla uniformada que se desplazó al lugar. Al entrar al local se encontraron a tres clientes con sus respectivas consumiciones, así como a los dos dueños del bar.

Por hacer caso omiso del estado de alarma, los clientes fueron multados con 600 euros. Además, los agentes remitieron al Ayuntamiento y al juzgado un expediente para sancionar a los dueños del bar, que podrían enfrentarse a una multa de miles de euros.

INCREMENTO DE CONTAGIOS EN SESTAO

En los últimos días se ha experimentado un gran incremento de contagios entre los ciudadanos de Sestao. Hasta este domingo la media de nuevos casos de afectados por coronavirus rondabas los 8 diarios. Sin embargo, el pasado día 30 se incrementó en 24 el número de positivos. Con los tres nuevos positivos de este miércoles, hay un total de 73 sestaoarras contagiados por COVID-19.

En el País Vasco hay un total de 369 fallecidos de un total de 6.838 infectados desde el inicio de la pandemia. Además, hay 267 personas que han logrado superar con éxito la enfermedad.

Desde las autoridades vascas se asegura que, a pesar de haber batido este lunes el récord de muertes en un día con 44 fallecidos, la epidemia se ha estabilizado. El número de hospitalizaciones se ha reducido en un 5%, lo que es algo esperanzador para los próximos días. No obstante, se prevé que en los próximos días las cifras de fallecidos continúen en un nivel alto. Esto se debe a la propia evolución y desarrollo de la enfermedad.

En las últimas horas se han registrado 518 nuevos casos, aunque estos se debe a que se han realizado más pruebas que en los días anteriores. Esto es lo que hace que haya subido la cifra de contagios. No obstante, el número de negativos sigue siendo muy alto.

En todo caso, la cifra de nuevos positivos se encuentra por debajo del pico del pasado 25 de marzo. En aquella jornada se alcanzaron los 675 nuevos infectados. De esta forma, el País Vasco, que fue una de las primeras regiones en verse afectada por el virus, podría empezar a notar cierta mejoría. En cualquier caso, las UCI aún tardarán días en liberarse puesto que la evolución de los pacientes críticos es más lenta. De media, los pacientes están unas dos o tres semanas ingresados en estas unidades.

Multado un bar de Sestao por continuar prestando servicios en plena cuarentena
Los agentes encontraron en el interior del local a cinco personas, quienes daban dos golpes en la persiana del mismo para acceder.

BARES CLANDESTINOS

El caso del bar de Sestao no es el único, sino que se trata de una situación que se está produciendo con frecuencia en diferentes puntos del territorio español. Un caso similar tuvo lugar en Sueca (Valencia), donde un grupo de personas se encontraban en un bar reunidos consumiendo.

Estos hechos tuvieron lugar el pasado 20 de marzo, cuando la Policía Local de este municipio de la Ribera Baja detectaron a un local que estaba actuando de forma clandestina. Fueron multados los clientes y dueños que se encontraban en su interior por incumplir la doble prohibición de salir de casa y por la apertura del bar.

Asimismo, el pasado 26 de marzo, en el municipio de Valsequillo (Gran Canaria), también fue detectado un bar que estaba funcionando clandestinamente. En ese caso se halló en el interior del mismo al propietario y a un cliente. Ambos han sido denunciados administrativamente y, al ser consideradas infracciones muy graves, pueden ser multados con cifras de entre 601 y 30.000 euros.

EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS EN LA HOSTELERÍA

La hostelería está sufriendo un gran impacto económico por el coronavirus. Esto ha provocado en parte que haya quienes se salten el aislamiento decretado por el estado de alarma para tratar de subsistir. Muchos de los profesionales del sector viven estos momentos con grandes dificultades, sobre todo en el caso de aquellos restaurantes o hoteles con numerosos empleados.

Se prevé que una vez que los bares y restaurantes vuelvan a abrir habrá una gran euforia en las primeras semanas. Esto hará que se incremente el consumo por parte de los clientes, pero expertos del sector creen que la pandemia va a cambiar la forma de socializar. Y esto puede afectar a la hora de acudir a este tipo de establecimientos. De hecho, se piensa que los grandes beneficiados pueden ser quienes ofrezcan la venta de comida a domicilio.

Además, son muchos quienes dan por perdido el año en lo que a turismo se refiere. Dada la situación actual, aunque se cumplan las mejores previsiones, los visitantes internacionales caerán de forma sustancial. En todo caso, se espera un último trimestre de año en el que haya un incremento de la actividad turística. La celebración de ferias, congresos y actividades que ahora se han aplazado o suspendido puede ayudar a la recuperación del sector hostelero.

En todo caso, todo está pendiente de la evolución de la pandemia y las siguientes medidas sobre el confinamiento de la población. Por el momento el estado de alarma está decretado hasta el 11 de abril. Sin embargo, desde el Gobierno se ha deslizado que se tendrá que ampliar una vez más, hasta el 26 de abril.