domingo, 16 mayo 2021 23:55

La derecha esgrime a los autónomos como arma para tumbar al Gobierno

  • Ciudadanos ha creado un documento en el que pide quitar la cuota y darles una prestación.
  • El PP también ha pedido las mismas medidas para este colectivo.
  • ATA considera que las medidas del Gobierno perjudican a los autónomos.
  • Si hay un colectivo que se siente abandonado por el Gobierno son los autónomos. La guerra abierta entre estos trabajadores y el presidente Pedro Sánchez se ha recrudecido ante la inicial negativa del líder socialista a quitarles la cuota de marzo. Parece que todas las medidas que ha adoptado el Gobierno para paliar las consecuencias de la crisis no han gustado a los autónomos, razón por que la derecha les tiene en cuenta en todos sus reproches al Gobierno. Tanto el PP, como Vox, como Ciudadanos han lanzado documentos, ataques y reproches en los que piden que se tenga en cuenta a este tipo de trabajadores.

    Ciudadanos acaba de crear este martes un documento en el que pide al Gobierno que congele los impuestos y la cuota de autónomo durante el estado de alarma y que ofrezca una prestación extraordinaria a este colectivo. Unas palabras que comparte el líder de la oposición, Pablo Casado, quien se ha acordado de los autónomos en cada declaración en sede parlamentaria.

    El propio dirigente del PP Teodoro García Egea ha sido el primero en acudir este martes a las cadenas de televisión a vender el discurso del PP, cargado de concesiones para los autónomos. Según sus declaraciones, el PP propone trasladar los pagos de impuestos a septiembre y exonerar de los mismos a pymes, autónomos y sectores que no tengan ingresos”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”85231″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Tal es el revuelo causado con los autónomos que casi cualquier medida que ha adoptado el Gobierno parece perjudicarles. Incluso aquella que prohibe los despidos durante el estado de alarma y que limita los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) a dicho estado. Para Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), se ha convertido en la voz de este colectivo. Y ha reprochado al Gobierno casi cada medida laboral que ha tomado.

    Pedro Sánchez ha cedido por completo el control de la política laboral a Unidas Podemos. Es su vicepresidente, Pablo Iglesias, quien tras saltarse una y otra vez la cuarentena se mueve junto a Yolanda Díaz, la ministra de Trabajo, para elaborar un plan que no hunda a los trabajadores en una crisis similar a la de 2008. Pero esto le ha valido a la derecha un espacio que han ocupado con gran velocidad. Primero fue Casado en sede parlamentaria cuando exigió a Sánchez que eliminara la cuota de marzo. Y ahora es Inés Arrimadas, de Ciudadanos, la que ha tomado la iniciativa y ha elaborado un documento en el que cede a todas las exigencias de Amor.

    El problema es que el colectivo de los autónomos es demasiado amplio. Al menos, así lo ve el Gobierno. En él hay trabajadores con unos ingresos muy reducidos y trabajadores con unas rentas altísimas, además de tener a su cargo varios trabajadores. Desde Unidas Podemos consideran que no se puede exonerar de la cuota a quien acostumbra a tener unos ingresos elevados. Y esperan paliar las consecuencias de la crisis en aquellos cuyos ingresos sean reducidos. Pero en cualquier caso, todos, especialmente los más pequeños, se ven perjudicados por el Gobierno, tal y como ha defendido ATA desde el principio.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”81687″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La Comunidad de Madrid, donde gobierna el PP con Ciudadanos, ha decidido ofrecer una ayuda a este colectivo de trabajadores. La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha destinado 5 millones de euros para ayudar a los más de 400.000 autónomos que trabajan en la autonomía. Una ayuda insuficiente que muchos han tildado de electoralista, ya que es evidente que el reparto no llegará a todos, ni se acercará.

    Tanto el PP como Ciudadanos han decidido esgrimir a los autónomos como arma con la que golpear una y otra vez al Gobierno desde que empezó la crisis del coronavirus. Y este colectivo, que parece haberse echado en manos de ATA, también se ha propuesto dejar en evidencia que las medidas de Pedro Sánchez no están bien planteadas.

    Los economistas liberales, como Daniel Lacalle, también se han sumado al criterio ofrecido por Ciudadanos y el PP. La mayoría considera que la crisis que se aproxima barrerá gran parte del tejido empresarial y arruinará a los autónomos con menos solvencia. La banca mantiene un criterio similar, aunque algunos creen que la crisis no se prolongará demasiado en el tiempo. Caixabank cree que la crisis será breve, aunque eso sí, profunda.