miércoles, 12 mayo 2021 10:55

Juzgado decreta para Madrid dar EPIs a sanitarios “en el instante” en el que llegue

El Juzgado de lo Social número 31 de Madrid ha acordado modificar su auto inicial en el que daba a la Comunidad un plazo de 24 horas para entregar equipos de protección individual a los sanitarios ante la pandemia del coronavirus y decreta ahora que se entreguen “en el mismo instante” en el que se reciba el material por parte de las autoridades sanitarias.

Así lo establece en una resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, en el que acuerda reponer parcialmente el auto del 25 de marzo tras el recurso interpuesto por la Comunidad de Madrid ante la resolución inicial, que estimaba una demanda del sindicato médico Amyts.

Con este nuevo auto, el Juzgado establece que para satisfacer todas las medidas de protección necesarias acordadas en el auto recurrido y que los sanitarios desarrollen sus funciones en condiciones de seguridad, este equipamiento debe ser entregado “en el mismo instante en el que reciba los citados EPIS y demás medios de protección acordados”.

En su argumentación, la magistrada titular del Juzgado diserta sobre el planteamiento esbozado por la Comunidad de Madrid relativo a que, con el estado de alarma, la competencia última en esta materia recaída en el Ministerio de Sanidad.

No obstante, contrapone que “sin perjuicio de la competencia de coordinación que pueda ejercer el Estado en las materias reconocidas en la citada normativa, cada administración pública conserva sus competencias delegadas en orden a adoptar las medidas oportunas en lagestión de sus servicios”, siendo en este caso la Comunidad la “única entidad empleadora” del personal sanitario afectado por las medidas solicitadas.

“Sin perjuicio de que dicha entidad pueda exigir la correspondiente responsabilidad al órgano competente en la coordinación”, añade el fallo judicial para aseverar que el estado de alarma “no impide” que Madrid “pueda acceder o adquirir en el mercado los equipos y medidas de protección con sus propios medios”.

A su vez y sobre la alegación del Gobierno regional de que ya ha adoptado medidas oportunas para proteger la salud pública del personal de su plantilla, en concreto sobre el gasto por importe de 23.300.000 euros con el concepto de ‘material sanitario’, enfatiza que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece “claramente” la obligación del empresario de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y que ese deber de “entregar o proporcionar” se imputa “directamente” a la parte contratante.

“Es decir, que dicha obligación no se agota con “la mera intención de entregar” los medios de protección, sino que exige adoptar todo tipo de medidas necesarias, en el sentido de imprescindibles para evitar la existencia de riesgos intolerables para el trabajador”, razona la juez.

Al respecto, destaca el auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) sobre unas medidas cautelares reclamadas por el sindicato Jupol a la Secretaría de Estado de Seguridad, en el que se solicitaba que se les facilite “los EPIS y geles desinfectantes ante el riesgo de contagio de efectivos policiales, en el que se hace una estimación parcial de la demanda.

Así, se apuntaba a que era “palmario el riesgo” ante la “insuficiencia” de medios, la cual, “desgraciadamente también es notoria y no necesita una especial acreditación”, se requería desde la instancia judicial a dicha Secretaría de Estado a proporcionar los equipos de protección necesarios “en el mismo instante en el que reciba loscitados EPIS y demás medios de protección, sin desatender, por ello, a los colectivos profesionales prioritarios y a los colectivos más vulnerables”.

Por tanto, expone que dicho criterio “resulta aplicable al caso presente, para hacer exigible dicha obligación resulta necesario que la entidad demandada disponga efectivamente de dichos medios de protección y equipos, bien porque se los entregue el Ministerio de Sanidad, bien porque los adquiera por cualquier otro modo”.

En consecuencia, procede a revocar “parcialmente” el auto inicial “en el sentido de requerir a la Comunidad para que entregue dichos medios, una vez cuente con su efectiva disponibilidad”.

ARGUMENTOS DE SANIDAD

La Consejería de Sanidad argumentó en su recurso de reposición en la divergencia que suponía la resolución inicial frente al auto emitido por el Tribunal Supremo por una demanda de similar contenido, en este caso dirigida contra el Ministerio de Sanidad por parte de laConfederación Estatal de Sindicatos Médicos.

El alto tribunal decidió en este caso, en un auto del pasado 25 de marzo, rechazar las medidas cautelarísimas solicitadas por el demandante.

También argumentaban los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid que, en base al Real Decreto por el que se declara el estado de alarma por la crisis sanitaria originada por el coronavirus, es el Ministerio de Sanidad la autoridad encargada de impartir las “órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento del mercado y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción afectados por el desabastecimiento de productos necesarios para la protección de la salud pública”.

MATERIAL ENTREGADO

Esta tarde uno de los aviones con 58 toneladas de material sanitario comprado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid en China, para hacer frente a la crisis del coronavirus, ha aterrizado en el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Según informan desde el Ejecutivo regional, el cargamento se distribuirá de inmediato entre los hospitales de la región. Se trata de uno de los dos aviones que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, anunció el domingo 22 de marzo y para los que el Consejo de Gobierno desbloqueó 23,3 millones de euros.

Este material sanitario que, en principio, iba a llegar tan solo dos días después se ha ido retrasando por “imprevistos”. La jefa del Ejecutivo autonómico, tras su llegada, ha recordado que Madrid es “una autonomía pequeña peleando en un mercado internacional”.

El avión ha aterrizado en el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez llevando a sus bodegas un flete con más de 3,7 millones de unidades de material. En esta primera remesa se ha primado los que utilizan diariamente los profesionales sanitarios para su trabajo ante pacientes con coronavirus.

En total, el material que ha llegado suma un total de 1.430.000 mascarillas, 2.200.000 guantes y 72.000 trajes de protección para el personal sanitario de los centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid.